MIAMI.-Con la autenticidad con la que solo él es capaz de conquistar a millones de personas en todo el mundo, la superestrella de la canción, Raphael, regresa al James L. Knight Center, en Miami, para celebrar el Día del Amor y la Amistad interpretando sus grandes clásicos y temas recientes, todo esto, como parte de su aclamada gira internacional Loco por Cantar.

Tras lanzar el pasado mes de noviembre Resinphónico, disco en el que reactualiza sus grandes éxitos, Raphael (Linares, 1943) sorprende con una revisión orquestal de sus grandes clásicos consagrados como himnos en sus más de 55 años carrera, en los que ya cuenta con 335 discos de Oro, 50 discos de Platino y un disco de Uranio.

Con 75 años, el intérprete que convirtió la música en teatro asegura que nunca se retirará, reitera que hay escasez de buenos compositores y abre su corazón a DIARIO LAS AMÉRICAS.

Después de 57 años sobre los escenarios, seguir renovándose no debe ser tarea fácil, ¿cómo logra seguir conquistando a tantas generaciones?

No es nada fácil, pero no hay nada imposible si existe la inmensa vocación que tengo yo. Me gusta lo que hago, estar al tanto de lo más reciente e incluso próximo a lo que viene después de lo más reciente. Todo con el fin de que el público pueda disfrutar más.

Resinphónico es un trabajo simplemente espectacular, ¿cómo surgió esta unión entre el tono sinfónico más clásico y los elementos propios de la música electrónica? ¿Escucharemos algo de esto en el concierto?

Presentaré en Miami un show renovado. Suelo cambiar de banda, por lo que modifico arreglos, estreno canciones, recuerdo otras más antiguas y siempre hay cosas nuevas.

En Resinphónico logré esa combinación porque tuve la ayuda maravillosa del compositor Lucas Vidal. Confieso que la idea fue mía, pero él la llevó a la práctica. Voy a seguir usando este formato del disco, porque engrandece muchísimo las canciones y les da un aire súper moderno y futurista. Lo cursi lo convierte en atractivo y eso me gusta mucho.

¿Cuál es su lugar preferido donde pasar el tiempo, aparte del escenario?

En mi casa, yo soy un chico muy casero. Después en el teatro y luego en la playa, pero sin gente, para poder andar de allá para acá y bañarme en el mar.

En tiempos de constantes cambios, ¿cómo mantiene ese nexo y esa cercanía tan grande con la gente?

No lo sé, porque yo me limito a salir al escenario con muchas ganas y con el deseo de complacer a todos. Me subo al escenario a gozar con la gente, lo demás lo hacen ellos. El público ordena y manda.

¿Cómo evalúa el ámbito artístico musical en la actualidad?

Bien, estos años tienen los mismos problemas y virtudes de otras décadas. Creo que en todas las épocas ha habido cosas buenas, malas y regulares. Y en ésta se ve lo mismo.

¿Considera que haya escasez de buenos compositores?

Sí, totalmente. Pero no viene de ahora, sino del año 1985. Yo como artista estaba acostumbrado a que me sobraran canciones por todos lados. Tenía tantos temas que escoger 12 canciones para un disco era muy difícil, por eso hubo décadas en las que grababa dos álbumes al año.

Desde 1985 me ha costado trabajo seleccionar las canciones que iba a grabar. Lo temas llegaban justos, no sobraba ninguno y quizás grabé alguna canción que no debí. Eso en cuanto a la cantidad, con la calidad de las composiciones no me quiero meter, porque lo tiempos van cambiando y el público va exigiendo otras cosas.

En Cuba tiene un público que sigue anhelando conocerlo en persona y disfrutar de su voz, ¿será esto posible durante 2019?

Cuándo será posible, eso mismo me pregunto, porque yo estoy dispuesto. Si todas las cosas van cambiando y evolucionando, tendré la suerte algún día. Eso espero.

Raphael se presenta el viernes 15 de febrero a las 8 p.m., en el James L. Knight Center, 400 SE 2nd Ave, en Miami. Boletos a la venta: www.ticketmaster.com.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que el régimen cubano aceptará los verdaderos resultados del referendo constitucional?

Las Más Leídas