Entre lágrimas, Kylian Mbappé abandonó renqueante la cancha, por una aparente lesión de tobillo, que empañó la coronación del París Saint-Germain en la Copa de Francia.

El PSG se impuso 1-0 sobre un Saint-Étienne que se quedó con 10 hombres.

Te puede interesar

La lesión de Mbappé, quien volvió de los vestuarios al banquillo en muletas, restó algo de lustre a la obtención del 13er cetro del conjunto parisiense en este certamen, para extender un récord. Generó además preocupaciones de cara al duelo de cuartos de final previsto para el mes próximo ante el Atalanta de Italia.

Loic Perrin, central del Saint-Étienne, fue expulsado a los 30 minutos, luego de mostrarse algo torpe y derribar a Mbappé, quien se escapaba hacia el arco. Al parecer, el tobillo de Mbappé se dobló de forma irregular en la caída.

“Sólo tronó un poco”, dijo Mbappé al presidente francés Emmanuel Macron después de la final, cuando los jugadores del PSG estaban por recibir sus preseas.

Perrin cumplió su última aparición con el Saint-Étienne, 17 años después de su debut. La falta generó un altercado que incluyó empujones entre jugadores de ambos bandos.

El brasileño Neymar Jr. abrió el marcador con un tiro corto a los 14 minutos, después de que el arquero Jessy Moulin atajó un disparo de Mbappé.

Saint-Étienne tuvo posibilidades claras de gol. Un tiro del delantero Denis Bouanga se estrelló en un palo al comienzo. Y hacia el final del primer tiempo, el arquero tico Keylor Navas le atajó un tiro al mismo atacante.

También Moulin tuvo una intervención providencial, a una mano, para desviar un tiro combado del argentino Ángel di María.

Macron habló largamente con los jugadores antes del puntapié inicial. Se permitió el ingreso de un máximo de 5.000 espectadores e el Stade de France, en medio de las restricciones por el coronavirus, pero sólo ingresaron 2.805.

El PSG, que perdió la final pasada por penales, no había disputado un encuentro oficial desde el 11 de marzo, cuando se midió con el Borussia Dortmund en la vuelta de los octavos de final de la Liga de Campeones.

Saint-Étienne había jugado tres días antes de aquella fecha, en la liga francesa, que terminó cancelándose el 30 de abril, cuando restaban 10 fechas.

Pese a tener un jugador más, el PSG apenas inquietó a su rival en el complemento, salvo por un par de tiros sin mucho peligro que Moulin neutralizó atinadamente.

FUENTE: Con información de AP

Aparecen en esta nota:

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

Las Más Leídas