bgonzalez@diariolasaamericas.com
@mbelengg

MIAMI.- La ciencia y la tecnología avanzan constantemente y el año 2017 no fue la excepción. De hecho, el desarrollo de nuevos fármacos e innovadores procedimientos clínicos ha generado mejoras significativas en la lucha contra distintas enfermedades, lo que impacta positivamente la expectativa de vida a nivel global.

Uno de estos avances está relacionado con el desarrollo de nuevas vacunas eficaces contra dos enfermedades con un enorme impacto en la población: el tifus y el zika.

Ambos sistemas de inoculación cuentan con el respaldo de la la Organización Mundial de la Salud, y por ejemplo, en el caso del tifus, permiten minimizar el impacto de una enfermedad que está causando alrededor de 220.000 muertes al año, especialmente en los países menos favorecidos económicamente.

En este 2017 se han dado además grandes pasos en la lucha contra las llamadas "súper bacterias" resistentes a los fármacos, con el diseño de moléculas capaces de fulminar la maquinaria celular que las protege contra la acción de los antibióticos convencionales.

Las investigaciones adelantadas en ese sentido han permitido confirmar que la combinación de estatinas, medicamentos de uso común en el tratamientos del hipercolesterol, con antibióticos convencionales es efectiva, por ejemplo, contra el Staphylococcus aureus, una de las cepas más mortíferas por su resistencia a la meticilina.

Luchando contra el cáncer

Otro de los grandes avances es el desarrollo del fármaco identificado como pembrolizumab, un medicamento contra el cáncer eficaz en el tratamiento de tumores sólidos avanzados, aprobado este año por la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos, FDA por sus siglas en inglés.

Este medicamento, que impulsa la acción del sistema inmunológico, funciona con una condición: que las células cancerosas que conforman el tumor tengan la denominada “deficiencia de reparación de desajuste”, es decir, que sean incapaces de autoreparar su ADN.

Por otra parte, el pasado verano, la FDA también dio luz verde a la primera terapia génica contra el cáncer, ahora conocida como CAR-T, efectiva en los casos de leucemia linfoblástica aguda infantil, al ser capaz de modificar los propios glóbulos blancos del paciente con ingeniería genética para que estos sean capaces de eliminar las células atrofiadas.

En materia de cáncer de piel, el desarrollo de un aparato con sensores de temperatura capaz de identificar melanomas en su fase inicial es considerado un paso determinante en materia de detección precoz, así como una herramienta que aumentará significativamente el índice de éxito en el tratamiento de esta enfermedad.

Tecnología aplicada a la medicina

En materia de nuevas tecnologías aplicadas a la ciencia médica destaca la criomicroscopía electrónica, cryo-EM por sus siglas, una técnica que permite congelar y visualizar biomoléculas en plena actividad, y cuyos creadores fueron galardonados con el Premio Nobel de Química 2017.

Con esta técnica se ha logrado la visualización detallada de los espliceosomas, moléculas clave para procesar el ARN de las proteínas que remodelan las membranas celulares y de las enzimas que reparan el ADN. También se ha conseguido visualizar en alta resolución los agregados moleculares que se acumulan en lo cerebros de pacientes con Alzehimer y otras enfermedades, como la de Huntington.

También este año, la revista Science destaca entre novedades científicas más importantes de los últimos doce meses, los avances en el editor de base identificado como CRISPR que funciona como una especie de “tijera molecular” que permiten cortar y modificar ADN para corregir o cambiar genes. Una herramienta que según los expertos tiene opciones de aplicación en el futuro casi infinitas.

En materia de terapia genética, igualmente se ha demostrado el éxito de la AAV9, que implica el suministro por vía intravenosa de un virus inofensivo llamado adenoasociado, capaz de detener la atrofia muscular espinal tipo 1, una condición hereditaria y mortal considerada la causa genética más común de muerte en bebés.

Esta condición se caracteriza por la deficiencia en el recién nacidos de una proteína imprescindible para las neuronas motoras de la médula espinal, lo que provoca debilidad muscular en los pequeños afectados, quienes como consecuencia, dejan de respirar.

Finalmente, y en materia de trasplantes, el desarrollo de tejidos gracias las bioimpresoras 3D, maquinas capaces de imprimir por ejemplo, piel humana artificial, marcan el inicio de procedimientos mucho menos invasivos y dolorosos.

Nobel de Medicina 2017

Y este recuento no puede finalizar sin mencionar a los estadounidenses Jeffrey C. Hall, Michael Rosbash y Michael W. Young, galardonados con el premio Nobel de Medicina de este año por su descubrimiento de los mecanismos moleculares que controlan el ritmo circadiano.

Su trabajo ha permitido explicar cómo plantas, animales y humanos han adaptado su ritmo biológico para sincronizarlo con las rotaciones de la Tierra, un fenómeno que se conoce como el "reloj biológico".

Hall, Rosbash, y Young, aislaron el gen que controla el ritmo biológico diario al codificar una proteína que se acumula en las células durante la noche y se degrada durante el día. Además, identificaron una serie de componentes adicionales de las proteínas que influyen en el reloj interno de las células.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que el chavismo es responsable del grave daño ecológico que se ha expandido desde el Arco Minero a gran parte de la región?

Las Más Leídas