Si bien dormir suficiente es importante para el buen rendimiento y mantener una buena salud, la rutina mañanera también es crucial para el desempeño durante el resto del día.

A continuación nueve hábitos que recomienda la experta en salud Lisa Christiansen:

Levántate más temprano: Muchas personas ponen el despertador media hora antes de la hora estipulada para salir de la casa, de manera que puedan tener el mayor tiempo de descanso posible, y aún llegar a tiempo. Sin embargo, expertos aseguran que es mucho más recomendable, levantarse una hora y media antes de tener que salir de casa para poder hacer todo con tiempo y no empezar el día apurado. Algunos incluso recomiendan levantarse con el amanecer ya que visualizarlo antes de empezar el día puede ser de ayuda para obtener paz y reflexión.

Tómate un vaso de agua caliente con lima o limón: Tomar un vaso de agua caliente con limón en las mañanas es extremadamente productivo para el cuerpo, ya que lubrica todo el organismo. El limón prepara el sistema digestivo para recibir los alimentos, mientras el agua caliente hidrata el cuerpo, sin causar un shock de temperatura.

Estírate: Es importante activar todos los músculos del cuerpo al levantarse para prepararlos para la actividad física. Además de un estiramiento, se pueden realizar secuencias de yoga, o rutinas de ejercicio como el cardio en ayunas, que consiste en un ejercicio leve de 40 minutos antes de desayunar. Es importante no dejar pasar más de una hora entre despertarse y desayunar.

Pasa un cepillo seco por tu piel: Este antiguo procedimiento ayuda a mejorar la circulación de la sangre y la salud de la piel al eliminar las células muertas. Es esencial cepillar el cuerpo en dirección al corazón.

Escucha música: Amanecer escuchando música es de gran ayuda para empezar el día feliz y con energía. Ten un playlist con tu música favorita lista para ponerlo en las mañanas.

Toma un smoothie verde: Te ayudará a producir suficiente energía para enfrentar el día. Esto puede ser logrado con espinacas, kale u otro vegetal que posea fibra.

Medita por unos minutos: En vez de comenzar el día agitado, revisando las cosas pendiente, es mejor apartar unos minutos para poner la mente en neutro. Hacer esto solo por unos minutos es suficiente, busca la posición y el sonido que más te ayude a neutralizar la mente y siéntate en silencio por un tiempo, ya sea 5 minutos o una hora.

Sonríe frente el espejo por 30 segundos: Podrá parecer tonto, sin embargo, sonreír en la mañana no solo estimula los músculos faciales, también activa nuestro lado positivo que nos ayuda a enfrentar el día con mejor humor.

Escribe tus prioridades: En vez de atormentarte con todo lo que quieres lograr, apunta no más de tres metas importantes para el día. De esta manera, te enfocarás en ellas sin abrumarte.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario