El Ministerio de Salud Pública (MINSAP) de Cuba puso en circulación un nuevo modelo de receta médica que incluye datos del paciente y facilita el rastreo hasta la institución de origen, para evitar delitos en la venta y distribución de medicamentos subsidiados, en medio del desabastecimiento que sufren desde el año pasado las farmacias estatales.

La agencia de noticias EFE reporta que los nuevos diseños comenzaron a circular desde el 1 de febrero en La Habana, "el territorio cubano de mayor reporte de desviaciones en el uso de la receta, entre otras razones, por la tenencia de modelos en blanco por el personal de servicios farmacéuticos", según señaló Granma, el diario oficial del Partido Comunista, el único permitido en la isla.

El MINSAP decidió agregar por primera vez a sus recetas un sello institucional exclusivo de estos documentos, ubicado en la parte superior derecha, que identificará el origen de las prescripciones.

Estos cuños tienen cuatro diseños: triangular para las instituciones de nivel nacional, circular en el caso de los hospitales, rectangular para policlínicos y en forma de polígono para otros centros de salud.

Además, se agregaron casillas para especificar el nombre del medicamento y el número de identificación del paciente, junto a la ya requerida dirección particular si la medicina recetada tiene efectos similares a las drogas.

nuevas-recetas-médicas-cuba-tomada-granma.jpg
Modelos de nuevas recetas de medicamentos en Cuba. A la izquierda, la que será válida sólo en La Habana. A la derecha, la que circulará en el resto del país. Así piensa el régimen controlar la venta ilegal de medicinas.
Modelos de nuevas recetas de medicamentos en Cuba. A la izquierda, la que será válida sólo en La Habana. A la derecha, la que circulará en el resto del país. Así piensa el régimen controlar la venta ilegal de medicinas.

En el caso de la capital, también se especifica el nombre de la provincia en la parte inferior del documento, junto a un tomo y un folio, medida que debe evitar la circulación de recetas de La Habana hacia otros territorios y viceversa.

La normativa establece que las recetas solo tienen validez en las farmacias de la provincia a la que pertenece el médico que la firma, pero muchos cubanos violan esta disposición, en su mayoría para adquirir medicinas que luego venden en el mercado negro, según dice Granma.

Los nuevos diseños llegarán al resto del país a partir del próximo 19 de febrero, como parte del trabajo del MINSAP para "enfrentar los delitos e ilegalidades con el uso indebido de los medicamentos, las recetas médicas y los cuños institucionales", señalaron a Granma directivos del sector.

Los medicamentos más vulnerables a la sustracción son las tabletas, los analgésicos y antipiréticos, y precisamente los que más escasean en los anaqueles de las farmacias, todas estatales.

Otros mucho más costosos, como los hemoderivados y los biotecnológicos, se sustraen para venderlos en otros países.

La jefa de Servicios Farmacéuticos del MINSAP, Mailín Beltrán, aseguró que en 2017 intensificaron el control con unas "7.000 visitas sorpresivas, donde identificaron deficiencias con medicamentos y efectivos fuera de control, así como uso inadecuado de las recetas médicas y de los cuños institucionales".

Con los implicados se tomaron medidas administrativas que incluyeron la separación definitiva de la entidad, destituciones del cargo, descuento salarial y denuncias al Ministerio del Interior, "organismo que también se vinculó a muchas de las visitas".

Dentro del proceso de fiscalización del sector farmacéutico cubano ya se han revisado las listas de beneficiarios de medicamentos controlados en las más de 2.000 farmacias comunitarias del país, informó el MINSAP.

En Cuba faltan hoy 49 medicamentos, de ellos 44 de producción nacional y cinco importados.

La empresa estatal BioCuFarma produce 505 (63 %) de los 801 fármacos consumidos en el país, para lo que importa más del 85% de la materia prima, en su gran mayoría comprada en mercados lejanos como China, India, y Europa.

Un reporte publicado en Diario de Cuba refiere que a finales del pasado año, el MINSAP y BioCubaFarma reconocieron que desde junio de 2017 se estaban registrando "grandes afectaciones" en el abastecimiento y producción de medicamentos por el impago a los proveedores.

La situación se analizó en la última sesión del año de la Asamblea Nacional del Poder Popular, donde se prometió esa "paulatina" solución.

La carencia de medicamentos en Cuba no es nueva, pero la situación fue agudizándose desde principios de 2017 y ha levantado quejas y denuncias entre la población.

En octubre el MINSAP apelaba a la medicina natural para suplir la escasez de fármacos. Asimismo, al menos en una provincia del país tuvo que recurrir a "detectives", servicios que ofrece la agencia de seguridad estatal SEPSA, para poner freno al contrabando de medicamentos.

FUENTE: Con información de EFE y Diario de Cuba

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que el reconteo de votos en Florida despejará las dudas sobre el ganador en el senado y la gobernación?

Las Más Leídas