Embed

Tiene un año, nació en Dalton, Georgia, se llama Lucas Warren y su sonrisa y su gracia le permitieron ser elegido entre 140.000 concursantes como el nuevo bebé Gerber.

Su madre, Cortney Warren, envió su foto al concurso sin muchas expectativas, pero con la certeza de que a pesar del síndrome de Down, su hijo tenía “una personalidad increíble que le ha permitido superar cada uno de los hitos de la infancia con mucha facilidad”, dijo en comunicado oficial la compañía de compotas.

Ningún bebé como él había sido elegido en casi un siglo de concurso, pero los tiempos cambian y las maneras como se representa la belleza parecen estar cambiando e influyendo en las industrias.

Los papás de Lucas recibirán un premio de 50.000 dólares y el bebé aparecerá en las publicidades de la marca y en los productos.

“Creemos que cuando crezca, Lucas va a estar orgulloso de sí mismo y no avergonzado de su discapacidad”, aseguró la mamá.

Los progenitores de Lucas están convencidos de que este premio ayudará a que muchos niños con necesidades especiales sean "aceptados, reconocidos y no limitados".

“Cada año elegimos al bebé que ejemplifica de la mejor manera el legado que ha construido la marca en el reconocimiento de que cualquier bebé es un bebé Gerber”, afirmó Bill Partyk, presidente de la compañía.

Por su parte, el papá de Lucas dijo: “Esperamos que esto impacte a muchos y que traiga un poco de luz en la comunidad con necesidades especiales y, sobre todo, que ayude a que muchos más niños como Lucas sean aceptados, reconocidos y no limitados”.

En 1928, la marca de papillas, compotas y cereales para bebés Gerber lanzó por primera vez un concurso para encontrar la cara de un pequeño que inspirara sus campañas publicitarias y acompañara la imagen de sus productos.

FUENTE: REDACCIÓN

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario