martes 23  de  julio 2024
Deportes

París 2024 representa un retorno a la normalidad tras la pandemia

En las dos últimas justas olímpicas —de verano e invierno— no hubo afición debido a la pandemia de COVID-19, pero eso cambiará en la cita de París

Por REDACCIÓN/Diario Las Américas

PARÍS.- Cualquier deportista con sueños olímpicos sabe cómo se siente que tus pulmones quemen, tus brazos y piernas te tiemblen entre más se acerca una carrera importante o partido.

Para un último golpe de adrenalina normalmente reciben energía de la afición. En las dos últimas justas olímpicas —de verano e invierno— no hubo afición debido a la pandemia de COVID-19. Pero ese golpe de energía que traen los aficionados y familiares a los encuentros estará de regreso una vez más en París.

Los Olímpicos de París celebrarán el retorno a la “normalidad” después de un lapso en el que las ciudades sedes se convirtieron en búnkers y le quitaron a aquellos que se ganaron su lugar el tener una experiencia completamente olímpica.

“Muchos deportistas me dijeron que los de Tokio fueron los peores juegos”, admitió el estadounidense Jagger Eaton, quien debutó en los Olímpicos en skateboard en el 2021 y regresará este año. “Y yo dije, ‘Lo amo aquí’. No conocía nada más”.

SIN MÁSCARA

Eaton y cientos más de los deportistas olímpicos que vuelven a participar no tendrán que portar máscaras, realizar pruebas diarias con hisopos en la nariz o escupir en contenedores de plástico para detectar el COVID. La cuarentena para aquellos sospechosos de tener el virus es algo del pasado.

París 2024 (17).jpg
En foto del 17 de octubre del 2023, la policía cerca de la plaza Trocadero frente a la Torre Eiffel.

En foto del 17 de octubre del 2023, la policía cerca de la plaza Trocadero frente a la Torre Eiffel.

“Escuché historias de terror”, aseguró el paralímpico de voleibol Nicki Nieves, quien tuvo que cancelar su viaje tres días antes de que su equipo viajara a Tokio tras dar positivo por COVID. “Me emociona tener de vuelta a los aficionados”.

SIN ASIENTOS VACÍOS

Hace dos años, durante los Juegos de Invierno en Beijing, cientos de aficionados fueron trasladados cinco horas para ver las acciones del snowboard mientras golpeaban unos ruidosos palos y portando máscaras a menos de cero grados. Casi ningún aficionado extranjero asistió.

Un año antes, en los Olímpicos de Tokio, los espectadores prácticamente fueron los entrenadores, oficiales y voluntarios que ocuparon una fracción de los asientos.

Cuando el italiano Marcell Jacobs se llevó el título como el “Hombre Más Rápido del Mundo” al ganar los 100 metros, sus gritos de celebración hicieron eco en el Estadio Olímpico de 68.000 lugares que prácticamente estaba vacío. Esto estuvo lejos de los festejos a los que Usain Bolt estaba habituado.

Por décadas, los deportistas han contado historias de cómo los aficionados les ayudaron a empujar hasta la meta. Michelle Sechser, de remo, consideró los últimos 250 metros de la carrera, con los gritos de la afición, “el último crescendo del sprint”.

“Cuando es momento del sprint de la carrera, sabiendo que tendremos los gritos de la afición, siempre es una motivación extra escucharlos”, admitió Sechser.

FUENTE: AP

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar