Maluma no omite detalles de su vida familiar, habla sin tapujos sobre sus gustos, su estilo de vida, defiende las letras de las canciones y aclara que la imagen que proyecta no se corresponde con su verdadera esencia personal.

Todo eso hizo el cantante colombiano en una entrevista que ofreció a El País de España que se reproduce en esta nota parcialmente.

Es una estrella mundial. El nuevo ídolo de la música latina. El líder de todas las listas de éxitos. Tan querido por sus fans como repudiado por la causa feminista. Sus letras han desatado la ira de miles de mujeres que se sienten insultadas por sus himnos más escuchados. Tras su paso por España con la gira de su nuevo disco, en esta conversación planta cara a quienes le acusan de machista, cuenta cómo se convirtió en la salvación de su familia en Colombia y confiesa por qué no quiere vivir mucho.

Juan Luis Londoño, alias Maluma, colombiano nacido en Medellín hace 24 años, es el paradigma global de macho alfa contemporáneo cuando representar tal cosa está peor visto que nunca antes en la historia de Occidente. También es el ídolo de masas de la música latina. El líder indiscutible en todas las listas del negocio. El cantante con más visitas del mundo en Instagram Stories, que acumula más de 35 millones de seguidores en esa misma red social, más de 23 millones en Facebook, 5,6 millones en Twitter y 17,5 millones de suscriptores a su canal de YouTube. Un éxito comercialmente arrollador de esencia latina, mezclada con reguetón y trap.

Su música despierta pasiones encontradas desde que el tema Cuatro babys, donde entona un polémico estribillo junto a otros tres cantantes, le convirtió desde hace un par de años en enemigo público de la causa feminista. Poco antes de salir al escenario del Palau Sant Jordi de Barcelona, donde ha cerrado la gira por España de su nuevo álbum, F.A.M.E. (Sony), el mismo enclave donde pondrá a perrear durante dos horas a 12.000 personas —en su gran mayoría mujeres de diversas generaciones y nacionalidades—, Maluma parece cansado. De todo el revuelo en torno a las acusaciones de machismo que recibe. De campañas en redes sociales como #MejorSolaQueConMaluma. Y también de su propio éxito.

¿Es usted el rey de la música latina? No. Ni quisiera serlo. Trabajo en coherencia con el amor que tengo al arte. Pensar así me ha llevado a tener seguidores y a que mi música sea exitosa.

¿Qué cadáveres ha dejado para conseguirlo? Hay muchas personas que se han ido de mi vida. Una carrera como esta te obliga a hacer sacrificios. He dejado atrás a personas de mi familia. El de hoy es el primero de mis conciertos, después de tres años, que mi tío ha venido a ver. Él fue mi primer mánager. Y esa es una relación que quiero salvar.

¿Cree que habría cosechado el mismo éxito si no hubiera elegido cantar letras que hieren la sensibilidad de tantas mujeres? Eso no lo sabe nadie. La música que hago, de una u otra forma, gusta. Pero no sé si todo hubiera sido distinto haciendo otro tipo de canciones.

¿Le ha sorprendido durante estos días en España la reacción de muchas personas que se muestran en contra de su música y de lo que usted representa? Claro que me sorprende. No soy así. Es como acusar a alguien de asesinato cuando no ha asesinado a nadie. Que me digan que soy machista cuando soy un joven que ha sido criado por mujeres… Cuando mis padres se separaron, mi mamá y mi hermana me criaron y lo primero que me enseñaron fue el valor del respeto a la mujer. Me sorprenden todos los comentarios negativos en este sentido, pero es parte del trabajo. Es parte de la historia.

“Mire: ni soy machista, ni lo soy sin saberlo. Tampoco me arrepiento de canciones como Cuatro babys, que se ha convertido en un éxito internacional”

Dice que no es machista. ¿Puede que lo sea sin saberlo? Mire: la verdad, no. Yo estoy montado en un papel, que podría ser llamado latin lover. Pero tras las bambalinas soy lo contrario. Tengo una relación sentimental que dura más de un año. Y las canciones por las que me han titulado de cierta forma han venido cuando he estado con mi novia.

Por mucho que quiera representar a dos personajes, es la misma persona quien canta esas letras. Son suyas. Y las defiende. Ojo, yo hago la música que me gusta.

