MANAGUA — El obispo de las Diócesis de Matagalpa y de Estelí, monseñor Rolando Álvarez, permanece bajo arresto domiciliar y la policía anunció una "investigación" por órdenes del régimen de Daniel Ortega, que desde 2018, tras las protestas de abril, mantiene persecución contra la iglesia católica.

Se trata del tercer clérigo encarcelado por Ortega. La dictadura sandinista acusa al obispo de una supuesta "conspiración" para atentar contra las autoridades del Estado, según anunció a través de un comunicado la Policía Nacional, que dirige el consuegro de Ortega, el comisionado Francisco Díaz.

Te puede interesar

"Ante la situación que se ha generado nuevamente en el departamento de Matagalpa, bajo el auspicio de las altas autoridades de la Iglesia Católica, Diócesis de Matagalpa, encabezada por el obispo, monseñor Rolando José Álvarez Lagos, quienes prevaliéndose de su condición de líderes religiosos, utilizando medios de comunicación y redes sociales, están intentando organizar grupos violentos, incitándolos a ejecutar actos de odio en contra de la población, provocando un ambiente de zozobra y desorden, alterando la paz y la armonía en la comunidad con el propósito de desestabilizar al Estado de Nicaragua y atacar a las autoridades constitucionales", dice textualmente el comunicado de la Policía.

El obispo desde el miércoles permanece bajo asedio, y el jueves sacerdotes y personal de la Diócesis, le fue impedido por la policía ingresar a la Curia Episcopal. El prelado salió de la residencia acompañado con la imagen del Santísimo a orar, cantar, a pedir a la policía permitir el derecho a la libertad de religión, y la libre movilización del personal del obispado.

Comunicado Policía.jpeg

Las amenazas de Murillo

La vicepresidenta designada y esposa del gobernante sandinista Daniel Ortega, Rosario Murillo, amenazó con cárcel al obispo de las Diócesis de Matagalpa y de Estelí, monseñor Rolando Álvarez, afirmando "que no se deben infringir las leyes, mucho menos cometer delitos".

Álvarez permanece retenido en la Curia Episcopal donde el viernes oficio misa desde su encierro porque el régimen le impide salir de la residencia para oficiar la misa en la catedral de Matagalpa.

Álvarez, ofició el viernes una misa desde su residencia debido a que la policía mantuvo cercada su casa por tercer día consecutivo, mientras funcionarios del régimen sandinista sugirieron que podrían arrestarlo por “delitos de odio” y por “incitar a la violencia”.

“Veremos hasta dónde nos llega la comida”, dijo Álvarez, quien permanece dentro de su supervigilada vivienda, que es también sede de la Curia Episcopal. Según indicó lo acompañan varios religiosos de Matagalpa, ciudad situada a unos 130 kilómetros al norte de Managua.

Durante la homilía transmitida por las redes sociales, el prelado afirmó que tiene fuerza espiritual. “Los sacerdotes y los jóvenes que estamos retenidos en nuestra Curia Episcopal de Matagalpa, ¿Qué vamos a hacer? Tenemos alegría en el corazón, fortaleza interior y paz en nuestra vida”, aseguró.

Monseñor Rolando Álvarez
El obispo de la Diócesis de Matagalpa, monseñor Rolando Álvarez, se arrodilla para orar en la entrada de la curia episcopal donde fue impedido de ingresar por la Policía durante varias horas.

El obispo de la Diócesis de Matagalpa, monseñor Rolando Álvarez, se arrodilla para orar en la entrada de la curia episcopal donde fue impedido de ingresar por la Policía durante varias horas.

El lunes, la dictadura de Ortega cerró ocho radios y un canal de televisión de Matagalpa por supuestos asuntos técnicos. Siete de las emisoras clausuradas pertenecían a la Diócesis provincial que administra Álvarez, incluyendo Radio Católica del municipio de Sébaco, cuyo párraco Uriel Vallejos quedó sitiado por la policía dentro de la Casa Cural de la localidad norteña.

Según medios de prensa locales, Vallejos habría logrado salir de ese sitio la noche del jueves hacia “un lugar seguro”, pero esta información no ha sido confirmada por el religioso.

En la ciudad de Matagalpa, la policía acordonó desde el miércoles la zona en torno a la residencia del obispo Álvarez, quien desde la esquina de su casa desafió a los agentes armados con un crucifijo. La policía le impidió luego salir de su casa para oficiar una misa en la catedral y desde entonces mantiene bloqueados los accesos a su residencia y a la Curia.

nicaragua-obispo-afp.jpg
Oficiales de policía y policías antidisturbios del régimen de Nicaragua patrullan afuera de la Curia Arzobispal de Matagalpa impidiendo que Monseñor Rolando Álvarez se vaya, en Matagalpa, Nicaragua, el 4 de agosto de 2022.

Oficiales de policía y policías antidisturbios del régimen de Nicaragua patrullan afuera de la Curia Arzobispal de Matagalpa impidiendo que Monseñor Rolando Álvarez se vaya, en Matagalpa, Nicaragua, el 4 de agosto de 2022.

En declaraciones el viernes a la televisión oficial, Murillo aludió por segundo día seguido a monseñor Álvarez, cuando sin mencionarlo criticó los “pecados de lesa espiritualidad” y “el exhibicionismo del odio”.

“El odio es un crimen, y todo crimen es un delito que debe investigarse y desde las instituciones respectivas tomar las medidas, para que nunca más la violencia o el odio pretendan arrebatarnos la paz”, amenazó la designada.

rosario murillo.jpg
Rosario Murillo, vicepresidenta y esposa de Daniel Ortega
Rosario Murillo, vicepresidenta y esposa de Daniel Ortega

Más temprano, el diputado sandinista Wilfredo Navarro, uno de los directivos del Parlamento, acusó a monseñor Álvarez de realizar “un show mediático” frente a la Policía y de estar “nuevamente incitando a la violencia y al desorden”.

Navarro, quien antes era un crítico de Ortega y se "convirtió" al sandinismo para seguir ocupando un cargo en la legislatura, dijo que Álvarez “dirigió junto con otros curas el fallido golpe” de Estado, en alusión a las protestas sociales de 2018 que pusieron en jaque al régimen de Ortega. Agregó que entonces las iglesias fueron “cuevas de delincuentes y asesinos” y que hoy el obispo de Matagalpa está “transformando nuevamente la iglesia en cuarteles donde se guardaban las armas y donde se planeaba la violencia”.

“Sobre su cabeza se derrama la sangre de los nicaragüenses, de los policías y de los sandinistas que fueron asesinados”, adujo Navarro tras señalar que “este señor Álvarez no está por encima de la ley” y que “su sotana no le da impunidad”.

La dictadura sandinista mantiene en prisión a casi 190 personas, según la oposición, en su mayoría arrestadas durante la campaña electoral de 2021, tras la cual Ortega se reeligió para un cuarto mandato consecutivo en medio de un fraude electoral. Siete de los capturados eran precandidatos a la presidencia que pretendían disputarle el poder.

FUENTE: Con información de AP y Redacción

Aparecen en esta nota:

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿La emigración interna en EEUU ha impulsado el aumento de precios? 30.8%
¿Los gobiernos locales deben ofrecer alternativas asequibles ante el alza de precios de alquileres? 35.65%
¿Las personas jubiladas deben recibir algún tipo de asistencia para poder enfrentar esos precios? 33.55%
27428 votos

Las Más Leídas