viernes 1  de  marzo 2024
CUBA

"Ningún emprendimiento en Cuba se puede hacer de forma legal"

La complejidad de la Isla es abordada desde cuatro proyectos que empoderan a los ciudadanos cubanos gracias a los resquicios abiertos por los avances económicos y digitales
Por ILIANA LAVASTIDA y MARIAM NUÑEZ MAS

La dueña de un Paladar de éxito, un gamer, millenial y defensor de los derechos de los homosexuales, una youtuber con varios canales que combinan cultura y denuncia social y el director de un observatorio que estudia la fluctuación de precios entre el mercado negro y la banca oficialista, mantuvieron una extensa charla con DIARIO LAS AMERICAS sobre los incipientes destellos del activismo invisible que emana de Cuba.

Con una economía cerrada para el pueblo y abierta al mejor postor, pocos destellos pueden salir de un régimen totalitario liderado por militares y autócratas. Estos cuatro cubanos forman parte de los tantos que tienen agallas y fe en una Cuba necesitada de iniciativas civiles para avanzar en democracia desde dentro. Recientemente participaron en el evento Cuba Internet Freedom, organizado por la OCB (Office of Cuba Broadcasting) en Miami y ya regresaron a sus vidas, ubicadas en un país bajo el embargo económico de los Estados Unidos donde enarbolar la declaración Universal de los Derechos Humanos está prohibido.

Yodanis Sanchez Maceo, es una de las dueñas de la paladar (restaurante privado) Doña Carmela, ubicada en el complejo Morro-Cabaña. La mayoría de sus 35 trabajadores son de la familia. Quiere apoyar a los cuentapropistas (empresarios cubanos) “Estoy aprovechando el evento Cuba internet libre, para llevar hasta Cuba un poquito de la libertad de Internet. Para ayudar y que la gente gane más con la redes sociales”. No es un tema baladí, ese tipo de negocio está en el ojo del huracán desde que el gobierno limitó su gestión hace dos meses atrás, a base de cierres indiscriminados.

Aún ningún experto en economía ha podido determinar qué gana el gobierno cubano cerrando paladares, cuando según el propio régimen reconoció hace unos años que en Cuba había población flotante, a pesar del 3.0 de su tasa de desempleo actual declarada. “Somos fuente de empleo”, agrega Sánchez, “cumplimos una función social, pero también se sabe quiénes son los dueños de las paladares que no han cerrado, que no van a cerrar y que están siendo favorecidas, los dirigentes y sus familiares”. Lo dice una de las primeras cubanas que vio en los restaurantes particulares un modo honrado de salir adelante hace 23 años, cuando aún al régimen no le hacía falta apuntarse a los negocios familiares.

Rafael Santos se presenta como diseñador gráfico y agrega “y nací el mismo año que Doña Carmela”. Participó en el evento como director de la revista Gamer N1CKS, un proyecto que abarca el auge y el desarrollo de una comunidad Gamers (jugadores profesionales de videojuego). Parece una futilidad, pero no lo es “la industria de videojuegos es de las más prósperas del mundo” y los países y sus ciudadanos necesitan incrementar sus fuentes de ingreso con los recursos que poseen. Cuba no tiene prácticamente desarrollo tecnológico, “sin embargo, informáticos y desarrolladores en cubanos se han dedicado a crear plataformas con las que simular servidores como los que hay aquí, en EEUU. Pudimos incursionar en una sesión de multijugadores, con esa especie de Internet, sin Internet, experimentamos la sensación de estar integrados al mundo online por un rato, se conectaron más de 70 mil gamers de todo el mundo”.

“Nosotros defendemos el concepto de juegos electrónicos como una práctica deportiva, es posible extrapolarla a los deportes. No tenemos presupuesto ni nada, es algo que nos gustaría hacer como diseñadores. Un videojuego cubano está triunfando en el mundo, con una repercusión increíble se llama Saviors y ha sido multipremiado. “Todo esto la comunidad Gamer cubana lo está haciendo sin ningún apoyo”, explica Santos.

Pero este joven que habla con vehemencia y seguridad extendió su discurso en el evento hacia un tema que también es motivo de sus desvelos y de sus estudios. “Hablé de la comunidad LGTB en Cuba, diseñé una campaña a favor del casamiento igualitario y por eso conozco la labor del CENESEX (Centro Nacional de Educación Sexual)”.

A la pregunta del DIARIO LAS AMERICAS sobre si la comunidad LGTB en Cuba ha avanzado en derechos, explica que apoya la función del CENESEX de dar visibilidad, pero “estoy en desacuerdo con la manera en que se han encargado de borrar todo lo que pasó y sin pedir perdón, porque el fenómeno de represión LGTB era universal, pero en el caso de Cuba la represión a las personas por su orientación sexual se aplicaba como política gubernamental”.

La realizadora audiovisual Ileana Hernandez se considera Youtuber. Es multi-tarea porque produce varios programas relacionados con la sociedad, la cultura, la política y la religión. Pero es de todos, ‘Lente Cubano’ el que más problemas le causa “lo hago por osadía pero mi profesión es esta. Me han detenido, me han quitado las cosas de trabajo. Me han dicho que tenga cuidado tienen miedo de que hable la sociedad”.

En la medida que el régimen ha ido abriéndose a los avances de la tecnología móvil y digital, los emprendedores han aprendido a provechar estos pocos resquicios para expresarse. Hernández se repatrió a Cuba e inmediatamente comenzó a transmitir desde su propio canal “soy community manager y conozco el funcionamiento de las redes sociales, ellos aún no (La seguridad del estado)”.

Del nicho tecnológico también surgió el Observatorio para el desarrollo de procesos económicos, financieros y de impacto social en Cuba. Oscar León lo creó con el apoyo de otras organizaciones extranjeras. Unos de los más importantes, los jesuitas. “Realizamos estudios de precios, del mercado oficial y extraoficial o subterráneo, emitimos reportes y apoyamos a los emprendedores cubanos. Estamos en contacto con los Jesuitas que tienen observatorio internacional, ellos recopilan todo lo que sale y nosotros le facilitamos todo ese material a los emprendedores, impartimos tutoriales sobre cómo hacer más eficiente la labor de emprendimiento”, afirma León, que cree que la economía es una de las vertientes sociales que darán más libertad a los cubanos de expresarse, pues allí “todo es del gobierno y así no se pueden crear proyectos independientes, verdaderamente privados.”

Los cuatro emprendedores consideran que aún no existe una vía factible para que los cubanos puedan expresarse como parte de una sociedad civil real. “Todo es de ellos (régimen) no existe un emprendimiento que se pueda realizar de forma independiente y legal en Cuba.”

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar