MIAMI.-La historia de Don Felipe Muñiz refleja la digna tarea de un jefe de familia que anula sus propios sueños por ver crecer a sus hijos. La música ha sido su gran pasión durante todos estos años y, como mismo sugiere el título de su “bebé”, nunca es tarde para empezar: el padre de Marc Anthony logra materializar su primer disco a sus 83 años.

El músico boricua, que acostumbraba a llevar a su pequeño de 7 años cuando tocaba con su cuarteto Villalba en Nueva York, se presenta el sábado 17 de febrero en el Miami-Dade County Auditorium en el concierto Canto al amor.

El padre del intérprete de Vivir la vida conversó con DIARIO LAS AMÉRICAS sobre lo que significa tener en sus manos Nunca es tarde, álbum con el que realiza un sueño que había albergado desde su juventud, y que sale a la venta el viernes 16 de febrero, justo un día antes de que se presente ante el público miamense.

“Yo todavía ni he ensayado, no sé quién dijo que hay sorpresas, para mí es una sorpresa estar ahí”, así respondió a la pregunta sobre la posible presencia de su famoso hijo en esa ocasión especial.

don felipe muñiz.jpg
Don Felipe Muñiz.
Don Felipe Muñiz.

“Ojalá pueda ir porque él está cerca de allí, pero no sé si esté trabajando ese día”, añadió y, además, adelantó que no está previsto que cante temas del nuevo material y sí del repertorio que lo ha acompañado hasta ahora. Llevará consigo unas 15 canciones para este concierto, en el que también se espera la actuación del español Falete y la cubana Idania Álvarez, entre otros.

Después de ver a sus hijos crecidos, ahora Muñiz vuelve a tener un retoño, esta vez, fruto de su perseverancia y entrega a la música que nombró Nunca es tarde. Y, por supuesto, contó con el apoyo incondicional de su “nene” consentido, a quien considera “el mejor hijo, padre y hermano del mundo”.

“Este primer disco es mi primer baby, es la realización de un sueño bien largo que tenía desde joven cuando tenía un cuarteto. Yo era segunda guitarra y primera voz. Nunca pude grabar profesionalmente. Sí grabé con Yomo Toro, pero fue algo personal cuando los discos eran de pasta…, por ahí lo tengo todavía de recuerdo”, relató.

Sin embargo, finalizar su primer material discográfico fue una labor a cuentagotas que casi se volvía interminable, porque su realización dependía de la ajetreada agenda de trabajo de Marc Anthony.

“Como muchos de los músicos son parte de la orquesta de Marc, no podíamos ir al estudio hasta que Marc no regresara de gira. Él venía una semana, grabábamos y se iba. Luego a las dos semanas o tres cuando volvía, empezábamos otra vez. Así que nos tomó más de un año hacer el disco”, reveló.

portada del disco.jpg
Portada de <i>Nunca es tarde, </i>primer disco de Don Felipe Muñiz, que verá la luz el viernes 16 de febrero.
Portada de Nunca es tarde, primer disco de Don Felipe Muñiz, que verá la luz el viernes 16 de febrero.

Pero como dice la letra de uno de los temas que su hijo interpreta, valió la pena el sacrificio por ver el producto final. Respaldado por el sello disquero Trista Records, Nunca es tarde contiene siete canciones concebidas por el compositor ecuatoriano Medardo Rovayo, conocido como Ramani, y nominado al Latin Grammy en 2016.

La carta de presentación es Cuando me vaya, que según comentó, se trata de una colaboración con Marc Anthony. También está incluida Mientras duermo, con Tito Nieves, en versión salsa, mientras que temas como Ayer, Recordar tu amor y Destino lo remontan a su juventud.

“Es música romántica, ‘cortavenas’ como le llaman en Puerto Rico, canciones para bailar de ‘cachetito’ en una loseta como cuando yo era joven”, dijo entre risas.

