MIAMI.- Ninguna prueba difícil impidió que Yeikel Santos emprendiera en Cuba, cuando apenas era un adolescente, diversos proyectos relacionados con la cocina que le abrieron las puertas a ese maravilloso mundo, en el que hoy se desempeña como un exitoso chef.

Tras darse a conocer en diferentes espacios televisivos en la isla y en publicaciones impresas, Santos decidió buscar su camino en otros lugares para alcanzar, como él mismo definió, sueños más grandes.

“Todos los cubanos somos perseverantes y tratamos de luchar por un sueño, queremos salir adelante y ayudar a la familia. Establecerme en Estados Unidos ha sido difícil, porque mis seres queridos más allegados están en la isla. Nunca te adaptas a vivir lejos”, narró el chef que trabaja en uno de los lujosos restaurantes de Bal Harbour en Miami Beach.

Sobre esas metas que fueron su motivación, el graduado de le Cordon Bleu, aseguró que fueron las mismas que de una manera u otra le hicieron darse cuenta de que en su país, todo lo que había imaginado, ya había podido convertirlo en realidad.

“Una de las cosas que me motivó a llegar a Estados Unidos fue poder tener la posibilidad de alcanzar mis metas. En Cuba sentía que las cosas que había logrado ya no eran suficientes: pude hacer un programa de televisión, enseñé a mucha gente a mejorar su alimentación y a sembrar plantas”, agregó.

Embed

Y aunque aquí encuentra en sinfín de posibilidades para crecer profesionalmente, asegura que una de las cosas más difíciles ha sido adaptarse a un nuevo sistema económico y cultural.

“Miami para mí es como una pequeña Cuba, hay muchos compatriotas, pero lo más difícil ha sido llegar y no saber perfectamente el inglés para poderme desempeñar mejor en lo que hago”, dijo.

El chef Yeikel Santos se reinventa desde la cocina.
El chef Yeikel Santos se reinventa desde la cocina.
El chef Yeikel Santos se reinventa desde la cocina.

Camino a la verdad

No fue sencillo traspasar la barrera migratoria cubana, pero la paciencia y perseverancia de Santos hicieron que los caminos se abrieran favorablemente hacia una de las experiencias más fructíferas que ha tenido en su carrera profesional.

“Fue difícil irme para México, fueron meses de mucho estrés en los que casi no pude dormir. Aunque tenía la aprobación de la escuela en la que iba a estudiar, tenía que gestionarme la vida por mí mismo. No pude quedarme más tiempo en ese país porque no contaba con los medios económicos para subsistir”, dijo.

La nación azteca fue casa y escuela, y también fue pilar de vivencias irremplazables que lo dotaron de una mayor sabiduría.

“Mi paso por México me dio la posibilidad de aprender de una cultura totalmente diferente. Me encantó la manera tan artesanal en la que se elabora la comida, es un trabajo distinto y tiene un toque especial. El sabor de la comida es espectacular”, dijo Santos, quien asistió al Colegio Culinario de Morelia en Michoacán.

De vuelta a sus memorias, dejar atrás a México fue una decisión que llegó antes de lo previsto y que, también, dolió en lo profundo.

“Llegar a Estados Unidos fue la oportunidad para ampliar mis horizontes en cuanto a la cantidad de alimentos y la materia prima que se utilizaba. La gran facilidad para encontrar cualquier tipo de ingrediente me motivó mucho para crear mis recetas”, resaltó.

Cocina en Estados Unidos

Llegar a Norteamérica supuso para Santos, quien también había conocido de cerca la cocina italiana, un encuentro con frutas que crecían fuera de temporada o comida que en menos de dos minutos estaba lista para servir.

“Aquí encuentras cualquier tipo de fruta en toda la temporada, y aunque tal vez no tengan la calidad que como chef uno busca, también se trata de tener conocimiento de qué estamos ingiriendo y saber de dónde proceden”, aseguró.

Además de su labor como chef, no descarta en un futuro crear lo que sería una fuente de vida y alimentación saludable.

“Uno de mis sueños es tener tal vez una pequeña finca o un lugar donde pueda producir mis propios alimentos de manera natural y sin pesticidas, que a largo plazo dañan la salud. Indudablemente muchas veces comemos alimentos que ya están cocinados y congelados, sin saber qué tan dañinos son en realidad”, aseveró.

Prepararse académicamente es también algo importante para Santos, quien comenta orgulloso que fue alumno de la prestigiosa academia culinaria Le Cordon Bleu.

“La experiencia en esta escuela me enriqueció muchísimo tanto por la teoría como por los profesores, que nos enseñaron técnicas muy valiosas. Y aunque considero que cada persona tiene un cocinero dentro porque todos los días hay que preparar comida, mi paso por Le Cordon pulió mi pasión por el arte culinario”, aseguró.

Para Santos, poder transmitir sensaciones a través del sabor de sus platos es algo difícil de describir con palabras.

“Lo mejor que tiene ser chef es poder enseñar a otras personas a cocinar y transmitir amor a través de la cocción de alimentos. Una de las cosas que más me gusta es que a las personas les agrade lo que preparo, indiscutiblemente el amor entre por la cocina”, reveló.

Sus preferencias cuando cocina se reducen a hacer feliz a quien prueba el platillo, es por eso que cuida muy bien cada paso a seguir mientras elabora una receta.

“Me gusta crear platos diferentes que tengan un toque especial y que puedan llegar de manera especial al paladar de quienes lo prueben. Me encanta toda la comida y también me interesa conocer las culturas de cada país a través de sus platillos. Eso es algo sin precedentes”, alegó.

Televisión y cocina

Además de su trabajo como chef, Santos disfruta el poder acercarse a la audiencia latina a través de la pequeña pantalla, tal y como hacía en Cuba en años anteriores.

“Cada viernes participo en el programa de Unimás Café News en donde llevo tips sobre cómo mejorar la alimentación y hacer las cosas más fáciles al momento de preparar cualquier plato. Igual dedico un espacio a hablar de cómo podemos preservar mejor los alimentos y comer de manera saludable”, explicó.

Esta misma pasión lo ha llevado a crear su propia plataforma interactiva, una iniciativa con la que pretende animar a las personas a que aprecien el arte de cocinar.

“Actualmente estoy enfocado en mi proyecto de Youtube Cocinando con Yeikel, en donde siempre cocino algo diferente, ya sea con un invitado famoso o solo. Tratamos siempre de mostrarle a la audiencia que los artistas también se desarrollan en la cocina. Hay algunos que no saben hacerlo y me ha tocado enseñarlos”, resaltó.

Si bien su proyecto va haciéndose notar cada día, el chef asegura que lleva un esfuerzo extra que pocos se imaginan.

“Sé que es una iniciativa difícil porque la hacemos en tiempo récord, cuando estamos fuera del horario de trabajo”, dijo sobre el programa que tiene dos emisiones semanales.

Asimismo, se refirió a sus proyectos editoriales, ámbito en el que debutó recientemente con la publicación de su primer libro de recetas, en donde también reúne consejos valiosos al momento de procesar los alimentos.

“También tengo pensado hacer un segundo libro que sea la continuación de En la cocina con Yeikel, y que cuente con las recetas preferidas de artistas cubanos e internacionales”, acotó.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario