WASHINGTON.- El número de personas que solicitaron asistencia pública por desempleo en Estados Unidos la semana pasada bajó levemente a 1,48 millones, siendo la 12da semana consecutiva en que la cifra disminuye e indicio de que los despidos, si bien siguen altos, están cediendo.

La disminución parece indicar que el mercado laboral estadounidense está recuperándose paulatinamente de la pandemia, que obligó al cierre de miles de negocios e impulsó el desempleo a 14,7% en abril, su nivel más alto desde la Gran Depresión.

Te puede interesar

El número de personas que están recibiendo prestaciones por desempleo también disminuyó la semana pasada, evidencia de que los empleadores están recontratando a algunos de los empleados que fueron despedidos después de marzo.

Sin embargo, estas nuevas cifras coinciden también con un repunte de los casos de COVID-19, sobre todo en el sur y oeste, lo que amenaza con descarrilar la incipiente recuperación económica. El miércoles, Estados Unidos sufrió un récord de casos nuevos de coronavirus. Arizona, California, Mississippi, Nevada, Texas, Oklahoma y otros estados están marcando récords en nuevas infecciones diarias. También están en aumento los casos en Florida y Georgia.

Si esa tendencia se mantiene, los estados podrían verse obligados a reimponer restricciones que a su vez causarían más despidos. Ya sea por preferencia personal o por órdenes de las autoridades, muchas personas podrían desistir de viajar, hacer compras, ir al gimnasio o comer en restaurantes.

El nerviosismo se ha contagiado al mercado bursátil, donde el miércoles las acciones se desplomaron ante temores de que la crisis provoque más estragos en la economía.

“La crisis sanitaria sigue lanzando una oscura sombra sobre el panorama económico”, estimó Bob Schwartz, economista de la firma de análisis Oxford Economics.

Antes de esta semana, muchos economistas parecían más bien optimistas. En mayo, la tasa de desempleo en Estados Unidos disminuyó inesperadamente aunque seguía siendo alta en 13,3%. El consumo se fue recuperando y las ventas minoristas gozaron de un repunte inédito. Las ventas de viviendas aumentaron gracias a las bajísimas tasas hipotecarias.

En mayo, las empresas añadieron 2,5 millones de empleos, un aumento sorpresivo, aunque la cifra representa apenas una novena parte de todos los empleos perdidos desde la llegada de la pandemia. Unos 30 millones de estadounidenses siguen desempleados.

La economía estadounidense sufrió una contracción de 5% en los primeros tres meses del año, estimó el jueves el gobierno. Muchos economistas prevén una caída aun peor para el período abril-junio, quizás de un 30%, lo que sería la peor desde que comenzó a llevarse la cuenta en 1948. Algunos analistas vaticinan que la economía se recuperará un poco en la segunda mitad de este año y que el año siguiente podría regresar a sus niveles pre-pandemia.

FUENTE: Con información de AP

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

Ante la nueva ola de COVID-19, el condado Miami-Dade ha vuelto a cerrar los restaurantes, salones de fiesta y gimnasios... ¿De quién es la responsabilidad?

De las autoridades, que no han sabido controlar la situación
De los jóvenes, que no toman medidas y propagan la enfermedad
De todos, porque no hemos entendido que prevenir es la solución
De los negocios, que con tal de vender, no cumplen las medidas sanitarias
ver resultados

Las Más Leídas