Especial
@luisfsanchez6

El Thunder de Oklahoma City, con una formidable actuación de Paul George de 43 puntos (30 de ellos con 10 triples de 16 intentos de la distancia), hizo honor a su nombre y literalmente arrolló 118-102 al Heat de Miami, la noche del viernes en la AmericanAirlines Arena.

Fue la segunda derrota consecutiva del Heat (el miércoles perdió contra los Bulls de Chicago, también en casa), y ahora se encuentra con record 24-26 en octava posición en la Conferencia Este de la NBA, el último cupo para avanzar a los playoffs, y si no mejora pronto puede muy bien quedarse fuera de la cita estelar de la liga.

Te puede interesar

En el Heat volvió el ídolo Dwyane Wade, luego que se perdiera el partido del miércoles último por una tendinitis. No pudo aportar mucho en un equipo en que corren rumores que dejará ir a Hassan Whiteside y a Dion Waiters, quienes entre los dos firmaron contratos cercanos a los $150 millones pero no han respondido al nivel de lo que cobran.

Precisamente, Whiteside aportó 12 puntos y Waiters 5, mientras Wade 7.

Kelly Olynyk se puso al hombre al Heat y fue el mejor de su equipo con 21 puntos. Josh Richardson sumó 18, Justise Winslow y Bam Adebayo 10 y James Johnson 8.

Además de George, Dennis Schroder 28 y Steve Adams con 13 aportaron para los visitantes. El astro del Thunder Russell Westbrook acumuló 14 unidades.

El sábado contra los Pacers de Indiana, el Heat se despedirá de casa para iniciar el martes 5 de febrero contra los Trail Blazers una gira de seis partidos, tres de ellos en el Oeste, que incluye uno contra los líderes de la NBA, los Warriors de Golden State con el fenomenal Stephen Curry.

El Heat estará de vuelta en la AAA el 23 de febrero para recibir a los Pistons de Detroit, el equipo que le pisa los talones en el noveno lugar del Este.

En verdad, el equipo dirido por Erik Spoelstra no dio la talla frente a un quinteto que se ubica entre los tres mejores de la Conferencia Oeste.

Siempre ha habido una gran rivalidad entre ambos quintetos, desde que en el 2012 el entonces Heat de Lebron James, Chris Bosh y Wade venció en la final de la NBA al Thunder, que tenía un equipazo con Kevin Durant, James Harden y Wesbrook.

Ambos equipos perdieron dos monstrous cada uno, y se quedaron con Wade y Westbrook, pero Oklahoma City lo asimiló mejor y tiene ahora una escuadra que es un gusto verla jugar por su rapidez, efectividad, movimiento de la pelota y control del partido.

El Heat, en cambio, no se sabe a qué juega. Aparece por momentos, se cae en otros, asoman alguna individualidades, pero no aparece la consistencia.

Spoelstra tendrá que trabajar mucho para armar un equipo sólido. El Thunder no necesitó exigirse al máximo. Respondió de acuerdo a la demanda y en la primera mitad del partido ya llevaba un rotunda ventaja de 72-53.

George con 26 puntos y 18:38 minutos en acción y Schroder con 24 unidades en 16:51 minutos de juego virtualmente se bastaron con sus 50 puntos en esa primera mitad para darle la pelea a todo el Heat.

Nunca el Thunder pareció en apremio y jamás el Heat dio la impresión que podría inclinar las cosas a su favor. Tal era la diferencia entre uno y otro equipo. Y tal es el enorme problema que deberá resolver Spoelstra para poner a su escuadra en el sitial de protagonista que nos acostumbró.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

En este regreso a clases en el sur de Florida, ¿cree que las autoridades han tomado las medidas necesarias para garantizar la seguridad en las escuelas?

No
No sé
ver resultados

Las Más Leídas