viernes 7  de  junio 2024
SALUD

¿Siguen presentes metales pesados en alimentos para bebés?

Consumer Reports asegura que aún existen desafíos en la industria de alimentos para bebés, se requiere mayor atención para garantizar su seguridad alimentaria

MIAMI.- Nuevas evaluaciones realizadas por Consumer Reports (CR), reflejan que las cantidades de metales como el plomo, arsénico y cadmio en los alimentos para bebés parecen estar disminuyendo, sin embargo el riesgo general no ha experimentado cambios significativos en los últimos 5 años.

En el análisis previo de CR en 2018, se identificaron 33 de los 50 alimentos para bebés como potencialmente peligrosos para la salud infantil debido a la exposición a estos tres metales pesados en combinación.

Desde entonces, se ha hecho una presión constante sobre los fabricantes de alimentos para bebés para que garanticen la seguridad de sus productos. La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) ha anunciado planes para reducir los niveles de metales pesados en los alimentos, reseñó Consumer Reports.

Como parte del nuevo análisis de CR, se reevaluaron siete alimentos para bebés que presentaban niveles preocupantes hace cinco años, en su mayoría productos que los expertos de CR recomendaban consumir en porciones limitadas al día. Se observó una disminución en los niveles de metales pesados en 3 de esos productos, lo que permite a los niños consumir más de ellos. Sin embargo, en otros 3 productos, se encontró un aumento en los niveles de ciertos metales pesados, lo que requiere que los niños los consuman en cantidades reducidas. El límite diario para estos productos no ha cambiado.

Las compañías de alimentos para bebés cuyos productos fueron evaluados, aseguran que analizan tanto las materias primas como los productos finales para la detección de metales pesados.

Según James E. Rogers, PhD, director de investigación y pruebas de seguridad alimentaria de CR, los nuevos resultados demuestran que la industria todavía tiene mucho por mejorar. Algunos productos presentaron reducciones en ciertos metales pesados, pero a su vez, se encontró un aumento en otros metales, lo que resultó en cambios mínimos en la cantidad de alimentos que los bebés podrían consumir. Además, se siguen encontrando niveles preocupantes en alimentos como el arroz, los camotes y los aperitivos, los cuales habían sido señalados como los más preocupantes en pruebas anteriores.

Las investigaciones presentadas por Consumer Reports indica que aún existen desafíos en la industria de este tipo de alimentos, además que se requiere una mayor atención para garantizar la seguridad alimentaria de los niños.

FUENTE: Con información de Consumer Reports

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar