Especial
@luisfsanchez6

En unos pocos meses, Brian Flores ha convertido a los Dolphins en un equipo que sabe luchar contra la adversidad. El entrenador de origen hondureño pudo crear a su imagen y semejanza un grupo que, pese a sus limitaciones y a las circunstancias en contra que tuvo que sobrellevar, ha logrado responder a la altura de las exigencias en una liga tan competitiva como la NFL. Cuando todos creían que el conjunto de Miami se iba a rendir, vemos todo lo contrario con jugadores que se enfrentan de igual a igual a los más pintados.

Te puede interesar

Flores mantuvo la compostura en los momentos más difíciles y mostró la misma calma en las horas de éxito. Dignidad en la derrota y humildad en la victoria es la actitud que refleja luego de cada partido, más allá de la forma cómo se haya dado el resultado.

Los más allegados al estratega del equipo de Miami señalan que su principal virtud es su perseverancia y su consistencia.

"Nunca estar muy arriba ni muy abajo, hay que tratar de conservar el equilibrio", suele decir Flores. "Esa es mi propia filosofía y es la prédica que doy a mis jugadores".

La verdad es que Flores ha sabido navegar en aguas tormentosas. Cuando llegó a los Dolphins en febrero pasado, después de haber ganado su cuarto anillo de Super Bowl con los Patriots de Nueva Inglaterra, se pensó que la incorporación de una de las piezas del club más ganador en las últimas dos décadas de la NFL serviría para sacudir a la franquicia de Miami que precisamente en ese mismo periodo ha sido una historia de fracasos y frustraciones.

Al mismo tiempo, sin embargo, los Dolphins iniciaron una reconstrucción que puso la tarea mucho más complicada para el novato entrenador. La franquicia surfloridana se desprendió de sus principales jugadores como el quarterback Ryan Tannehill, el linebacker Kiko Alonso, el defensive end Cameron Wake y el wide receiver Kenny Stills, entre otras figuras.

El precio de esta decisión se sintió de inmediato. En sus dos primeros partidos de la presente temporada regular, los Dolphins perdieron por un acumulado de 102-10: cayeron 59-10 contra los Ravens de Baltimore y 43-0 contra los Patriots.

Era tan decepcionante el rendimiento del equipo que uno de sus jóvenes talentos, el safety Minkah Fitzpatrick, pidió su cambio a los Steelers de Pittsburgh, porque quería ir a un equipo con posibilidades de ganar y los Dolphins no lo eran.

Flores asimiló la humillación. Total, su lección de vida la aprendió como hijo de inmigrantes nacido en la selva de cemento de Nueva York, en Brownsville para más señas, un barrio donde la pobreza, el crimen y las pandillas no auguran un futuro de éxito para sus habitantes.

Brian Flores entrenador dolphins miami foto nicolas tapia.jpg
El novato entrenador de origen hondureño Brian Flores ha sabido construir a los Dolphins a su imagen y semejanza.

El novato entrenador de origen hondureño Brian Flores ha sabido construir a los Dolphins a su imagen y semejanza.

"Estoy muy bien preparado para los momentos difíciles", exclamó el estratega cuando el barco que comandaba se hundía apenas iniciada su travesía. "Aprendí desde muy temprano a ser resiliente, a levantarme desde abajo".

Esa cultura aprendida en la dureza de la vida le permitió sobreponerse a todas las dificultades. En su familia eran cinco hermanos. Su padre era marino mercante y navegaba diez meses al año para llevar el pan a la mesa. La madre, que murió de cáncer en marzo pasado, hacía denodados esfuerzos para conducir a sus hijos por el buen camino. Como resultado de su entrega, cuatro de ellos han sacado su maestría en la universidad.

Pese a ser originario de un país donde el fútbol es una religión, el hecho de vivir en Nueva York y alternar en la escuela con jóvenes que practicaban el football americano hicieron que Flores se involucrara muy pronto en este deporte y lo escogiera como su destino de vida.

Era un linebacker muy empeñoso que fue becado por el Boston College. Podía haberse convertido en un jugador profesional, pero una lesión en la rodilla interrumpió sus sueños.

Terminado sus estudios en el 2003 escribió de inmediato a todos los clubes de la NFL para trabajar como entrenador. Los Patriots le respondieron al año siguiente y Flores empezó sirviendo café y ocupándose de la ropa sucia. Era perseverante, dedicado, trabajador y el genio de Bill Belichick advirtió el talento que tenía en su casa y lo incorporó a su equipo de entrenadores.

Con los Patriots, Flores estuvo 15 temporadas, ganó cuatro anillos de Super Bowl y llegó a ocupar el cargo de coordinador defensivo, inmediatamente debajo del entrenador en jefe Belichick.

Su sensibilidad social saltó inmediatamente después de que se desató una polémica cuando Stills criticó al dueño de los Dolphins Steve Ross por haber organizado una reunión con el objeto de recaudar fondos para la campaña del presidente Donald Trump.

Flores defendió el derecho de expresión de Stills y de paso al quarterback Colin Kaepernick, quien se encuentra sin jugar desde que se arrodilló cuando entonaban el Himno Nacional de Estados Unidos en protesta por la brutalidad policial y la desigualdad racial en el país.

"Ellos están destacando mi propia historia", aseguró Flores. "Soy hijo de inmigrantes, soy negro. Crecí pobre en Nueva York durante la época que la policía te paraba y registraba por gusto, Yo fui detenido porque encuadraba en esa descripción [negro, latino, inmigrante y pobre]. Por lo tanto, todo por lo que estos muchachos protestan lo he vivido, lo he experimentado".

Cuando llegó la mala hora con los Dolphins, Flores no se achicó. No sintió que lo aplastaba el mundo. Sabía que la suerte que le ha tocado siempre es la de enfrentar los obstáculos que se le presentan. Y eso lo viene haciendo con gran éxito en Miami.

El mejor elogio que puede hacerse a un entrenador es agregar su nombre al de su equipo como, por ejemplo, Los Dolphins de Flores, porque eso quiere decir que ha sabido imprimir su sello, su filosofía y la pasión en su trabajo. Y lo más valioso es que ha logrado transmitir con el ejemplo sus creencias a sus dirigidos.

Flores se encuentra apenas en el inicio de su labor, pero el futuro se presenta promisorio. El entrenador de 38 años de edad predica que el trabajo diario, el cuidado dentro y fuera de la cancha y el estudio, al final, se traducirán en buenos resultados los domingos.

Sencillo, humilde y firme, Flores impone su estilo de vida y trabajo no solo en los Dolphins sino que trasciende los límites del club, la liga y el deporte.

DLA Clasificados

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

Más de millón y medio de electores se han inscrito para votar en Miami-Dade y decidir, entre otros puestos, el de alcalde condal. Si la elección fuera hoy, ¿por quién votaría Usted? (aparecen por orden alfabético)

Monique Nicole Barley
Esteban Bovo Jr.
Carlos DeArmas
Ludmilla Domond
Daniella Levine Cava
Alex Penelas
Xavier Suárez
ver resultados

Las Más Leídas