Embed

MIAMI.-Recorrer su isla natal de oriente a occidente en busca de sus raíces musicales le valió a Aymée Nuviola mucho más que la satisfacción de llevar a casa su primer Grammy, la cantante cubana también constató que ese público que la vio surgir no la ha olvidado.

“El verdadero viaje fue ese, porque fue muy emotivo. Fuimos a muchos lugares, a las provincias orientales y cuando llegué a Santiago de Cuba, me di cuenta de que Santiago no se había olvidado de mí”, expresó Nuviola a DIARIO LAS AMÉRICAS.

Te puede interesar

“La gente salió a la calle con el ánimo de verme, de darme un abrazo, de participar en el documental. Y lo verán en las imágenes, Dios quiera pronto cuando por fin se acaben las negociaciones para sacarlo”, agregó sobre el material visual que acompaña al trabajo discográfico.

La producción merecedora de tal distinción es A Journey Through Cuban Music, un disco de música cubana, grabado en varios puntos de la geografía de Cuba, adonde Nuviola llegó buscando las voces de las grandes figuras que participaron en el premiado álbum, y en donde también encontró calor humano.

“Fuimos a Pinar del Río, a Varadero, Matanzas, para ver la cuna de la rumba y del danzón. Fue un viaje lindísimo de meternos en las casas de la gente con cámaras. Hablamos con personas que han tenido contacto directo con grandes creadores de la música cubana, fuimos a lugares donde hacen instrumentos musicales, fue una experiencia maravillosa”, contó.

“Cada vez que voy a Cuba, la veo distinta. Es raro, porque es como si uno fuera viendo diferentes perfiles como un prisma al que se le da vueltas, y un día ves una cosa y otro ves otra. Sí la vi diferente, muy diferente a cuando yo vivía allí. Y cuando vas por el interior del país ves las dificultades y también cosas positivas en cuanto a la gente, cómo está de ánimo la población, cómo se reflejan con el artista que no vive en Cuba. Y eso se ve mucho en el oriente del país, ese calor humano que a veces se diluye un poco en las capitales, porque hay gente de todos lados y la vida es más convulsa. Pero en Santiago, en Guantánamo, uno siente que la gente aún recuerda a sus artistas”, agregó la cantante, quien hace unos 15 años radica en Miami.

A Journey Through Cuban Music repasa la historia de la música cubana, desde los sonidos tradicionales hasta los actuales, en las voces de Omara Portuondo, el Septeto Nacional, Los Muñequitos de Matanzas, entre otros.

Incluye el tema Dónde estabas anoche, que grabara el Ignacio Piñeiro del Septeto Nacional; la legendaria Lágrimas negras; El atrevimiento, que popularizara la agrupación Irakere; Somos cubanos, de los Van Van; Taxista, de Descemer Bueno y Kelvis Ochoa, en versión changüí, y El Manisero, con el piano de Gonzalo Rubalcaba.

“El que hicimos en changüí es uno de mis preferidos porque es muy peculiar. Son temas bien antológicos y otros que escogimos que son representativos de la contemporaneidad de la música cubana y de la manera en la que es capaz de fusionarse, que eso era algo que también queríamos mostrar a través de este disco”, dijo.

“La mayoría del disco se grabó en Cuba y otra parte en Miami. Aquí grabamos con Gonzalo Rubalcaba, Chucho Valdés y otros músicos que participaron en la producción desde este lado. Aquí se editó, se masterizó y se mezcló”, añadió.

Un baño de cubanía

La cantante, que Oscar D’ León bautizara como La Sonera del Mundo afirmó que A jorney through Cuban Music no podría haber sido gestado en otro suelo que no fuera el cubano.

Tras la gira que realizó por su país natal para grabar el disco, a su regreso a Miami, donde radica el grueso del exilio cubano, Nuviola recibió críticas en el contexto de un renacer de cuestionamiento a los artistas de esa nación que distancian su quehacer de las posturas políticas respecto al régimen imperante en Cuba.

“(Si no hubiéramos ido) muchas de las grandes figuras que participaron no hubieran podido participar, figuras que son una institución de la rumba, de nuestras raíces. Ellos no hubieran podido venir, no lo hubieran podido costear ni nosotros hubiéramos podido hacer esa inversión. Tampoco hubiera podido participar el Septeto Santiaguero, ni Coto, que es uno de los grandes treseros que está en el disco, ni Son del Guaso, que fue otro grupo de Guantánamo que hizo el changüí”, señaló.

