SAN JOSÉ.- JOSUÉ BRAVO
Especial para DLA

El estudio más prestigioso sobre indicadores de desarrollo humano del país le confirmó a los ticos lo que han venido reconociendo a regañadientes a lo largo de los últimos años: que no son la “Suiza Centroamericana” como en otros tiempos creyeron.

El vigésimo informe del Estado de La Nación y la Defensoría de los Habitantes (entidad sobre derechos humanos), elaborado por las cuatro universidades públicas del país, revela que el país modelo en desarrollo de 1990 se convirtió dos décadas después en una nación con mayor desigualdad entre ricos y pobres, sin que aún se haya disminuido ese promedio de 20% de pobres.

Una realidad que los ticos ya no pueden ocultar. La desigualdad se reflejó aún más el año pasado cuando los ingresos promedios del 2% de hogares más ricos fueron 48 veces mayores que los del 10% más pobre.

“La desigualdad del ingreso continúa en su tendencia creciente. El problema se origina en el mercado de trabajo, que se caracteriza por su segmentación y por las diferencias en los ingresos y las oportunidades de empleo de calidad que brinda a las personas”, dice el estudio.

De los 20.7% de pobres que registra el informe, 6.4 viven en condiciones de pobreza, a causa principalmente por el desempleo y la poca educación. Eso significa que la cifra de hogares pobres en 2013 fue de 285.467 y en extrema pobreza a 88.557.

Otros datos reflejan que el país tiene un déficit del 6% de su Producto Interno Bruto, el 32% de los trabajadores no recibe el salario mínimo, el 6,7% de los asalariados no tiene reconocimiento de sus derechos laborales.

Los pobres, jóvenes menores de 25 años y los inmigrantes (principalmente nicaragüense) sobre todo si laboran en agricultura, construcción o servicio doméstico, son quienes más sufren incumplimientos laborales

El 41,2% de los jóvenes de entre 15 y 24 años integra el grupo de los llamados ninis (ni trabajan, ni estudian). A estos datos se le suman los de la reciente Encuesta de Hogares del Instituto Nacional de Estadísticos que cifran el desempleo abierto en 8,6%; a pesar del crecimiento que ha tenido el país en los últimos 5 años.

"El país ha fallado en definir adecuadas políticas de empleo y en no garantizar la calidad del gasto”, ha dicho el director del informe, Jorge Vargas Cullel.

“Estamos crecemos con fallas de mercado; es decir, crecemos pero no creamos empleo (…). El estilo de crecimiento no está logrando acomodar el mayor desembarque de gente joven de la historia”, agrega.

Con tal realidad no es casualidad que los ticos se vivan quejando de las dificultades cotidianas, en un país donde vivir resulta un 20% más caro que el resto de países latinoamericanos.

Los alimentos superan la media un 22% mientras que las medicinas lo hacen un 17% y los combustibles un 9%.

Los servicios médicos privados superan a la media latinoamericana en un 53%, el servicio hospitalario privado en un 46%, la educación privada en un 31%, los servicios personales un 28% y el servicio doméstico en un 41%.

Según Leonardo Merino, investigador del informe, no ha logrado alcanzar a ninguno de los diez países con los que competía en desarrollo en 1990, como Chile o Argentina.

No todo en Costa Rica es más caro, dado que la telefonía es un 64% más barato, la electricidad un 36%, el azúcar un 10% y el agua un 9%.

Tampoco todo que lo ha alcanzado en la misma época tampoco es malo. Maneja logros en mayor producción, expansión de la inversión social y un crecimiento en el valor y la diversidad de las exportaciones.

“Eso resume el progreso que ha tenido el país en materia de salud, educación y riqueza. En términos de desarrollo humano, el estilo de desarrollo y las apuestas forjadas hace veinte años no fueron suficientes, ni generarán logros mayores a los ya registrados", según Merino.

A pesar de las desigualdades y la cruda realidad de los ticos, si usted quiere ser feliz, debe venir a Costa Rica; según el resultado de una encuesta realizada a 40.000 estudiantes de un curso de la Universidad de Berkeley y dado a conocer por la revista Forbes.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario