PANAMÁ.-El número de niños y adolescentes migrantes que cruzan la peligrosa jungla del Darién, en la frontera sur de Panamá con Colombia, con rumbo a Norteamérica, se ha incrementado drásticamente desde 2017, indica un informe de UNICEF.

El reporte del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, divulgado el lunes en Panamá, ofrece cifras reveladoras de este flujo en una de las rutas más arriesgadas del mundo, cuyo tránsito continuó pese a las restricciones por el coronavirus, aunque en menor cantidad respecto al flujo que se daba previo a la pandemia.

Te puede interesar

UNICEF aseguró que a fines del año pasado se registraron los primeros casos de violencia sexual contra menores.

De acuerdo con el documento, los niños y adolescentes representaron el 2% de todos los migrantes que hicieron ese cruce en 2017, mientras que en 2020 ese porcentaje fue de más de 25%. En cifras, unos 109 sortearon esa larga caminata por una jungla sin ley en 2017, mientras que 3.956 lo hicieron en 2019 y 1.653 en 2020.

“He visto a mujeres salir de la selva con sus bebés en brazos después de caminar durante más de siete días sin agua, comida o cualquier tipo de protección”, afirmó en el reporte Jean Gough, directora regional para América Latina y el Caribe de UNICEF y quien realizó una visita de dos días a esa zona.

“Estas familias están sobrepasando sus propios límites y poniendo sus vidas en peligro, a menudo sin darse cuenta del riesgo que corren", agregó. Los menores de edad andan generalmente con sus familiares.

En los últimos cuatro años, más de 46.500 migrantes han cruzado la selva del Darién, de los cuales 6.240 fueron niños, niñas y adolescentes, detalla el informe.

Este es un flujo que cobró notoriedad hace una década y en el que toman parte migrantes procedentes de Cuba, Haití y de naciones más lejanas de África y Asia afectadas por la guerra, violencia y pobreza. El objetivo es llegar a Norteamérica, particularmente a Estados Unidos.

Los migrantes no sólo tienen que sortear una jungla con terreno montañoso, llena de insectos y serpientes, sino a bandas dedicadas al tráfico humano y de drogas. Los migrantes que han logrado cruzar esa tupida selva aseguran que sujetos armados abusan de las mujeres y despojan el dinero y otras pertenencias a los caminantes durante el difícil trayecto.

“Los migrantes que quedan atrapados en ella están expuestos a múltiples amenazas, incluida la muerte”, indica UNICEF. “En este contexto, las mujeres, especialmente las embarazadas, al igual que los niños, niñas y adolescentes, son los más vulnerables”.

Dijo que aquellos que emigran a través del “Tapón” del Darién no son sólo hombres solteros en busca de trabajo, sino familias enteras que huyen de la violencia y la pobreza de más de 50 países de todo el mundo, con el sueño de encontrar mejores oportunidades en el norte.

"Las repercusiones socioeconómicas con la pandemia del COVID-19, unidas a la violencia, el desempleo, el racismo, la xenofobia y los fenómenos climáticos extremos, probablemente aumentarán la pobreza y empujarán a más familias a emigrar al norte en los próximos meses", advirtió el organismo de Naciones Unidas.

FUENTE: Con información de AP

Aparecen en esta nota:

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Debería el gobernador DeSantis emitir medidas sanitarias de carácter obligatorio para todo el estado? 41.86%
¿Las medidas deberían ser potestad de los gobiernos locales según se requieran? 30.27%
¿Las medidas sanitarias deben ser decisión individual de cada persona? 27.86%
66846 votos

Las Más Leídas