“Todo lo alineó Dios para que fuera allí y en ese momento. Nosotros hicimos nuestro trabajo y regresamos con el sabor de haber tenido ese contacto con nuestra tierra, con nuestra gente, incluso, tuve la dicha de darles participación en un proyecto mío a gente que estudió conmigo en la escuela de Arte. Y eso me hace muy feliz. Creo que valió la pena porque, además, es un acto de respeto y valentía ir allí a hacer un proyecto de música cubana residiendo uno acá, porque no es fácil ir; es algo que no es común y eso también hay que tenerlo en cuenta. Yo siempre digo que aunque yo no viva en Cuba, Cuba vive en mí. Y eso no lo voy a negar, es mi patria, el suelo donde nací. Y ahí están los cubanos, que merecen un respeto y un poquito de lo que nosotros hacemos de este lado”, agregó.

Pero en su paso por la isla no solo grabó con músicos de trayectoria, también lo hizo con jóvenes talentos.

“Colaboré con Mas con menos, un grupo de La Habana. Eduardo Ramos es el percusionista principal y director, es un tremendísimo artista, grabamos el tema Punto cubano. Ellos me lo pidieron, y yo con mucho gusto accedí a participar en su producción. A pesar de lo jóvenes que son, tienen un conocimiento muy profundo de la música cubana y de cómo ejecutarla”, expuso.

Lo próximo

Del proyecto, que inicialmente consistiría en una serie de tres discos, pronto se desprenderá el segundo.

“Originalmente se habló de tres volúmenes y después pensamos en dos por lo complicado que fue el proceso de hacer el primero. Ya tenemos el segundo volumen, se va a llamar Viento y tiempo, lo grabamos en vivo”, adelantó.

Se trata de un álbum que Nuviola concibió junto al pianista Gonzalo Rubalcaba y que da continuidad a A jorney through Cuban Music.

“También tiene canciones de música cubana; tiene danzonete, que no tenía el otro, canciones de Juan Formel; Pastorita, una canción muyconocida; Viento y tiempo, de Kelvis Ochoa; una canción mía que se llama La rumba callejera; un bolero muy lindo de Armando Manzanero, que se llama El ciego, entre otros temas”, detalló.

“Pero aquí vamos un poco más allá a explorar cómo esta música ha impactado a otros países de Latinoamérica como México. Creemos que debe estar listo para el mes de junio. Ya tenemos vendida la gira por toda Europa; empezamos en el Festival de Jazz de San Francisco y después nos vamos a Europa”.

Aymée Nuviola también tiene en su haber un Latin Grammy por Como anillo al dedo (2018). Sobre su reacción al recibir el Grammy por A jorney through Cuban Music, manifestó:

“En ese momento sentía que me había quitado de arriba una responsabilidad, porque con este disco sentía sobre mis hombros el peso de la música cubana, de todas las grandes figuras que participaron y lo hicieron con tremendo cariño. Y me sentía un poco responsable de que a cada uno se le retribuyera el esfuerzo y la cooperación. Creo que no existe mejor manera de retribuirlo que esta”.

“Me puse muy nerviosa. Tenía cosas en las manos y mi esposo me las iba quitando por el camino al escenario. No había preparado nada, ni un papelito ni discurso de agradecimiento. Y cuando llegué ahí arriba, me acerqué al pódium, le di gracias a Dios primero, como siempre hago, y después a lo que me vino a la mente. Estaba muy emocionada”.

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

Varias municipalidades de Miami-Dade comienzan a reabrir locales comerciales no esenciales como restaurantes, cafeterías, barberías, salones de belleza y tiendas minoristas, bajo estrictas medidas de sanidad. Usted, ¿qué piensa?

Es una decisión precipitada. Vamos a sufrir un rebrote de COVID-19.
Hay que abrir ya la economía y aprender a convivir con este virus.
La responsabilidad individual será lo que diga si reabrir está bien o no.
Hay que mejorar nuestro sistema inmunológico, esa es una defensa natural.
ver resultados

Las Más Leídas