jueves 13  de  junio 2024
CUBA

Presa política cubana es forzada a abortar, denuncia su madre

En la denuncia, compartida por la organización Prisoners Defenders, se hace patente que la Seguridad del Estado estaría presionando a Lisdany Rodríguez a interrumpir su embarazo

Por Darcy Borrero Batista

MIAMI.- De acuerdo con la madre de la manifestante del 11J en Cuba, Lisdany Rodríguez Isaac, se estarían violando los derechos reproductivos de la joven mujer embarazada, quien permanece en reclusión por motivos políticos desde hace más de dos años.

“Lisdany y su esposo, tras años esperando tener un hijo, mantuvieron un encuentro en el pabellón conyugal y, para sorpresa de ambos, ella quedó embarazada de un hijo muy deseado”, relató a ABC Javier Larrondo, presidente de ONG Prisoners Defenders (PD), al diario español ABC.

“Se encuentra de casi siete semanas de gestación. Oficiales de la Seguridad del Estado de la prisión Guamajal la quieren obligar a abortar, no recibe atención médica alguna, la tienen sin alimentos ni medicinas y la coaccionan para que aborte el bebé”, aseguró Larrondo.

Lisdany, una de las hijas mellizas de Bárbara Isaac, que fueron acusadas de sedición y condenadas a severas penas de cárcel, requiere de atención médica pero en cambio lo que recibe son presiones de las autoridades.

“No la están atendiendo, tiene mareos y no le dan ni un gravinol, entonces la Seguridad del Estado quiere obligarla a abortar pero ella no quiere. Tiene miedo de que le vaya a a pasar algo y yo también temo por la vida de ellos”, declaró Bárbara Isaac.

En la denuncia, compartida por Prisoners Defenders, se hace patente que en las prisiones cubanas no hay una adecuada alimentación tampoco. “Solo lo que uno le lleva”, enfatizó Isaac y amplió sobre las circunstancias del embarazo de su hija Lisdany.

“Nunca en la vida ha salido embarazada y casualmente en este mal momento viene a salir embarazada y ella no quiere sacárselo. Tiene seis semanas, casi siete”.

De acuerdo con la información aportada por la madre, el esposo de Lisdany también esta recluido, al igual que Lisdiany, su otra hija, y quien la llamó para avisar de la situación.

Las hermanas se encuentran en la cárcel de Guamajal, en el centro del país, a la cual llaman “este tenebroso lugar”.

Alli conviven con las activistas Arianna López Roque, Donaida Pérez Paseiro y Nidia Bienes Paseiro, firmaron una carta (4) desesperada, pidiendo ayuda a organizaciones de derechos humanos después de que las cinco fueran condenadas a ocho años de privación de libertad.

Las violaciones de derechos humanos que denuncian las presas políticas no son exclusivas de una prisión, sino que se extiende por todo el país, donde las detenciones en relación con las protestas de julio ascendieron, en el caso de las mujeres, a la cifra de 218.

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar