MADRID.- Natividad Macho Álvarez, más conocida como Nati Mistral, ha muerto este domingo a los 88 años en Madrid. La actriz y cantante fue ingresada el pasado 27 de octubre de 2016 en estado muy grave tras sufrir un derrame cerebral y desde entonces estuvo hospitalizada en diversas ocasiones.

El huracán castizo, como también le llamaban, deja un legado de más de siete décadas sobre el escenario, con una fecunda carrera como cantante y actriz, marcada por su estilo único y peculiar, asentado sobre su penetrante voz, y explosivo temperamento.

Nati paseó su talento por el drama teatral, la comedia musical, la zarzuela, el teatro clásico, la música, el cine y los recitales poéticos. Y tanta capacidad influyó en que las nuevas generaciones le recuerden asociada al cine folclórico.

Además, Nati Mistral (tomó su nombre de la escritora chilena Gabriela Mistral, admirada por su madre), fue la primera cantante española que actuó en la BBC y estaba considerada como la actriz que más veces había interpretado textos de Federico García Lorca. “No hay un estilo propio de Nati Mistral porque nunca me he sujetado a nada, necesito una constante renovación, ando siempre buscando cosas nuevas”, dijo en una entrevista en EL PAÍS.

La niña prodigio

Con solo 12 años y sin autorización paterna, la pequeña Natividad se presentó a un concurso en Radio Madrid y ganó cantando el fado «Ropa blanca». A pesar de las reticencias familiares, siguió sus estudios en el Conservatorio, y con 15 años recién cumplidos entró como meritoria en el Teatro Español, donde haría papeles cortos, a veces de figuranta, cobrando dos pesetas diarias.

A los 17 años interpretó su primera película: «Currito de la Cruz». A «Currito de la Cruz» seguirían otras películas como «Oro y marfil» y «María Fernanda la jerezana». «Películas, escribió Harpo en ABC, en la línea folclórica de aquel entonces, sin demasiada calidad, que no le ofrecieron ocasión para mostrar su temperamento. Nati era entonces un prototipo juvenil de mujer española: cabello ala de cuervo, ojos negrísimos, que cantaba muy bien, sin afectación, sin mimetismo hacia otras artistas ya consagradas, que lucía su belleza y nada más».

Como actriz dramática protagonizó obras como, con la Compañía del Teatro Nacional, Antígona, Fuenteovejuna, Fortunata y Jacinta, Bodas de sangre y Divinas palabras. Y llegaron sus triunfos y reconocimientos: Premio Nacional de Teatro en 1997; el Premio Mayte de Honor en, 2006; o Premio José Isbert de Teatro de 2007.

Nati Mistral es recordada, además, por sus opiniones contundentes:

“A mí no me calla nadie”

Se definía como: “soy española, madrileña y monárquica, y presumo de muy derechona”. Aseguraba ser “más facha que nadie”, pidió en su momento a la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, que recurriera al ejército para limpiar las calles de Madrid o calificó a Pablo Iglesias, de Podemos, como “eso” o “el chico de las fotocopias”. Sobre la televisión creía que había terminado con los “actores de verdad”, porque hoy ninguno sabe “decir y sentir” un texto.

FUENTE: Especial

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario