martes 31  de  enero 2023
BIENESTAR

Proteger los pulmones, en 10 consejos

Después de los 35 años, la función de los pulmones disminuye gradualmente; los médicos ofrecen consejos sobre cómo cuidar estos preciados órganos

Diario las Américas | GRETHEL DELGADO
Por GRETHEL DELGADO

MIAMILos pulmones son maravillosos y no paran de trabajar. Según apunta la Asociación Estadounidense del Pulmón, cada célula del cuerpo necesita oxígeno para vivir, de ahí que estos órganos son los encargados de llevar aire fresco al cuerpo y eliminar gases de desecho.

Para apreciarlos en volumen, la misma asociación explica que la cantidad máxima de aire que pueden contener los pulmones (su capacidad pulmonar total) es de unos 6 litros. Eso es alrededor de tres botellas grandes de refresco.

Vistos en el plano temporal, los pulmones maduran cuando una persona tiene entre 20 y 25 años. Después de los 35 años, la función pulmonar disminuye gradualmente a medida que envejece, lo que puede dificultar un poco la respiración con los años.

Por eso, es esencial cuidar estos preciados órganos para que puedan cumplir su función sin obstáculos. Los médicos plantean una serie de consejos para cuidarlos.

1- Prevenir contagios

Ante todo, es crucial evitar afecciones respiratorias ligadas al contagio de enfermedades. Por eso, al exponernos a lugares concurridos o al visitar centros médicos podría ser de utilidad el uso de mascarillas, así como buenas prácticas de higiene.

Igualmente, en solidaridad con los demás, si uno presenta tos o algún tipo de molestia en las vías respiratorias, conviene protegerse al toser o estornudar, y tirar las servilletas o pañuelos usados para evitar el contacto con otras personas.

2- No fumar, ni activa ni pasivamente

Fumar cigarrillos es el factor de riesgo principal para contraer cáncer de pulmón, advierten los Centros de Control y Prevención de Enfermedades, CDC. En EEUU, fumar está vinculado a alrededor del 80% al 90% de las muertes por cáncer de pulmón.

Por eso, los médicos insisten en la eliminación de este hábito dañino. También es importante evitar el humo secundario del tabaco, sea de cigarrillos, puros o pipas.

3- Evitar sustancias nocivas en casa y en el trabajo

Como informan los CDC, después de fumar, el radón es la segunda causa principal de cáncer de pulmón en EEUU. El radón es un gas de ocurrencia natural que se forma en las rocas, la tierra y el agua. No tiene olor ni sabor y no se puede ver. Cuando el radón entra en las casas o en las edificaciones, puede quedar atrapado y acumularse en el aire del interior. Las personas que viven o trabajan en estas casas o edificaciones respiran niveles altos de radón. En periodos de tiempo prolongados, el radón puede causar cáncer de pulmón.

La Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos estima que el radón causa aproximadamente 21.000 muertes por cáncer de pulmón cada año, y que casi una de cada 15 casas en EEUU tiene niveles altos de radón. Por eso, dicha agencia recomienda que se realicen pruebas para detectar gas radón en las casas.

Otras sustancias que se encuentran en algunos lugares de trabajo y que aumentan el riesgo incluyen asbesto, arsénico, emisiones de diésel y algunas formas de sílice y cromo. Vivir en áreas donde los niveles de contaminación del aire son mayores puede aumentar el riesgo de presentar cáncer de pulmón.

4- Limpiar los equipos de aire acondicionado

Este punto se relaciona con el anterior. En espacios cerrados como casas u oficinas, los equipos de ventilación funcionan como una especie de sistema respiratorio del recinto, y si en los conductos o en los filtros hay polvo y gérmenes, ese es el aire que respiramos. De ahí la necesidad de limpiarlos con regularidad.

5- Mantener los espacios ventilados

Además de la limpieza de los sistemas de aire acondicionado, es importante ventilar los espacios cerrados con regularidad. Abrir las ventanas durante unos minutos al día permite que el aire se renueve.

6- Respirar por la nariz

Se recomienda usar la nariz para respirar porque esta tiene todo un sistema de filtración del aire, además de que lo calienta y humedece antes de que siga hasta los pulmones. En cambio, respirar por la boca causa molestias en la garganta como resequedad y dificultades para tragar.

7- Mantenerse activo

Los ejercicios físicos son excelentes para alejar muchas enfermedades. En el caso de las vías respiratorias, los pulmones se benefician de los ejercicios regulares, de modo que la persona aumenta su ventilación y capacidad pulmonares.

8- Hidratarse correctamente

Beber abundante agua a lo largo del día es vital para cuidar nuestra salud en general. En el caso de los pulmones, esto mantiene su hidratación e incluso ayuda a aliviar las vías respiratorias y hasta calmar la tos.

9- Alimentarse con conciencia

Los CDC explican que en algunos estudios se muestra que las personas que consumen altas cantidades de frutas o verduras tienen menos riesgo de cáncer de pulmón que las que consumen cantidades bajas. Pero como los fumadores suelen tener una alimentación menos saludable que los no fumadores, es difícil saber si la reducción del riesgo se debe a una alimentación saludable o a no fumar.

Los CDC destacan también que los fumadores que toman suplementos de beta-caroteno tienen un mayor riesgo de padecer cáncer de pulmón.

10- Chequeos regulares

Si una persona tiene antecedentes familiares de enfermedades de las vías respiratorias o ha sido fumador, los especialistas recomiendan acudir regularmente al médico para atajar a tiempo cualquier problema.

Embed

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar