MADRID.- Hay quienes entre los Beatles y los Stones eligen a los Kinks, no solo por salir de una manera ocurrente de este debate tramposo, sino porque son incondicionales de la obra del líder de esta legendaria tercera vía del pop británico, Ray Davies, quien cumple este viernes 75 años sin haber dejado de publicar discos y con una esperada reunión de su grupo en el horizonte.

El regreso de los Kinks es una posibilidad que no ha dejado de planear en cada entrevista a la que Raymond Douglas Davies se ha sometido en los últimos tiempos. El músico londinense ha alimentado la ilusión en sus más recientes declaraciones y ha revelado que mantiene una relación más o menos fluida con su hermano Dave, el otro guitarrista de la banda, condición indispensable para el regreso de un grupo que dejó de funcionar a mediados de los años noventa.

Te puede interesar

Además, los fans de los Kinks recibieron hace unos meses, a través de Dave, la noticia de que los hermanos Davies trabajaban en un nuevo álbum de los Kinks junto al baterista original del grupo, Mike Avory -el bajista, Peter Quaife, falleció en 2010-. Sería el primero desde "To the Bone" (1994), un acústico en el que solo participaron Ray y Dave y que estaba formado en su mayoría por temas clásicos.

Ahora o nunca. El propio Avory -que ya ha cumplido 75- ha advertido de que si la reunión de los Kinks no se produce pronto "tendrá que hacerse en el cielo".

Pero que nadie piense que sir Ray Davies espera sentado la ansiada reunión de su grupo. Hace apenas un año publicó "Our Country: Americana 2", continuación del álbum aparecido en 2017 y con el que había emprendido un viaje sonoro por Estados Unidos acompañado por los miembros de la banda Jayhawks.

Tanta actividad desmiente cualquier ataque de nostalgia en uno de los mayores compositores británicos del siglo XX y, como se insiste a menudo, el más inglés de los creadores del pop clásico.

Por si a alguien se le había olvidado el lugar que los Kinks y su compositor, guitarrista y cantante ocupan en la historia de la música, el pasado año se reeditó "The Village Green Preservation Society" (1968), en una versión ampliada y remasterizada que sacó brilló a una de las obras maestras de la banda y por extensión de los años sesenta.

Fue este álbum en el que probablemente Ray Davies plasmó mejor su gran capacidad para crear personajes y recrear espacios urbanos y rurales. Un costumbrismo pop que influyó en numerosos músicos que han reconocido al líder de los Kinks como maestro.

Pero, si tan buenos eran los Kinks, ¿por qué no alcanzaron la fama de otros compañeros de generación? ¿Por qué no son tan conocidos como los Beatles, los Rolling Stones o, incluso, los Who? La respuesta es una mezcla de mala suerte, malas decisiones empresariales y malas relaciones entre los miembros de la banda.

El grupo de los Davies ha pasado a la historia con un áurea de malditismo que aumenta su atracción, pero en realidad lograron encadenar una serie colosal de éxitos: desde "You Really Got Me" y "All Day and All of the Night", pasando por "Sunny Afernoon" y "Waterloo Sunset", hasta la célebre "Lola".

En los años setenta se reinventaron como grupo de estadio: se pasaron al rock duro y lograron la parte de éxito que años antes se les había negado con su mejor material. Aunque Ray Davies siguió escribiendo grandes temas como "Celluloid Heroes", en el que plasmó su amor por los clásicos de Hollywood.

Esta fascinación le llevó a trasladarse a Estados Unidos, donde estuvo a punto de morir en 2004 al recibir un balazo durante un atraco en Nueva Orleans. Afortunadamente, Ray Davies sobrevivió para escribir su mejor canción. Porque el compositor de "Waterloo Sunset" sostiene que aún no ha compuesto su mejor tema.

FUENTE: EFE

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que EEUU debe aceptar la migración de Bahamas que busca refugio luego del desastre ocasionado por el huracán Dorian?

Las Más Leídas