MIAMI.- Toda una gran celebración del amor y la cultura mexicana fue la boda del chef James y Russel Conde, quienes por falta de una tuvieron dos ceremonias: la primera sin testigos y la segunda rodeados del cariño de familiares y amigos. Ambas en un exclusivo y paradisíaco escenario del Caribe: el hotel Grand Velas, en la Riviera Maya.

La pareja, que recientemente anunció que espera su primer hijo, escogió darse el “sí” dos veces en ese destino, porque México los sedujo desde hace un tiempo y guardan gratos recuerdos de ese país.

Te puede interesar

“Nosotros hemos tenido momentos muy lindos en México, en ese mismo hotel, en el Grand Velas, que es paradisíaco. Una de las razones por la cual hicimos todo allá fue porque es un lugar que nos ha traído mucha magia, muchos recuerdos bonitos, fotos, videos. Yo trabajé mucho tiempo en México a inicios de mi carrera en la gastronomía, y le fui cogiendo un cariño especial. Los dos tenemos un vínculo tremendo con la cocina mexicana”, contó el chef James a DIARIO LAS AMÉRICAS.

“Y es un lugar que nos encanta culturalmente, porque sentimos que México es siempre fiesta, es el mariachi, la comida casera, es juntarse y celebrar. Es una celebración constante al punto que festejan el día de los muertos, pero celebrando la vida en otro mundo”, agregó.

Para concretar la unión optaron por una ceremonia maya que realizaron entre dos, sin invitados, el pasado 14 de octubre, en un espacio reservado del lujoso hotel, donde el primer fin de semana de agosto ofrecieron una gran fiesta que duró tres días.

“El Grand Velas es increíble, porque es uno de los pocos hoteles que conserva reservas naturales, tiene flora y fauna salvaje. Hicimos la boda sorpresa, que fue una ceremonia maya, en un cenote que tiene el hotel. Quisimos hacer algo diferente por el lado rebelde que nos caracteriza. Sabíamos que íbamos a tener consecuencias familiares (risas) Pero también sabíamos que lo iban a entender y, aún más, después de la fiesta que íbamos a preparar”, recordó.

“Mi familia, en su gran mayoría, es de la clase trabajadora y quisimos regalarles un fin de semana de unión familiar, de compartir, que vieran un mundo de fábula, que es tan diferente al mundo en el que vivimos hoy en día”, añadió.

La buena mesa inspirada en la culinaria mexicana y un variado programa de actividades fueron el epicentro de la boda, que contó entre los presentes con Adamari López y Rashel Díaz, compañeras del chef James ante las cámaras de Un Nuevo Día, el show matutino de Telemundo.

“Fue una boda de tres días con un montón de actividades que hacer. La gente salió cansada. Todo dedicado a lo que a nosotros nos mueve y a lo que a mí me ha cambiado la vida: la gastronomía”, dijo.

Los invitados tomaron clases de cómo elaborar una receta típica yucateca de barbacoa, que requiere de las bondades de la tierra para su elaboración. También compitieron por preparar el mejor ceviche y cataron bebidas ancestrales.

“Quisimos exponerlos a esa cultura y, sobre todo, que se desconectaran de la realidad. Con Adamari y Rashel, que fueron mis bailarinas invitadas, tuvimos una clase de zumba con mimosas el día de la boda a las 9 de la mañana”, detalló.

“Y fue muy divertido, porque salimos un poquito de la zona de confort. Estábamos como cuando uno pierde la perspectiva de las cosas y no le importa si está bailando bien o mal. Así se sentía la gente y nosotros estábamos felices de ver a todos compartiendo y disfrutando”, agregó.

Sobre el embarazo de su esposa, que espera a su primogénito, comentó que no le tomó de sorpresa.

“Nos da mucha alegría e ilusión, porque es algo que siempre ha sido importante para nosotros. Russel y yo teníamos el sueño de tener una familia, y de que el primer hijo fuera varón. Y gracias a Dios así se ha dado todo ¡Viene un varoncito en camino!”, expresó.

“Teníamos todo súper planificado, las fechas también, sabíamos cuando queríamos tener el bebé. Y bueno, pues empezamos a hacer la tarea y al mes siguiente ya Russel estaba a la espera. Cuando los dos tienen la ilusión de tener un bebé y viene planificado, las cosas son mucho más bonitas que cuando de repente te sorprende y no estás preparado”, afirmó.

James y Russel, ambos originarios de Los Teques, Venezuela, se conocieron hace unos 23 años en la escuela donde ambos practicaban Karate. La pareja perdió el contacto luego de que el chef emigró a Miami y una década después se reencontraron.

“Llevábamos 13 años de novios antes de casarnos. Fuimos compañeros de equipo por mucho tiempo. Y después de 10 años un día nos encontramos en el Dolphin Mall y nos saludamos. Yo trabajaba en una tienda y ella me pidió trabajo, y le di el trabajo. Seguimos siendo amigos y todo el rollo, pero bueno se terminó enamorando del jefe”, contó, entre risas.

Aun no encuentra el nombre ideal para el pequeñín, pero desde ya están dispuestos a inculcarle los buenos hábitos de alimentación.

“Hemos contemplado ponerle mi nombre, pero esa sería la opción más fácil. Queremos un nombre que tenga un gran significado”, reveló.

“En casa nos tomamos muy en serio el tema de la comida. Mientras mejor comamos, y no me refiero a comer saludable sino a comer lo que nos gusta, nuestro estado de ánimo cambia, más alegría nos da y vivimos plenamente. Así que por supuesto que le enseñaremos eso al chiquitín”, añadió.

Asimismo, compartió su teoría sobre la crianza de los hijos.

“Sí sabemos que nos va a cambiar muchos aspectos de la vida, eso lo tenemos muy claro. Pero al mismo tiempo pensamos que también es un proceso de adaptación de ambos lados, de nosotros a él y de él a nosotros. Hay que tener en cuenta que él viene a un mundo ya establecido. Entonces queremos trabajar eficientemente para adaptarlo a nuestro entorno, a nuestra rutina para que se nos haga mucho más sencillo el proceso y, sobre todo, que él no lo sufra”.

Además de consentir y cuidar a su esposa, el venezolano prepara su segundo libro de cocina que asegura propone un concepto diferente.

“Teniendo en cuenta que constantemente estamos a dieta, el enfoque es romper todos los paradigmas, para comer como nunca y estar en el mejor peso y saludables, porque vamos a comer como siempre debimos haber comido”, anticipó. “Ya está prácticamente listo, con un concepto súper innovador, que sentimos que va a revolucionar el mundo de los libros de cocina, porque no se había hecho nada igual. Aún no tengo fechas, nos queda terminar ciertas negociacioncitas y salir adelante”.

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Está de acuerdo con la salida de las tropas de EEUU del norte se Siria?

No
No sé
ver resultados

Las Más Leídas