Jill Messick, exrepresentante de Rose McGowan, se suicidó el miércoles, según informó su familia.

La mujer de 50 años, y quien dejó dos hijos, trabajó como agente de McGowan en 1997, cuando ésta afirmó haber sido violada por Harvey Weinstein.

Después de eso, trabajó en Miramax con el productor hasta 2003, en los proyectos She’s All That y Frida.

Messick luchaba contra la depresión y el trastorno bipolar durante años, y sufría “daños colaterales”, a propósito de en la batalla de la actriz contra Weinstein, según asegura su familia, reseñó La Botana.

McGowan denunció que Weinstein la violó después de que ella se metiera en un jacuzzi con él en 1997 en el Festival de Cine de Sundance.

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que la economía en EEUU ha mejorado con el Gobierno de Donald Trump?

No
No hay mayor cambio
ver resultados

Las Más Leídas