CARACAS.- Estudiantes universitarios de Venezuela afirmaron este lunes que seguirán "en las calles" reclamando al régimen de Nicolás Maduro las reivindicaciones laborales para los maestros, así como los beneficios de los trabajadores y la autonomía de las universidades públicas del país, luego que las autoridades educativas echaran para atrás la aplicación de una normativa que contemplaba el pago fraccionado del bono vacacional de los profesores.

Dirigentes estudiantiles de la Universidad Central de Venezuela (UCV) retaron a las ministras de Educación y Educación Universitaria, Yelitze Santaella y Tibisay Lucena, respectivamente, a que no se quedarán tranquilos luego del anuncio y aseguraron que no van a dar marcha atrás en sus demandas.

Te puede interesar

"Si la señora Yelitze Santaella y la señora Tibisay Lucena pretenden que, con estos anuncios, van a enfriar las calles y que el sector universitario no va a marchar más, pues está equivocada, señora Lucena, está equivocada, señora ministra de Educación", dijo Jesús Mendoza, dirigente de la Federación de Centros de Estudiantes de la UCV (FCU), reseñó Impacto Venezuela.

Dijo que esa es la voluntad de los gremios profesionales y trabajadores.

"Nosotros, el sector académico, el sector educativo; vamos a seguir en las calles y vamos a seguir en la calles porque tenemos muchísimo porqué luchar, tenemos unas becas por las cuales luchar, tenemos una autonomía que hay que defender, tenemos unos profesores para quienes hay que lograr unas condiciones acordes y hoy no están dadas esas condiciones", agregó Mendoza, desde las afueras de la UCV.

"Hoy tenemos un Ejecutivo que viola todas las contrataciones colectivas, que viola todos los derechos de los estudiantes y de los profesores; y no nos vamos a quedar callados. No nos vamos a quedar tranquilos y anunciamos que el Movimiento Estudiantil, la Federación de Centros Universitarios de la UCV, va a seguir en la calles hasta lograr todas las reivindicaciones profesorales y estudiantiles", remarcó.

Mendoza cuestionó que la ministra Lucena agradeciera al dictador Maduro el pago completo del beneficio laboral a los trabajadores del sector educativo, que incluye docentes, trabajadores administrativos y obreros.

El anuncio del régimen se produjo un día después de que miles de docentes, empleados y funcionarios administrativos de escuelas primarias, secundarias y universidades públicas salieran a las calles en Caracas y otras ciudades venezolanas para visibilizar sus denuncias.

El cálculo del pago del bono vacacional -que se abona a los trabajadores del sector educativo al final del año escolar en julio- tuvo como referencia el salario de 2021 (1,52 dólares al mes) por decisión de la Oficina Nacional de Presupuesto (Onapre), que argumentó que no había sido firmada la nueva convención laboral.

La medida provocó gran malestar entre los educadores, que consideraron que se violaron sus derechos y sin mediar acuerdo se modificaron hacia la baja sus beneficios laborales. Hasta ahora sólo han recibido 25% del bono.

Durante varias semanas los maestros reclamaron la derogación del instructivo de la ONAPRE que dejó en el olvido el cálculo de cualquier beneficio laboral en función del último sueldo devengado.

El salario mensual -que obtiene la mayoría de los educadores de primaria y los liceos- es el más bajo de la región, unos 50 dólares en promedio.

La Federación Venezolana de Maestros, que agrupa a muchos de los educadores del sector público, había advertido que podrían no iniciar el año escolar en septiembre si el régimen de Maduro, entre otras demandas, no cumplía sus obligaciones laborales con el magisterio.

La Onapre hasta ahora no se han pronunciado oficialmente.

El bono vacacional otrora era motivo de gran alegría entre los educadores, dado que además de permitirle viajar con fines recreacionales luego de finalizar el año escolar, podían realizar desde reparaciones en sus viviendas y atender compromisos tales como el pago de hipotecas hasta comprar ropa o electrodomésticos nuevos, a diferencia de ahora que apenas alcanza para cubrir las necesidades alimenticias de sus familias.

En años recientes los bajos salarios también han provocado la deserción de docentes, quienes se ven obligados a dedicarse a otras labores para aumentar sus ingresos.

De acuerdo con cifras de la Federación Venezolana de Maestros, 50% de los 370.000 maestros activos han abandonado las escuelas desde 2017. Muchos de ellos se encuentran entre los más de seis millones de venezolanos que han migrado a otros países.

FUENTE: Con información de Impacto Venezuela / AP

Aparecen en esta nota:

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿La emigración interna en EEUU ha impulsado el aumento de precios? 30.74%
¿Los gobiernos locales deben ofrecer alternativas asequibles ante el alza de precios de alquileres? 35.67%
¿Las personas jubiladas deben recibir algún tipo de asistencia para poder enfrentar esos precios? 33.58%
28225 votos

Las Más Leídas