La reacción de muchas personas al escuchar las palabras ejercicio y proteína en la misma oración, es imaginarse a un fisicoculturista. Esto sucede porque pocos tienen en mente la importancia de las proteínas dentro de una dieta saludable, indiferentemente del nivel de actividad física diario al que se exponga la persona.

Si bien las proteínas deberían estar en el menú de todo el mundo, no es secreto que es especialmente importante para quienes realizan algún tipo de deporte, por la sencilla razón de que, al hacer ejercicio, las fibras de los músculos se ven comprometidas, por lo que se necesita proteína para repararlas.

Para los deportistas es importante consumir proteínas tanto durante, como después de realizar la actividad física correspondiente, para que así, los músculos se puedan recuperar apropiadamente, así lo explica la página web especializada en alimentación, NaturalBalanceFoods.

¿En qué alimentos puedo conseguir proteínas?

En una dieta cotidiana las proteínas se pueden ingerir en alimentos como el pollo, el pavo, etc. Sin embargo, después de hacer ejercicio, es recomendable ingerirlas a través de granos o nueces, o incluso a través de merengadas o barras ricas en proteína.

Muchos nutricionistas recomiendan ingerir aunque sea un poco de carbohidratos con las proteínas, aunque se esté intentando bajar de peso, para así asegurar una absorción más segura.

Alimentos altos en proteínas

- Yogurt griego.

- Queso cottage.

- Queso suizo.

- Huevos.

- Leche 2%.

- Filete de carne.

- Carne molida.

- Chuletas de cerdo.

- Pechuga de pollo.

- Pechuga de pavo.

- Atún de aleta amarilla.

- Pez hipogloso.

- Pulpo.

- Salmón.

- Tilapia.

- Anchoas.

- Atún enlatado.

- Carne en conserva.

- Sardinas.

- Lentejas.

- Roast beef.

- Chorizo.

- Peperoni.

- Mantequilla de maní.

- Nueces.

- Tofu.

- Edamames.

- Quinoa.

 

Deja tu comentario