Asimismo, contó lo que tenía que hacer para escuchar música cuando era un niño en Santurce, Puerto Rico.

“Desde que era jovencito me encantaba la música. Donde yo crecí había un cuarteto que ensayaba frente a mi casa, tenían un programa de radio. Y como mi mamá no nos dejaba ir allí, teníamos mucha restricción, yo cogía una caja de cartón y la ponía afuera y me acostaba a oírlos tocar”, recordó.

Tampoco olvida la alegría que sintió cuando le compraron su primera guitarra después de haber llegado a Nueva York con sólo 11 años.

“Llegaba de la escuela y en vez de jugar con mis amigos, me quedaba en el cuarto, aprendí yo solo a tocar guitarra y a componer”.

Más tarde, su destreza con el instrumento le valió para “ganarse las habichuelas” y proveer el sustento a su familia, una elección que lo mantuvo alejado de los estudios hasta ahora.

“En aquel tiempo era un familión grande. Yo tenía dos trabajos los fines de semana, cantaba en los clubs sociales de Nueva York, había mucho trabajo y no quedaba tiempo para uno meterse en un estudio, porque grabar en un estudio toma mucho tiempo, por eso no pude hacerlo antes”, explicó.

De aquella época aún recuerda la popularidad de su pequeño Marc con el público femenino con apenas 7 años, edad a la que ya mostraba sus dotes artísticas insistiendo en cantar el mismo número donde llegase.

“Una vez me lo llevé al club El Chévere y él se desapareció. Y yo buscando a mi nene, y estaba en un sótano que habían preparado. Las mujeres se lo habían llevado allá para abrazarlo y besarlo. Yo dije: ‘Ave María’. Me imagino que por eso es que se convirtió en cantante, por tantos besos, parece que él dijo: ‘Wow, esto me gusta’”, recordó entre risas.

“Así que como es tan enamorado, le digo que siga siendo enamorado, porque el amor es lo más bonito que hay. A mí no me ha funcionado mucho el amor, pero a él sí. Él debería darme consejos a mí ahora”, añadió.

Precisamente por regocijarse en el éxito de su hijo es que no se arrepiente de haber pospuesto su llegada a los estudios, porque para Muñiz triunfar en la vida va más allá de alcanzar la fama en los escenarios. En su caso, ha logrado el bienestar de sus retoños y eso ha sido suficiente.

“Hay tantas maneras de sentirse exitoso. Como padre, me siento muy orgulloso y no me pesa haberme sacrificado, porque cuando uno quiere ser artista hace cualquier cosa para lograrlo; pero yo pensé primero en mi familia y Dios me vino a ver porque ellos están ya grandes, y ahora tengo todo el tiempo para que mi sueño salga y está saliendo, porque el éxito de los padres depende del de los hijos y viceversa”, expresó.

“No se trata sólo de ser famoso, sino de vivir la vida bonita, tener hijos que hayan salido buenos. El éxito se puede encontrar en tantas cosas, no solamente como artista. Para mí es un logro que mis hijos salieron buenos, que tengo un hijo a quien el mundo quiere. Y ahora me mandan muchos mensajes de toda Latinoamérica porque les gusta mi música, eso es otro triunfo”, agregó.

Sobre su relación con sus nietos, los mellizos hijos de Marc Anthony y Jennifer López, lamentó no poder verlos con la misma frecuencia que cuando vivía en South Beach.

“Antes los veía a cada rato, pero ahora estoy cerca de Orlando y no puedo verlos tan a menudo. Fui a despedir el año con mi hijo y da la casualidad de que el día que yo llegaba se iban ellos, no pude verlos, me hacen mucha falta”.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que se deben modificar las leyes para el porte de armas en EEUU?

Sí, deben ser más estrictas
Sí, debe prohibirse el acceso a armas a civiles
No, deben mantenerse tal como están
No, pero se debe aplicar con mayor rigurosidad
ver resultados

Las Más Leídas