viernes 27  de  enero 2023
EEUU

El espejismo de la subida de salarios

Las compañías pasan los costos en salarios a los productos que producen o importan en medio de una inflación alarmante que absorbe los sueldos

Por Leonardo Morales

La escasez de mano de obra (11,5 millones de puestos vacantes en EEUU) por el exceso de estímulos federales y los empleos desde casa en sectores de tecnología, ha presionado a las empresas a garantizar una remuneración mínima mejorada con ventajas como seguro médico y primas.

"Los grandes empleadores del país han tenido que renivelar los salarios si quieren atraer mano de obra fiable que les ayude a navegar en este período de incertidumbre", destacó Gregory Daco, jefe economista en Ernst & Young Parthenon.

"Apoyar y retener a los mejores colaboradores en el mundo nos permite ofrecer los mejores productos y los servicios más innovadores a nuestros clientes", dijo por su parte la compañía Apple, tras anunciar un salario mínimo por hora de 22 dólares.

Sin embargo, las propios compañías que anuncian esas alzas supuestamente beneficiosas para los empleados pasan el costo a los productos fabrican o importan en medio de una inflación que consume cualquier ganancia posible en sueldos. Entonces, finalmente esas subidas no representan [absolutamente nada] y crean una [falsa visión] de que los empleados ganan más, cuando en realidad la correlación entre salario y consumo se encuentra desbalanceada de manera significativa.

En los documentos oficiales, los empleados ganan más, pero en realidad ganan menos y necesitan trabajar mucho más para pagar por los mismos productos de la canasta básica. Es un juego de engaño y manipulaciones.

El gigante de la tecnología se jacta de haber ampliado "una sólida gama de ventajas sociales" para sus empleados. Además, al aumentar los salarios, la empresa puede, al igual que Amazon, tratar de desmotivar ambiciones sindicales, que es su objetivo principal.

El pago de 22 dólares presenta un alza del 45% en comparación con su nivel más bajo de 2018, precisó el grupo.

La ilusión óptica de los empleados

En el verano de 2021, ante la escasez de mano de obra, varias empresas, entre ellas Amazon, Target o Chipotle habían superado el umbral de 15 dólares la hora, es decir más del doble del salario mínimo federal (7,25 dólares), que no ha cambiado desde 2009.

Esta semana Bank of America, anunció también una remuneración mínima de 22 dólares que irá hasta 25 dólares de aquí a 2025.

En Estados Unidos los aumentos de salarios más altos fueron para los empleados menos acomodados que no dudaron en manifestarse para obtener un alza.

Todos los niveles salariales aumentaron, pero son los rangos más bajos los que obtuvieron una mejora suficiente para intentar compensar la inflación, según Mahir Rasheed, economista en Oxford economics.

Pero si estas alzas parecen significativas en especial en la hotelería y la restauración, siguen siendo inferiores al salario medio durante el año.

"Las alzas parecen enormes, pues algunos salarios pasaron de 7 a 10 dólares, de 10 a 12 dólares, de 12 a 15 e incluso de 15 a 20", dice Gregory Daco.

Sin embargo, "15 dólares por hora, es 30.000 dólares por año, es decir mucho menos que los 50.000 a 60.0000 dólares del salario promedio en el país", detalló el experto.

La inflación absorbe cualquier beneficio salarial en estos momentos, excepto que represente más de 20.000 dólares anuales. Además, esta aparente remontada podría darse una sola vez.

Es "poco probable" que las alzas continúen a ese ritmo, incluso si vemos nuevos aumentos aquí y allá, las empresas quieren seguir siendo atractivas, estima Mahir Rasheed.

Esas ganancias se reducirán a medida que los trabajadores se reintegren al mercado, explica Rasheed.

En tanto que la necesidad de los empleadores por mano de obra se ralentiza, "el poder de negociación de los trabajadores va a erosionarse", apunta Gregory Daco.

"Desafortunadamente no espero que esas alzas se sostengan en el largo plazo porque no hemos visto un aumento del salario mínimo federal", reconoce Elise Gould, economista del Instituto de Política Económica (EPI), un centro de pensamiento de Estados Unidos.

En un estudio publicado el mes pasado, Gould destacaba que el salario medio había aumentado un 4,4% en el primer año de pandemia en Estados Unidos, pero cayó un 1,7% en el segundo año.

"Incluso con un crecimiento más rápido de los sueldos de los trabajadores menos remunerados a lo largo del último año, los niveles salariales permanecen muy desiguales en el mercado de trabajo estadounidense", considera Gould.

lmorales@diariolasamericas

FUENTE: Con información de AFP

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar