MIAMI.- Los asesores del presidente venezolano, Nicolás Maduro, están inquietos por la manera en que el mandatario estadounidense, Donald Trump, pueda proyectar su relación hacia Caracas, por lo que han recomendado al Gobierno “trabajar en los puntos comunes” que el republicano y el núcleo duro del chavismo puedan tener, siendo la batalla contra la prensa lo que más los ha identificado.

El retiro del aire de la señal de CNN en Español en Venezuela, el 15 de febrero, no fue solo una decisión en respuesta a las informaciones que el canal viene transmitiendo sobre la crisis que atraviesa la nación suramericana, también respondió a una estrategia del Ejecutivo venezolano para congraciarse con Trump en su llamada “guerra con la prensa”.

En enero un equipo de asesores del Ministerio de Relaciones Exteriores venezolano elaboró un borrador de trabajo para planificar la futura relación con el nuevo inquilino de la Casa Blanca, tomando en cuenta que la imprevisible actitud de Trump choca con el hecho de que el partido republicano, cuyos congresistas han sido férreos críticos del chavismo, ostenta todo el poder en Washington.

La incertidumbre ante no poder descifrar aún al nuevo Presidente de Estados Unidos ha llevado a Maduro a ser débil y discretamente temeroso al referirse a su homólogo desde que asumió el cargo el 20 de enero. Las recientes sanciones contra el vicepresidente venezolano Tarek El Aissami, acusado de narcotraficante, no generaron un reproche directo hacia Trump sino que apuntaron a que “está siendo engañado”.

La estrategia de Maduro de atacar un flanco como CNN, con quien el mandatario estadounidense mantiene una batalla feroz al considerar que difunde “noticias falsas” y es “deshonesto” se enlaza con el discurso del chavismo que acusa a CNN en Español de tergiversar información y mentir para derrocar al gobierno de Maduro.

“El Gobierno debe confiar en que los intereses económicos, el lobby de ciertas empresas que aún compran crudo a Venezuela y el común odio a CNN y ciertos medios de comunicación, sirvan para que Trump asuma una posición discreta sobre Venezuela dando un aire a la revolución bolivariana hasta 2019”, dice el texto que describe el escenario en política exterior de Maduro para los próximos meses.

El revuelo que la Casa Blanca causó al vetar la asistencia de tres grandes medios como The New York Times, CNN y el portal web Politico a una sesión informativa del portavoz presidencial, Sean Spicer, evidencia el grado de tensión entre Trump y la prensa del país, un panorama que recuerda los primeros años de Hugo Chávez como presidente de Venezuela que acusaba a los medios de comunicación, como igual dice Trump, de ser “enemigos del pueblo”.

Los mayores riesgos que perciben los asesores de Maduro en la Cancillería están ligados a la estrategia de presión y choque que congresistas y senadores del partido republicano, al que pertenece Trump, radicalicen sus posturas aupando más sanciones contra funcionarios del Gobierno de Venezuela, lo que puede afectar la imagen del país, según el análisis estratégico.

¿Qué se han dicho?

Desde que Donald Trump anunció su candidatura comenzó una historia de ataques y defensas del presidente Nicolás Maduro hacia el magnate; mientras éste ha mantenido una actitud distante y crítica.

En 2015, Maduro llamó a Trump “bandido” y “ladrón”, luego que el magnate anunciara su candidatura y mostrar su postura sobre los inmigrantes que se encuentran en suelo americano.

Pero en noviembre de 2016 Maduro cambió de parecer y aseguró que esperaba trabajar de cerca con el presidente electo, Donald Trump. "Aspiro, espero y trabajaré para que, con la próxima presidencia de Estados Unidos, con Donald Trump, la Venezuela Bolivariana, independiente, pacífica y revolucionaria, tengamos las mejores relaciones de respeto con Estados Unidos".

Dos día después que Trump asumió la presidencia, el mandatario venezolano le pidió derogar el decreto firmado por su antecesor, Barack Obama, que considera a Venezuela una "amenaza" a su seguridad.

Ahora ha salido en defensa del presidente Trump por lo que denunció que existe una "campaña de odio" contra el nuevo ocupante de la Casa Blanca. "Sobre el presidente Donald Trump los grandes medios internacionales han especulado mucho. Y nos sorprende la campaña de odio que hay contra Donald Trump, brutal, en el mundo entero, en el mundo occidental, en Estados Unidos".

Mientras esto ocurre, una de las primeras declaraciones del secretario de Estado de EEUU Rex Tillerson al tomar su cargo, anunció busca continuar las políticas hostiles de Washington contra Venezuela y habla del cambio de Gobierno de Maduro.

“Creo que estamos totalmente de acuerdo en cuanto a la calamidad que ha sucedido en Venezuela, en gran medida debido a la incompetencia y la disfunción de su Gobierno —primero, con Hugo Chávez, y ahora con su sucesor designado, (el presidente venezolano Nicolás) Maduro”-

El presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, ha asegurado en sus menciones a Venezuela que el país “ha sido llevado a la ruina” por el gobierno de corte socialista que dirige al país desde 1999. Además, aseguró que se solidarizará “con los oprimidos” y que los venezolanos “son un gran pueblo”.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que la actuación de la Comunidad Internacional en el caso venezolano ha sido acertada?

Sí, no se le puede pedir más
Sí, pero falta aumentar la presión contra la dictadura
No, ha sido insuficiente
No, no debe meterse en los asuntos de los venezolanos
ver resultados

Las Más Leídas