Aún hoy mucha gente sigue pensando que educar es obligar, amarrar, encadenar, poner límites tan rígidos como si se estuviera en un cuartel o un internado de los que ya, gracias a Dios, no existen. La educación de ese tipo, repito, no debe existir ni en una escuela ni en un cuartel de la guardia, ni en ningún lugar donde se pretenda enseñar. Mucho menos en las familias.

Te puede interesar

Tristemente, aun tenemos "educadores" con esas ideas tan arcaicas y dañinas. Yo, que crecí en un internado, puedo dar fe. Internados donde hasta rezar e ir a misa era obligado, aun con fiebre. Esto es anti-educativo, ya que consigue todo lo contrario, al punto de que aun odio los ambientes muy rígidos, los horarios muy marcados y entrar a una iglesia me da aburrimiento. Hablo con Dios a mi manera, y donde me da la gana, gracias a esa mala educación.

Los seres humanos no pueden crecer ni desarrollarse en ambientes rígidos e inhumanos. Y los niños, mucho menos. Ellos necesitan afecto, amor, libertad, seguridad y reglas flexibles. O sea, reglas, pero no garrotes.

Es necesario entender que educar es guiar, ayudar al otro a ser una persona única, creativa, respetuosa de los demás, considerada, flexible, responsable y trabajadora. Que sepa dar y recibir afecto, que aporte cosas positivas a su sociedad y a su familia, que se mantenga abierto a los cambios de su medio ambiente, con valores universales como la honestidad y la solidaridad. Quisiera que alguien me explicara, como si yo tuviera cinco años, cómo diablos vamos a crear seres humanos así en ambientes rígidos e inhumanos.

Es fundamental destacar la importancia de pensar positivo, de usar nuestra imaginación, de ser perseverantes y no dejarnos destruir por lo problemas y las adversidades. Los niños necesitan desarrollar sus potencialidades. Para ello, debemos permitirles usar libremente su imaginación, educarlos de manera agradable y de acuerdo con sus edades. La combinación de educación-aburrimiento hace tiempo que es obsoleta, pero tristemente se sigue practicando mucho.

Aún hoy mucha gente defiende que golpear a un niño está bien. Incluso, llegan a decir que, gracias a los golpes recibidos de niños, son ahora buenas personas. Sin embargo, se quejan del abuso físico y psicológico en las escuelas. ¿Cómo queremos que niños golpeados por sus padres no aprendan a golpear?

Los seres humanos que necesitamos para vivir en un mundo mejor no deben crecer en ambientes así. Recuerdo a mis excelentes profesores. Ellos me enseñaron a pensar, a disentir y a ser libre.

Decía Virginia Satir que Occidente está obsesionado con los roles, y así catalogamos a los seres humanos. Se cree que un artista o un presidente es alguien muy importante, pero el que limpia baños tiene poca relevancia. Nada más lejos de la verdad. Valemos por lo que somos como seres humanos, no por lo que tenemos o por lo que hacemos. Y eso depende de una buena educación.

www.NancyAlvarez.com

Aparecen en esta nota:

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

Es una buena opción para enlazar Miami con Miami Beach 28.03%
Es una decisión apresurada con varios puntos pendientes 22.44%
Será bien recibido como un medio de transporte sostenible y accesible para residentes y visitantes 31.09%
No debería acometerse. Sería malgastar fondos sin resolver el problema 18.44%
949 votos

Las Más Leídas