Mire: ni soy machista, ni lo soy sin saberlo. Tampoco me arrepiento de canciones como Cuatro babys, que se ha convertido en un éxito internacional Mire: ni soy machista, ni lo soy sin saberlo. Tampoco me arrepiento de canciones como Cuatro babys, que se ha convertido en un éxito internacional

¿Se arrepiente de su papel en el tema Cuatro babys? No. Jamás. ¿Cómo me voy a arrepentir? Durante un concierto en Puerto Rico, ese fue el más exitoso. Allí me di cuenta de que la canción no solo había crecido muchísimo en mi país, sino a nivel internacional. No me arrepiento para nada.

¿Pero es consciente de la náusea que esa letra provoca en muchas mujeres? Claro. Está bien. Pero ya he dicho que las peores partes de la canción no las canto yo. Y creo que se trata de un pensamiento que todavía no se ha desarrollado tanto en Latinoamérica. Si se escuchan con atención la mayor parte de las canciones de trap y rap americano… El último tema que Kanye West canta con Lil Pump, en el que dice “You’re such a fuckin’ ho, I love it” [eres tan jodidamente puta, me encanta]… Eso es más fuerte todavía. Y son artistas que se presentan a los Premios Grammy anglosajones.

¿Cree que el debate sobre este tipo de letras ha llegado tarde a España cuando el rap, el reguetón, el dancehall y el trap llevan llamando “putas” y “zorras” a las mujeres desde hace décadas? No quiero hacerme la víctima, pero me he sentido señalado, cuando esto es algo que viene pasando durante muchos años.

Muchos de los grandes del rap, el trap, el reguetón y el dancehall llegaron y siguen llegando al éxito musical tras practicar ostentosamente el uso y el tráfico de drogas. ¿Es su caso? No. Al revés. Mi aporte mayor en la música hoy es mostrar el nuevo Medellín, la nueva Colombia. Es algo que también promuevo con mi fundación, El Arte de los Sueños. Todavía en cualquier parte del mundo se relaciona a Medellín directamente con Pablo Escobar.

Pero a los jóvenes también les pasan otras cosas. ¿No le interesa cantar sobre los problemas sociales que afrontan? En el plano musical, ahora mismo no trato temas sociales. Para eso tengo mi fundación. Allí trabajamos con niños que están en situaciones muy complicadas en ciertas comunas de Medellín.

Mi aporte mayor en la música hoy es mostrar el nuevo Medellín, la nueva Colombia. Es algo que también promuevo con mi fundación, El Arte de los Sueños. Todavía en cualquier parte del mundo se relaciona a Medellín directamente con Pablo Escobar Mi aporte mayor en la música hoy es mostrar el nuevo Medellín, la nueva Colombia. Es algo que también promuevo con mi fundación, El Arte de los Sueños. Todavía en cualquier parte del mundo se relaciona a Medellín directamente con Pablo Escobar

¿Le gustaría también pedir perdón a las mujeres que se sienten insultadas por su música? Sí. Pido perdón a las personas que se hayan podido sentir influenciadas negativamente por el contenido de algunas de mis canciones. Pero no era mi intención ofender. Mi única intención es ir a la discoteca a bailar, que la vida es una sola y también hay que disfrutarla.

¿Seguirá cantando esas canciones? Sí, claro. Siempre y cuando la gente quiera escuchar ese tipo de música, lo voy a seguir haciendo.

Embed

¿Con quién le gustaría hacer un dueto y no lo ha conseguido? Madonna. Justin Timberlake, del que soy fanático desde siempre. En la música latina he conseguido grabar con Shakira, Marc Anthony, Ricky Martin… Juanes, que también es un ídolo de mi patria, es otro artista con el que me encantaría sentarme.

¿Cuánto miedo le dan la vejez y la decadencia? La soledad me da más miedo que la vejez. Muchas veces me siento solo aunque hable con muchas personas que están alrededor. Por eso cultivo mi espiritualidad. De la misma forma que voy al gimnasio todos los días, trabajo para tener una paz mental.

¿Hasta cuándo cree que va a durar su éxito? Hasta cuando yo quiera.

¿No dependerá del público? Dependerá del público siempre y cuando yo quiera hacer buena música. Si hago música que a la gente no le gusta, se acabará mi carrera.

Si mañana se acabara todo esto que le rodea, ¿qué haría? Me iría a Tailandia. Meditaría mucho. Cuidaría de mi templo, de mi cuerpo. Trabajaría en lo que fuera, llegado el caso. Pero lo dejaría todo para volverme una persona muy espiritual. 

FUENTE: Con información de El País

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que el chavismo es responsable del grave daño ecológico que se ha expandido desde el Arco Minero a gran parte de la región?

Las Más Leídas