MONTEVIDEO.- El presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez, dijo este martes que asumía "toda la responsabilidad política" ante la Justicia sobre la omisión de confesión de delito del exmilitar José Nino Gavazzo en el caso de la desaparición y muerte de un guerrillero tupamaro en 1973.

"Asumo toda la responsabilidad política y será la justicia la que tendrá que dictaminar", dijo el mandatario a la cadena uruguaya VTV y declaró que ahora viene un "capítulo importante" de accionar por parte del Gobierno la fase "legal, política e institucional".

Te puede interesar

En ese sentido, señaló que la legal la resolverá la Justicia "libre y soberanamente" y que en lo político e institucional ya actuó él al cesar este lunes al recién nombrado comandante en jefe del Ejército, José González y al jefe del Estado Mayor de la Defensa, Alfredo Erramún.

Así como a los generales Claudio Romano, Carlos Sequeira, Alejandro Salaberry y Gustavo Fajardo.

Además, Vázquez pidió la dimisión del ministro de Defensa, Jorge Menéndez, y al viceministro Daniel Montiel.

Precisamente hoy martes, el político José Bayardi confirmó que será el nuevo ministro de Defensa Nacional de Uruguay tras la renuncia de Menéndez.

Bayardi, quien ya fue ministro de Defensa entre 2008 y 2009 y ministro de Trabajo entre 2013 y 2015, explicó que será investido como nuevo titular de esa cartera entre hoy martes o mañana miércoles.

En las declaraciones a la cadena VTV, Vázquez también señaló que, tras la salida a la luz de la confesión de delito, se puede decir que durante la dictadura cívico-militar de Uruguay (1973-1985) hubo "torturas, muertes y desaparecidos", ya que ahora "uno de los actores principales lo reconoce".

"El nudo político del tema para mí está en esa ruptura del pacto de silencio, hoy nadie puede decir que no hubo muertes en los cuarteles, en unidades militares y que no hubo intención de desaparecer gente", apostilló el también oncólogo de profesión.

En ese sentido, Vázquez también apunto que tras estas confesiones "nadie puede decir que hay un pacto de silencio que no va a ser violado", pues este "ya fue violado".

"El tema de tratar de comprender por qué también en este caso militares que no tenían nada que ver con lo anterior no hicieron la denuncia correspondiente", se preguntó el presidente.

La crisis militar salió a la luz después de que el diario El Observador publicara las actas -cuyo fallo fue homologado por el Poder Ejecutivo- que incluían una confesión de Gavazzo en la que admitía haber arrojado al río Negro (centro) el cuerpo de Roberto Gomensoro en 1973.

Asimismo, el medio señaló que Silveira declaró que Gavazzo fue responsable de la muerte de Gomensoro y de la desaparición de María Claudia García de Gelman.

La firma de Vázquez aparece en la resolución de homologación junto a la del subsecretario de Defensa Daniel Montiel, ministro en funciones debido a la baja médica del titular Jorge Menéndez.

Con respecto a su rúbrica, el mandatario dijo que él firma una media de 50 resoluciones administrativas por día y que cada una de ellas tiene un expediente que él "no puede" estar leyendo.

"Yo no homologué lo que actuó el tribunal. Homologué parte del fallo que pasaba a reforma a (al exmilitar Jorge) Silveira y a Gavazzo", señaló y agregó que la firmó porque era "muy parecido" a otro caso que ya había homologado.

Vázquez explicó, además, que cuando él leyó el informe que el ministro de Defensa le entregó notó que "las consideraciones por las cuales el Tribunal de Honor había determinado que tenían que pasar a reforma Gavazzo y Silveira".

"¿Cuáles eran? No la acusación de por qué están juzgados de los 28 crímenes, sino que consideraban que tenían que pasar a reforma, reforma quiere decir que no puede vestir más el uniforme, que no tiene más las prorrogativas que tienen los militares, etcétera", detalló el mandatario.

En tanto, explicó que el tribunal no estaba juzgando a Gavazzo y Silveira por los crímenes descritos por la prensa, sino porque "habían permitido que un camarada de ellos, el coronel Gómez, hubiera estado preso 3 años y medio siendo inocente y ellos sabiéndolo".

"Entonces dije, acá hay que ver quién era el culpable y entonces le dije al ministro de Defensa hablá con Toma (secretario de la Presidencia), decile que voy a firmar estas dos resoluciones y que esto pase a la Justicia", concluyó.

No obstante, una versión publicada por el medio uruguayo El País, señala que el ministro Menéndez, acompañado por dos abogados- tuvo una audiencia con el secretario de la Presidencia, Miguel Ángel Toma.

Encuentro en el que el gerente de la cartera le entregó a la Presidencia todos los documentos, entre los que estaban las confesiones de los exmilitares.

Cifras oficiales sitúan en 37 los uruguayos detenidos desaparecidos entre 1973 y 1985, mientras que organizaciones de defensa de los derechos humanos estiman que son más de 200.

FUENTE: Con información de EFE

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario