MIAMI.- Hace quince años que Adamari López tuvo que enfrentar una noticia que le cambió la vida: fue diagnosticada en ese entonces con cáncer de seno. Hoy, la actriz y presentadora deja esa amarga experiencia atrás, pero no olvida qué fue lo que la mantuvo a flote durante la batalla que libró contra esa enfermedad.

Si bien el apoyo de su familia, su fe y buena disposición a la hora de recibir los tratamientos fueron muy importantes en esos momentos difíciles, la boricua de 49 años asegura que su optimismo y ganas de vivir, sin dudas, le ayudaron a sanar.

Te puede interesar

“Yo creo que fue un conjunto de muchos cosas, porque mi familia fue súper importante. La gente que tenia alrededor que estaba orando por mí, que me quería y me mandaba buena energía. La fe en papá Dios, creo que es vital, o en lo que uno crea porque cada cual tiene su creencia. Esas fueron cosas que me sacaron mucho adelante”, manifestó Adamari López a DIARIO LAS AMÉRICAS.

La copresentadora del programa matutino de Telemundo, Un Nuevo Día, recuerda que llegaba a la clínica con buena cara, lista para el tratamiento porque vivir era su única prioridad.

“Sobre todo, siempre traté de mantener una actitud positiva en todo momento, porque yo quería verme sana y en eso me enfoqué. Entonces, cada tratamiento era una oportunidad de estar viva, de eliminar de mi cuerpo esas células cancerígenas y enfocarme en que iba a estar bien. Yo llegaba contenta, con energía. Y así me enfocaba para salir adelante. Los doctores tienen en sus manos la medicina, pero si uno no pone las ganas de vivir, el proceso es más lento”, contó Adamari López.

Precisamente, lo opuesto le ocurrió a su madre, Vidalina Torres, quien perdió la batalla contra el cáncer a los 75 años en diciembre de 2012.

“Mi mamá paso por un linfoma después que yo. Y ella me ayudó mucho en la recuperación, estaba muy fuerte, me ayudó mucho con la oración y con sus mensajes positivos. Pero cuando le tocó a ella, no estaba tan fuerte. Yo recuerdo haberle preguntado: ‘¿Mamá qué pasó con esa mujer fuerte y de fe que me sacó adelante?’ Ella tenía miedo a morir, sus pensamiento la atrapaban más en lo negativo que en lo positivo. Yo no daba crédito, porque no fue lo mismo cuando lo pasó conmigo”, recordó Adamari López.

Introspección

Pero Adamari López, quien hoy vive plenamente junto a su pareja, el bailarín y coreógrafo español Toni Costa, y su hija Alaïa, de 5 años, no se cuestiona por qué tuvo que luchar contra esa enfermedad. Ella hoy prefiere encararla como algo que le tocó vivir por un propósito: autoconocimiento o servir de ejemplo.

“No me pregunto por qué, sino para qué me tocó vivir eso. Para aprender, conocerme más, valorar a la gente que tenía a mi alrededor o para quizás ayudar a otras mujeres que estuvieron en mi misma situación y que no sabían como luchar, cómo enfrentarlo y, tal vez, vieron en mí un ejemplo de una muchacha joven, en aquel momento, que no se lo esperaba , no había un diagnóstico en la familia. Quizás fue para abrirle los ojos a otra gente, para yo poder crecer también. Yo había tenido una vida súper bonita y no había tenido grandes tropiezos en la vida, pero papá Dios me puso unos cuantos como para que aprendiera de ellos (risas)”, reflexionó.

Asimismo, desea concientizar a otras mujeres para que detecten a tiempo la enfermedad y salgan victoriosas al igual que ella.

“Yo me siento bien, llena de energía y de vida, con deseos de que nadie más pase esa enfermedad. Y que si pasa, porque creo que solo por el hecho de ser mujer todas estamos expuestas, deseo que la encuentren a tiempo para que puedan atacarla, tener una buena recuperación y sobrevivir”, dijo Adamari López.

“Creo que esa es la clave: auto-examinarse y detectar la enfermedad a tiempo sin que se haya diseminado en otras partes del cuerpo”, agregó.

Lo verdaderamente importante

Adamari López también exhorta a las mujeres que atraviesan por la enfermedad a no enfocarse en los cambios físicos temporales que ésta puede causar, aunque reconoce que es difícil para cualquier mujer ver su feminidad mutilada con la caída del cabello o por la falta de un seno.

“Yo creo que es muy difícil que un diagnóstico de cáncer no afecte esa parte femenina cuando te tienen que quitar los senos, cuando se te va cayendo el pelo. Pero todo eso se va recomponiendo a medida que van pasando los tratamientos y que te vas recuperando. En ese momento hay que pensar, no en lo que pierdes, sino en lo que puedes ganar. Hay que mantener una actitud positiva, aferrarse a la vida, valorar a la gente que está a alrededor de uno. Eso es más importante, y es un proceso lento pero se puede sobrepasar con una actitud positiva”, expuso.

“Todo eso se puede dejar a un lado, porque son cosas temporeras. Hay que valorar las cosas que uno debe mejorar de uno mismo. A veces, es un proceso en el que hay que poner un chip diferente a la vida y no preocuparse por lo estético, sino por lo que se puede aprender, qué se puede ganar de la gente que esta a tu alrededor, qué se puede resaltar de la esencia de uno como mujer y como ser humano para no dejarse afectar por lo físico”, reiteró Adamari López.

Con el diagnostico y luego la recuperación también vino un cambio de mentalidad en cuanto a llevar un estilo de vida saludable para evitar una recaída.

“Hay que tomar mucha agua para estar bien hidratados. Hay que alimentarse con alimentos que nos ayuden a fortalecer el sistema inmune: muchas verduras, poca carne roja. Y, a veces, lo cumplo, a veces no, pero uno trata de seguir ese régimen para minimizar las posibilidades de que regrese la enfermedad. No se debe tomar café; las cosas con soya no son las más recomendables cuando se tiene un cáncer que se alimenta de estrógeno y progesterona. Así que uno va aprendiendo en todo el proceso qué cosas benefician o perjudican al cuerpo para no volverse a enfermar y que sea porque se esté haciendo algo indebido”.

Aparecen en esta nota:

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

Las Más Leídas