REDACCIÓN.- Durante los primeros años del gobierno de Hugo Chávez, entre los venezolanos de oposición había una frase recurrente: “El gobierno se quitó la careta” en alusión al verdadero carácter totalitario de las autoridades que se escondían detrás de procesos democráticos amañados, aunque para ese momento la flagrante trampa no había sido develada a la opinión pública.

Tras quitarse el disfraz de demócratas, en los últimos años parecen haber dejado a un lado la máscara de garantes de derechos, y sin escrúpulos continúan torturando y violando las garantías de aquellos presos políticos que les resultan más incómodos o de los que se niegan a dar declaraciones preparadas en función de culpar a un tercero para su señalamiento y posterior detención.

Te puede interesar

En esta realidad, los militares que se han opuesto al régimen y los líderes políticos han llevado la peor parte, por lo que ya son 10 los presos políticos que han fallecido mientras permanecían bajo la vigilancia de las autoridades del régimen. El general Raúl Isaías Baduel es el último en esta lamentable lista, y las extrañan circunstancias en las que falleció hacen pensar que su muerte no se debió precisamente a complicaciones del COVID-19.

El Foro Penal hizo un recuento de estas 10 víctimas que han fallecido mientras estaban en custodia del régimen. Suicidio es una de las causas esgrimidas para justificar algunas de ellas como la del concejal Fernando Albán o la de Rodolfo González Martínez, conocido como “El Aviador”. Y cuando no les ha quedado más remedio que aceptar, entonces culpan a militares de bajo rango.

Mientras los deudos del general Baduel aún lloran su pérdida, los familiares de los presos políticos (militares y civiles) elevan oraciones para que se cumpla con la ley, se eliminen las celdas clandestinas de tortura (denunciadas por Amnistía Internacional) y se respeten los derechos humanos de los encarcelados para que sean trasladados de los sótanos del DGCIM ( Dirección general de Contrainteligencia Militar) y de la cárcel conocida como La Tumba donde los privados de libertad ni siquiera reciben la luz solar.

Los fallecidos en manos del régimen

Rodolfo González Martínez (63). Detenido el 26 de abril de 2014 tras ser acusado por un “patriota cooperante” de ser el "articulador logístico" de las protestas de febrero que se desarrollaron principalmente en el este de Caracas.

Según publica su hija Lissette González en un blog, durante la larga audiencia, mientras la jueza tomaba un receso para dictar sentencia, Nicolás Maduro en cadena nacional enviaba un claro mensaje, al asegurar que Rodolfo González Martínez era “El Aviador”, el cerebro de las protestas sociales que rechazaban el totalitarismo del régimen chavista. Sabían que no había otra respuesta, sino que la privativa de libertad. Casi un año después, el cuerpo sin vida de González Martínez fue encontrado en su celda. Los custodios aseguran que se suicidó al conocer la noticia de que sería trasladado a una cárcel de máxima seguridad.

Carlos Andrés García (44) concejal detenido el 17 de diciembre de 2016, cuando fue allanada su residencia tras registrarse una ola de protestas locales en Guasdualito, estado Apure. Un año más tarde sufrió un accidente cerebrovascular (ACV) mientras se encontraba detenido en el servicio Bolivariano de Inteligencia (SEBIN) en la ciudad fronteriza de Guasdualito. Sus custodios se negaron a llevarlo al hospital, ni le dieron las medicinas. Dos semanas después fue llevado al centro asistencial, pero ya que los médicos no pudieron hacer nada.

Rafael Arreaza Soto (27) teniente de la Guardia Nacional Bolivariana, murió el 1 de diciembre de 2017 en un presunto intento de fuga cuando lo trasladaban desde la cárcel militar de Ramo Verde, en el estado Miranda, hacia Fuerte Tiuna, en Caracas. El militar recibió dos disparos, uno en la pierna y otro en el abdomen, durante un supuesto enfrentamiento.

Fernando Albán (56) concejal de Primero Justicia en el municipio Libertador de Caracas falleció el 8 de octubre de 2018 en la sede del Servicio de Inteligencia Militar, SEBIN en Caracas. El régimen aseguró que era un suicidio, pero sus allegados aseguran que él jamás hubiese atentado contra su vida. Sus abogados denunciaron que el régimen le había exigido que inculpara a Julio Borges en el supuesto intento de magnicidio contra Nicolás Maduro ocurrido en el Paseo Los Próceres.

Nelson Martínez (67) expresidente de la Estatal Petrolera PDVSA y fue detenido por presunta corrupción al frente de la petrolera. Padecía una enfermedad crónica que empeoró durante su estadía en prisión, donde no se le brindó la atención médica adecuada. Falleció el 12 de diciembre de 2018.

Rafael Acosta Arévalo. Quizás es uno de los casos más emblemáticos de las torturas aplicadas de manera sistemática por el régimen. Fue detenido por funcionarios de la DGCIM. Estuvo desaparecido por más de una semana, tiempo en el que fue torturado cruelmente hasta pulverizar sus huesos, según lo reveló la autopsia. Al ser presentado en la audiencia, llegó en silla de rueda. Apenas podía hablar y lo único que logró fue pedir auxilio. En virtud del estado en que se encontraba, el juez ordenó el traslado al Hospital Militar donde falleció. Era el 29 de junio de 2019.

Pedro Pablo Santana Carballo (75) acusado de planear presuntos "actos terroristas" con explosivos contra la sede del Palacio de Justicia venezolano. Falleció por complicaciones médicas estando en arresto domiciliario, el 14 de agosto de 2020.

Fallecidos este año

Salvador Franco fue uno de los 13 indígenas pemones detenidos presuntamente por participar en la toma de dos instalaciones militares en el estado Bolívar. Se le negó atención médica, y falleció a causa de edema cerebral, shock séptico y otras reacciones producto de la tuberculosis y desnutrición. Había orden de trasladarlo al centro de salud, pero nunca se cumplió. Falleció el 3 de enero de 2021.

Gabriel Medina Díaz (39). Estaba detenido preventivamente en el anexo “Nelson Mándela” de “La Pica”, estado Monagas. Según denunció el Foro Penal, los compañeros de celda había pedido un mes atrás el traslado a un centro médico, pero fue negado. El detenido falleció el 29 de agosto de 2021 como consecuencia de un paro respiratorio.

General Raúl Isaías Baduel. Fue ministro de Defensa de Hugo Chávez. Se hizo célebre cuando cooperó para que éste volviera al poder tras entregar su renuncia en abril 2002. Siempre mantuvo un discurso apegado a su investidura militar. Años más tarde se opuso a reformas impulsadas por Hugo Chávez, lo cual lo convirtió en su principal enemigo. Fue acusado de delitos de malversación de fondos entre otros casos. Falleció este 12 de octubre a la edad de 66 años. El régimen asegura que se complicó por el COVID, la oposición afirma que lo mató la dictadura.

Aparecen en esta nota:

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Debería el gobernador DeSantis emitir medidas sanitarias de carácter obligatorio para todo el estado? 42%
¿Las medidas deberían ser potestad de los gobiernos locales según se requieran? 30.35%
¿Las medidas sanitarias deben ser decisión individual de cada persona? 27.64%
60532 votos

Las Más Leídas