Embed

MIAMI.- Ágatha Ruiz de la Prada quiere ser conocida como “la diseñadora de la ropa feliz”. Así lo expresó la española que trajo sus creaciones a la vigésimo segunda edición del Miami Fashion Week.

De la Prada mostró su nueva colección crucero ideada exclusivamente para la pasarela miamense, que la modista considera relevante en el mundo de la moda.

Te puede interesar

Aunque la modista española inicialmente pretendía hacer un recorrido a través de los años con sus piezas más emblemáticas, terminó improvisando una colección en la que imprime su sello: la originalidad de la mano del color y la alegría.

“Yo tenía la idea de hacer una colección que fuera de mis grandes trajes, que algún día la tengo que traer a Miami. De los trajes que han marcado todas mis épocas, mis trajes con ruedas, con michelines, los hula hoops (aros), todos. Trajes con corazones gigantes, con estrellas. Y entonces hemos improvisado la colección”, contó Ágatha Ruiz de la Prada a DIARIO LAS AMÉRICAS.

“Hasta hace muy poco ni siquiera sabía si se iba a poder hacer el Miami Fashion Week, porque esto ha sido un milagro. La hemos hecho única y exclusivamente para aquí, porque para nosotros el Miami Fashion Week es súper importante. Miami es el centro de lo que es Latinoamérica, Centroamérica y Norteamérica y encima hay una vida cultural y es súper divertido. Y por eso creo que en el Miami Fashion Week, porque pienso que puede ser más divertido que el New York Fashion Week”.

Asimismo, reconoció que la industria de la moda vive un momento de cambios, en el que conceptos como el metaverso (un universo virtual) cobran relevancias, mientras otros como el de la colección crucero podrían desaparecer.

“Ahora estamos en un momento de muchos cambios en el mundo de la moda. Y lo de la colección crucero es un concepto que dentro de poco se va a quedar anticuado; lo que es importante es el tema de la sostenibilidad y de los metaversos”, dijo.

La creatividad es lo que sostiene a la moda, y la reinvención no se hizo esperar ante los nuevos tiempos, en los que los fashion films han reemplazado o complementado los desfiles. Y ahora llegaron para quedarse.

“Yo creo que dentro de 10 años nos parecerá como si hubieran pasado 100, porque la pandemia lo cambia todo, sobre todo, una cosa que ha estado clarísima que ha pasado es que la pandemia ha acelerado todo. Ha habido una cosa muy bonita, porque al principio no se podían hacer desfiles, yo siempre los hice, porque Madrid fue la única capital que no paró de hacer desfiles, sin público, pero en otros sitios como París lo que decidieron hacer fue fashion films”, recordó.

“Entonces el que hace la película es más importante que el diseñador, porque al final la gente se va a poner una faldita que es más o menos apretada, pero la imagen, que es lo importante, está hecha virtual. Entonces las mejores marcas tendrán los mejores directores”.

Para De la Prada, ya es hora de cambiar ciertas cosas, por lo que se propone rescatar el concepto de la comodidad, algo que encuentra en Miami.

“Creo que en el mundo de la moda se ha abusado mucho de la antipatía, que una mujer muy antipática es muy sexy. Y yo creo que lo divertido es que la gente sea simpática, que esté cómoda, que sea feliz

“Y si me pones unos tacones de 20 centímetros, estoy un ratito, pero si quiero hacer una vida divertida, ver museos, amigos, leer, andar, tengo que estar cómoda. Entonces, por qué el ir cómoda hasta ahora no ha sido sexy. La mujer más rica de EEUU, que podría ser la ex de Bill Gates, Melissa, va con unas deportivas. Entonces, en estos últimos 50 años la evolución de la moda ha sido totalmente hacia la comodidad. Y llegas a Miami y ves a todo el mundo que parecen que salen del gimnasio. Lo que prima en EEUU es la comodidad, eso hay que adaptarlo a la moda”, señaló.

El arte en la moda

A De la Prada, quien se ha inspirado en las artes plásticas para diseñar a lo largo de su carrera, le hace ilusión que el Miami Fashion Week se fusione con arte.

“Toda la vida lo que más me ha inspirado ha sido el mundo del arte, por eso me gusta que el mensaje del Miami Fashion Week sea arte y moda, porque ha sido en lo que he creído siempre, mi fuente de inspiración”, dijo.

El desfile de la diseñadora tomó como pasarela a la galería Gary Nader Art Centre. Así, entre cuadros de Botero y otras obras de importantes artistas, mostró su propuesta, en la que primaron piezas coloridas y holgadas, que exudan su esencia: alegría y comodidad.

“Soy una diseñadora que me encantaría hacer ropa feliz y que la gente me conozca como la diseñadora de la ropa feliz”, expresó.

“Tengo la suerte que empecé haciendo una ropa muy rara y todo el mundo pensó que nadie se la iba a poner. Y al final, contra todo pronóstico, se la ha puesto muchísima gente”.

Sobre los corazones, recurrentes en sus diseños, comentó que nada tienen que ver con el romanticismo.

“Es que soy pop, no es que sea romántica. Y en lo pop hay muchos corazones, mucho love (amor), mucho arcoíris, flores, porque era lo hippie, más que el romanticismo, es lo pop”.

Aparecen en esta nota:

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿La emigración interna en EEUU ha impulsado el aumento de precios? 30.87%
¿Los gobiernos locales deben ofrecer alternativas asequibles ante el alza de precios de alquileres? 35.69%
¿Las personas jubiladas deben recibir algún tipo de asistencia para poder enfrentar esos precios? 33.44%
23349 votos

Las Más Leídas