LONDRES.- Radiante, con un vestido blanco palabra de honor, la cantante de ópera María Callas volvió a brillar una vez más sobre los escenarios del London Coliseum, donde los límites entre lo real y lo mágico quedaron difuminados gracias a la tecnología innovadora de la holografía.

Tras la Obertura de "La gazza ladra" de Gioacchino Rossini, los amantes de la ópera empezaron a presenciar la resurrección de la diva con el clásico "Je veux vivre" de Romeo y Julieta.

La voz de Callas ya no era lo único inmortal que podía disfrutar el público, pues la imagen tridimensional del holograma le había concedido a la soprano la eternidad absoluta.

Embed

Como parte de la gira mundial "Callas en concierto", BASE Hologram y Warner Classics subieron al escenario a La Divina después de 50 años para emocionar, junto a una orquesta sinfónica en vivo, a cientos de oyentes con su extraordinario talento vocal y como actriz.

Pero no fue magia, sino tecnología, lo que devolvió a la vida a Callas y los que la vieron fueron testigos de cómo la holografía o imagen óptica tridimensional ha llegado al mercado del entretenimiento para revolucionar el negocio de los conciertos.

"Los hologramas van a ser una parte importante del futuro de la industria, no solo en lo referido a los conciertos de leyendas musicales como el de Callas, sino también en otras áreas del campo del entretenimiento", aseguró en una rueda de prensa el director ejecutivo de BASE Hologram y productor de "Callas en concierto", Martin Tudor, quien anticipó que ya estaban trabajando con algunos museos para recrear a dinosaurios a escala real.

Basándose en la técnica innovadora conocida como "Pepper's Ghost", la intención de BASE Hologram era conseguir un holograma convincente y fiel de la artista, de tal manera que el escepticismo del público quedara relegado a un segundo plano al ver a la soprano cantando y actuando sobre el escenario, explicó Tudor.

Detrás del holograma hay un largo proceso de ensayos y experimentos. Con el fin de conseguir la máxima calidad posible, el equipo trabajó con grabaciones mono, es decir, con pistas grabadas con un solo micrófono, para separar la voz de Callas de la orquesta, una de las cosas "más complicadas", según destacó el productor ejecutivo.

Durante el concierto, como si fuera un fantasma, Callas caminaba e interactuaba con la magnífica orquesta en vivo y el espectador, aunque consciente de que ella no estaba ahí, se dejaba llevar en cada aria interpretada por una de las mejores voces del mundo de la ópera.

Y precisamente esta inmersión en la producción era lo que buscaban los promotores de este espectáculo, que más que un concierto, supone una experiencia que brinda a los amantes de la ópera la oportunidad de revivir y admirar la grandeza interpretativa de la eterna diva.

Asimismo, más allá de despertar emoción con una proyección digital en 3D, "Callas en concierto" pretende conectar emocionalmente con las nuevas generaciones, involucrándolas en un estilo musical que "está muriendo", lamentó Tudor.

"Es triste ver cómo la música clásica está desapareciendo en un mundo dominado por la música pop. Por eso, espectáculos como este ayudan a mantener vivo lo de antes combinándolo con lo de ahora, que es la tecnología", señaló.

La gira "Callas en concierto", que ya ha emocionado en los escenarios de Estados Unidos y Sudamérica, continuará por otras ciudades europeas tras el concierto de Londres, entre las que se encuentran Ámsterdam, Bruselas, París, Lyon, Zúrich y Hamburgo.

Además, el repertorio de canciones ya está disponible en formato CD y descarga digital.

Emocionado con la voz de una leyenda que hizo historia, el público del London Coliseum abandonó la sala tras la aria "Vissi d'arte", de ópera Tosca de Giacomo Puccini, con la sensación de haber visto "viva" a la gran estrella de la ópera.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que la construcción del estadio de fútbol con un complejo comercial de David Beckham en Miami traerá mayores beneficios a la ciudad?

Las Más Leídas