El Grexit en el debate sobre el rescate económico de Grecia no triunfó, pero se mostró la irreversibilidad del euro de la unión monetaria. Su más fiel exponente fue desestimado y suspendido de su cargo por su jefa del Gobierno alemán, Ángela Merkel.

Merkel, al destituir su ministro de finanzas, Wolfgang Schäuble, desaprovechó las ideas económicas con basamento científico y de profundas experiencias en otras similares crisis en la región, para instituir una estrategia de influencia socialista impulsada por François Hollande.

Te puede interesar

Schäuble no fue categóricamente firme con su propuesta para sanear la economía griega, sino que ante la presión de los franceses y grupos de izquierdas germánicos contrario a las tomas de medidas contra el Grexit, prefirió justificar su acción concebida como posibles ideas a tomar, negando que era una propuesta firme o un plan realista a ejecutar en breve para salvación de la economía griega. Al presentar dos alternativas de rescate evidenció su vacilación ante tan grave situación, que condujo a su fin en el puesto ministerial.

En realidad, Schäuble tenía razón, el grexit era necesario aplicar por cinco años para sanar la economía griega y frenar otras crisis dentro del bloque de la eurozona; y así mantener la disciplina fiscal. Al retener al Gobierno heleno dentro del euro, los europeos, especialmente Alemania y Francia, prolongan la situación adversa en Grecia que seguro necesitará de otro rescate a mediano plazo.

Por supuesto, la Merkel está en ventaja política por la fortaleza económica actual de Alemania; y este fallo en el rescate económico por la influencia política francesas podrá pervivir a su estrategia económica con el país heleno y su nación.

La canciller Merkel parece que fue tan influida por el socialista francés Hollande, amigo del tirano Fidel Castro, que a similitud del Presidente francés, envió a La Habana a su ministro de Relaciones Exteriores para profundizar los lazos económicos con este régimen.

Ante la nueva situación de recomienzo de las relaciones diplomáticas entre los Gobiernos estadounidense y cubano, las potencias occidentales capitalistas también quieren ser parte con EEUU de sanear la economía de la dictadura castrista y obtener fácil ganancia con el trabajo esclavo de los cubanos, que le aportará seguro el régimen comunista y así prologarán su arbitraria existencia.

Podemos dar gracias a Dios por el patriota Diego Tintorero y otros conciudadanos, que ante la impropia relaciones diplomáticas y la decisión de instauración de la embajada del Gobierno tiránico castrista en suelo de libertad, decidieron levantar sus voces de protesta y recordarnos que “la dictadura es la dictadura venga de donde venga” y que el pueblo cubano debe vivir en libertad.

Cuando Tintorero en su acción cívica levanta la idea de que ¡Emilia Vive!, es recordar el legado histórico de esta grandiosa mujer cubana, Emilia Teurbe Tolón, bordadora de la primera bandera cubana y luchadora por la independencia y libertad de Cuba.

Emilia es la resistencia cubana contra el despotismo del imperio español, que muchos de estos súbditos amparados en la administración colonial se extralimitaban en la negación de los derechos inalienables a los cubanos. Los Castro son descendientes de uno de esos colonialistas extremistas, por eso en ellos va esa esencia, su consustanciación en la implementación de su régimen totalitario comunista en Cuba.

¡Emilia Vive!, muestra el camino esperanzador de la libertad a través del Proyecto Emilia. El cual pone fin a la dictadura a través de la desintegración no violenta, que exalta las virtudes de civilización, cultura, valor y amor del ser humano, especialmente concebido en lo más intrínseco de nuestra cubanía.

¿Por qué el 20 de julio para inauguración de las embajadas de ambos gobiernos? Quizás, Raúl Castro para gloriar a su hermano Fidel, que su segundo nombre y sobrenombre de guerra era Alejandro. Fidel lo llevaba con el orgullo aberrado de semejarse a Alejandro Magno, autócrata conquistador y fundador del Imperio griego, nacido en un día como ese pero del 356 a. C.

Probablemente, los americanos escogieron esa fecha para recordar que los tiranos son vulnerables y que se puede poner fin a las dictaduras. Es un recordatorio a la fragilidad de estos sistemas despóticos. El 20 de julio de 1944 la resistencia del pueblo alemán dentro de las filas del ejército hitleriano realizó un atentado al cabecilla Adolfo Hitler (Plan Valquiria). Que si bien no obtuvo el resultado de eliminar al tirano, marco una decadencia creciente en su vida, régimen y en la conclusión favorable para la rendición de su ejército al final de la guerra.

Así como Hitler, Castro tiene una perfecta maquinaria de matar, que no tiene el número de muerte del teutón; pero sí la tiene bien engrasada para aplicar en la aniquilación de sus oponentes. Por eso, no hay medalla para premiar la valentía de resistencia de estas personas en suelo cubano, tampoco debe ser el objetivo. Porque simplemente es honrosísimo luchar por la libertad de Cuba.

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

DLA Clasificados

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que EEUU debe aceptar la migración de Bahamas que busca refugio luego del desastre ocasionado por el huracán Dorian?

Las Más Leídas