NUEVA YORK.- El tenor español Plácido Domingo celebra estos días medio siglo de carrera en el Metropolitan Opera de Nueva York (Met Opera), escenario al que subió en 1968 y del que no ha bajado porque hasta hoy, cuando interpreta a Gianni Schicchi en "Il Trittico" de Puccini, siente la "misma pasión" por su trabajo.

Entre el Domingo veinteañero de entonces y el actual "la diferencia no es nada más que cincuenta años; la pasión es la misma", según dijo hoy a un grupo de periodistas en el Metropolitan Club de la Gran Manzana, donde recibió el premio Reina Sofía a la excelencia, otorgado por la propia doña Sofía.

Te puede interesar

"No me lo creo, el tiempo pasa tan rápido que no puedo pensar que han pasado 50 años. Sobre todo, los últimos 20 años me parece que sean 5. Pero a todos nos pasa lo mismo, se va a una velocidad estrepitosa", reflexionó el cantante, para concluir con un apacible "bueno, así es la vida".

Domingo, nacido en Madrid en 1941, se meterá de nuevo este miércoles como barítono en el papel principal de Schicchi, en una obra de Puccini que a su vez cumple 100 años desde que se estrenó, que el pasado 24 de noviembre le mereció una ovación por la que era su actuación número 861 en la prestigiosa casa neoyorquina.

La receta para conseguir una carrera como la suya se compone de dos ingredientes, "pasión y disciplina", añadidos "año tras año" a la base que "afortunadamente" le aportaron sus padres, cantantes de zarzuela, que le sirvieron de inspiración y aprendizaje.

"Para nosotros es una satisfacción y un privilegio estar en una carrera donde haces al público feliz", expresó Domingo, que ve al público "en cualquier lugar del mundo" sentarse ante él y olvidar "los problemas y preocupaciones" mientras dura la magia de la ópera.

"Es una comunión con el público, algo extraordinario. No puedo pensar en haber hecho nada mejor en mi vida", agrega el tenor, haciendo gala de la humanidad por la que le distinguió hoy el Instituto Español Reina Sofía.

Unas horas antes de actuar en el Met Opera, Domingo acudió a la gala organizada por la institución cultural y educativa a nombre de doña Sofía, a quien une una "relación de mucho cariño" y acompañó en su cumpleaños el mes pasado, dirigiendo la Escuela de Música Reina Sofía.

Durante la gala de hoy se declaró "orgulloso de llevar por el mundo" las dos medallas que le ha otorgado una soberana que "apoyó mucho las artes y la música", y sobre todo mientras viaja llevando la "música española" allá donde va, estos días entre Madrid y Nueva York, pero también mucho más allá.

"La primera vez que canté en China fue en el People's Hall, lo vieron 500 millones por televisión, y les gustó tanto la zarzuela que cada vez que alcanzaba una nota alta, incluso si no era una aria, se levantaban. Estoy muy orgulloso de que nuestra música vaya por el mundo", recordó ante el público.

Estuvo acompañado por su familia, a la que considera "lo mejor" de su vida y agradece ser una parte muy "activa" de su día a día. "Aman también lo que hago, vienen a todas partes y hasta con los chiquititos sacrificamos (un día) con el colegio para que vengan a verme".

FUENTE: EFE

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

En este regreso a clases en el sur de Florida, ¿cree que las autoridades han tomado las medidas necesarias para garantizar la seguridad en las escuelas?

No
No sé
ver resultados

Las Más Leídas