Especial

@luisfsanchez6

Te puede interesar

La Colombia del entrenador portugués Carlos Queiroz se mostró como una selección que pide sitio como potencia en el fútbol mundial luego de empatar 2-2 con el flamante campeón de la Copa América Brasil, la noche del viernes en el Hard Rock Stadium, en un ambiente de fiesta ante un lleno total de 65,232 aficionados.

Luis Fernando Muriel marcó los dos goles colombianos, a los 23 minutos de penal y a los 34 en gran definición luego de un contragolpe.

A los 19, Casemiro había puesto en ventaja a los pentacampeones del mundo con un golpe de cabeza luego de un tiro de esquina de Neymar. A los 59, el propio Neymar igualó al aprovechar un magnífico pase de Dani Alves.

El choque en el Hard Rock Stadium entre brasileños y colombianos estuvo lleno de atracciones.

Neymar volvía a la selección brasileña luego de haberse lesionado en junio pasado y haberse perdido la Copa América.

El entrenador de los auriverdes había dicho en la conferencia de prensa del jueves último en Brickell que quería ver en acción al astro.

Pese a los tres meses sin jugar, Neymar mostró destellos de su enorme talento. De seguro cuando recupere su forma ideal será la pieza decisiva que siempre ha sido en la selección auriverde.

El elenco brasileño se presentó con todas sus estrellas en Miami: Casemiro, del Real Madrid; Philippe Countinho, del Bayern Munich; Thiago Silva, del Paris Saint German; Arthur, del Barcelona; Firmino, del Liverpool campeón de Europa; y Dani Alves, del Sao Paulo.

Colombia, pese a que no contaba con sus estelares Radamel Falcao y James Rodríguez, saltó a la cancha con sus grandes figuras como Juan Cuadrado, quien juega con Ronaldo en Juventus; los delanteros Muriel y Duván Zapata; las torres defensivas Yerry Mina y Davinson Sánchez; y el arquero David Ospina, quien antes de iniciarse el encuentro fue homenajeado por cumplir 100 partidos con su selección.

Todas esas figuras en la cancha crearon enorme expectativa y la gran afluencia de público al Hard Rock Stadium.

Precisamente, Brasil y Colombia poseen el récord de mayor asistencia para un partido de fútbol en la Florida. También un 6 de septiembre, pero hace cinco años, luego de que los auriverdes eliminaran a los cafeteros en el Mundial de Brasil 2014, ambas escuadras establecieron la marca con 73,429 aficionados en el mismo escenario donde se enfrentaron la noche del viernes.

El encuentro no defraudó las expectativas de la afición. Colombia estuvo muy bien desde el principio, pero fue Brasil el que se puso primero en ventaja gracias a un preciso tiro de esquina y un certero golpe de cabeza de Casemiro.

Colombia consiguió el empate al aprovechar un falta de Alex Sandro sobre Muriel. El propio Muriel sancionó la pena máxima con un tiro al lado contrario a donde se lanzó el arquero Ederson.

Luego de un fulminante contragolpe, los cafeteros pasaron adelante en el marcador, tras que Muriel fusilara desde la derecha a Ederson.

En la etapa complementaria Brasil se fue encima en pos del empate y lo logró con una gran jugada tras un brillante pase de Alves que Neymar empujó en la puerta del arco sin que Ospina y Sánchez pudieran evitarlo.

Fue un partido intenso, entretenido, equilibrado con quizás las dos fuerzas más importantes del futbol de América en estos momentos.

Al final del partido, Casemiro no quiso responder el saludo de Sánchez por una brutal falta del colombiano que pudo haber lesionado seriamente al ídolo Neymar.

DLA Clasificados

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que EEUU debe aceptar la migración de Bahamas que busca refugio luego del desastre ocasionado por el huracán Dorian?

Las Más Leídas