MIAMI.-Promover el respeto a las diferentes culturas desde la infancia, es una las tareas que la arquitecta Mila Hajjar desarrolla a través de la literatura y la pintura en Miami. Nacida en Venezuela e hija de inmigrantes italianos, Hajjar afirma que recibir la influencia cultural de dos naciones la marcó siendo una niña, y estimuló en ella la conciencia social y el valor de la empatía que hoy la impulsa a compartir un poderoso mensaje con las nuevas generaciones.

“Mi padres eran italianos y después de la guerra se fueron a vivir a Venezuela. Llegaron a ese país y, quizás sin darse cuenta, intentaron reproducir ahí, junto a otros compatriotas de ellos, una pequeña Italia. Yo iba al colegio italiano y pasaba el fin de semana en el club italovenezolano. Siempre estuve acostumbrada a pertenecer a dos países, por eso cuando llegué a Estados Unidos absorbí como una esponja sus costumbres”, recordó la autora del libro infantil Mamá y Pupa sobre su llegada a Miami hace más de 15 años.

Te puede interesar

Acostumbrada a reinventarse sobre la base del amor y el respeto a la diversidad, Mila Hajjar desarrolla su pasión por el arte con la esperanza de que los niños absorban la riqueza cultural y la empatía a través de la diversión y el aprendizaje, tal como sucede en su libro Mamá y Pupa.

“Mientras era voluntaria en un animal shelter (refugio para animales) me enamoré de una gatita de nombre Pupa que se rehusaba a comer, así que decidí adoptarla. El libro habla de las vicisitudes que tuve para que Pupa al fin comiera y de la gran enseñanza que este proceso me dejó. Además, quise aprovechar esta historia para mostrarle a los niños que no existe una sola realidad y que cada quien interpreta los hechos según el punto de vista que tiene. Por eso, en el libro en las páginas izquierdas aparece el punto de vista de la mamá sobre cada situación; y en las páginas derechas, el de Pupa”, reveló la autora.

Promoviendo cultura

Graduada con honores en Arquitectura en Nápoles, Italia, y con estudios posteriores en Szomathely, Hungría, Hajjar trabajó como arquitecta durante 20 años en la isla de Margarita, Venezuela, donde ganó su primer premio como pintora, en el Salón de Arte Maneiro. A partir de ahí su carrera como artista cobró vuelo y desde entonces ha realizado más de 150 exposiciones en países de América, Europa y Asia.

“Yo creo que nací con un pincel en la mano. Mi primera exposición la hice a los 12 años con una serie de óleos. De esas obras conservo dos”, recordó.

Su misión

Con el fin de ayudar a los niños a desarrollar la empatía y la tolerancia, Mila Hajjar también desarrolla shows de títeres, cuentacuentos, obras de teatros, talleres para padres y niños, clases de arte y fiestas de cumpleaños.

“Aprender los valores universales desde pequeños mejora la calidad de nuestras vidas y nos da mayor armonía y paz. Amo a los niños y he tenido la suerte de encontrar en mi camino dos artistas increíbles, Yalinda Carames y Mariam Tamborenea, que sienten lo mismo. Desde un principio amaron a Mamá y Pupa y juntas le hemos dado vida a los personajes del libro”, dijo Hajjar, quien ha trabajado como voluntaria por años con niños en estado de abandono inicialmente en Venezuela, en la Casa Hogar María Goretti de La Asunción, y en Miami en el Hospital Jackson.

“El aprendizaje no debe ser tedioso ni debe ser excluido de lo que se considera diversión. En una fiesta de cumpleaños, por ejemplo, los niños pueden aprender a respetar las opiniones ajenas riéndose mientras escuchan el cuentacuentos animados, pueden expresar sus sentimientos usando pinceles y acrílicos y hasta crear una danza que exteriorice su estado de ánimo”, finalizó.

Si desea conocer más acerca de Mila Hajjar y sus cuentos, puede visitar su perfil de Instagram @mamaypupa o los sitios web www.momandpupa.com y www.milahajjar.com.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Está de acuerdo con que el sistema de autopistas que maneja el MDX en Miami sea transferido al estado de la Florida?

No
No tengo idea
ver resultados

Las Más Leídas