WASHINGTON — Calladamente, los demócratas incluyeron en su legislación sobre cambio climático y salud un impuesto a la recompra de acciones, una herramienta que las empresas consideraban intocable.

El presidente estadounidense Joe Biden firmó el martes la iniciativa de ley en materia de cambio climático y salud, que supuestamente es para ayudar a combatir la inflación cuando los analistas alegan que será lo contrario.

Te puede interesar

Tras una catástrofe económica y social con la frontera sur, los demócratas buscan fortalecer la posición de su partido entre los votantes a menos de tres meses de las elecciones intermedias y lo hacen a bombos y platillos, cuando la mayoría de los estadounidenses sufren la peor inflación de los últimos 50 años.

La ley incluye la mayor inversión federal para combatir el cambio climático, unos 375.000 millones en una década, y limitaría los costos de los medicamentos por receta a 2.000 dólares anuales para los beneficiarios del programa Medicare.

Ayudaría además a unos 13 millones de personas en el país a pagar por seguros médicos al extender los subsidios otorgados durante la pandemia de coronavirus.

Sin embargo, el monto de inmediato se suma a la deuda pública y a la inflación. Los economistas ven con bastante excepticismo la actual ley firmada por Biden, porque incrementa los impuestos de la clase media trabajadora, las pequeñas y grandes empresas.

La medida es financiada con nuevos impuestos supuestamente a las grandes compañías, pero baja a sectores importantes de la clase media baja y alta.

Le otorga una enorme suma de dinero al Servicio de Rentas Internas (IRS) en el cumplimiento de obligaciones fiscales de individuos y entidades acaudalados, donde los fondos adicionales se destinarían presuntamente a reducir el déficit federal.

La Cámara de Representantes aprobó la medida el viernes en una votación en proporción partidista de 220-207. Días atrás fue aprobada en el Senado con el voto de desempate de la vicepresidenta Kamala Harris.

Las firmas deberán pagar un nuevo impuesto de un uno por ciento a la compra de sus propias acciones, lo que, en la práctica, representa un castigo para una maniobra que las compañías han usado desde hace tiempo para generar ganancias para sus accionistas y hacer subir los precios de sus acciones.

Las “recompras” se dispararon en los últimos años --se calcula que en el 2022 llegarán al billón de dólares--, en que las empresas se llenaron de efectivo al lograr ganancias astronómicas.

A los inversionistas, incluidos los fondos de pensiones y jubilaciones, les encantan las recompras. Pero los detractores de ese mecanismo, como los senadores Elizabeth Warren y Bernie Sanders, lo detestan, diciendo que es una “manipulación de papeles” para enriquecer a los altos ejecutivos y los grandes accionistas.

También le caen mal al líder de la mayoría en el Senado Chuck Schumer, que siempre la ha criticado.

Los demócratas dicen que, en lugar de devolverle dinero a los accionistas, las grandes empresas podrían usarlo para subir los sueldos de sus empleados o invertir en mejoras. Pero esto es bastante alejado de la realidad y bastante ingenuo.

Hay quienes creen que este nuevo impuesto, que podría generarle 74.000 millones de dólares al gobierno en diez años, según algunos estimados, provocará un profundo cambio en el comportamiento de las empresas. Otra especulación sobre la recaudación.

Algunos expertos, no obstante, dudan que el impuesto tenga el impacto que muchos pronostican. Dicen que las firmas tienen otras formas de beneficiar a sus accionistas a las que podrían apelar, con resultados imprevisibles para la economía.

Vistazo al estado de cosas:

Los beneficios de las recompras

Las grandes empresas del índice S&P 500 compraron una cantidad récord de sus propias acciones el año pasado, invirtiendo 882.000 millones de dólares. Esas compras totalizaron 984.000 millones de dólares en los 12 meses de abril a marzo, otro récord.

Entre los que más apelaron a este recurso figuran las grandes compañías tecnológicas como Apple, Meta (la casa matriz de Facebook) y Alphabet (Google).

Las firmas han seguido comprando sus propias acciones a pesar de la creciente inflación, las tasas de interés cada vez más altas y la posibilidad de que se frente el crecimiento económico. Y han tenido que pagar más por las materias primas, el transporte y la mano de obra.

En términos generales, les pasaron esos costos a los consumidores, pero el aumento en los precios de la comida, la ropa y todo lo demás frena un poco el gasto del consumidor, y muchas firmas vieron disminuir sus ventas. La gente sigue gastando, aunque con más cautela, según las últimas estadísticas del gobierno.

La recompra de acciones puede aumentar las ganancias de las empresas por acción porque hay menos acciones repartidas entre los accionistas. También son una muestra de confianza de los ejecutivos en las perspectivas de una firma.

¿Qué pasa después del cobro del impuesto?

“Odio las recompras”, expresó Schumer en declaraciones a la prensa. “Creo que son una de las cosas más egoístas que hacen las empresas, en lugar de invertir en los empleados, en capacitación, investigaciones y equipo”.

Esas son declaraciones que suenan bien en un año electoral, pero resta por verse si la medida realmente motiva un cambio en el comportamiento de las empresas.

El objetivo político es admirable, dijo Steven Rosenthal, del Urban-Brookings Tax Policy Center, una agrupación independiente que describe el impuesto a las recompras como un recurso “eficiente, justo y fácil de administrar”.

Sin embargo, ¿logrará su propósito? Rosenthal dijo que luego de una reforma impulsada por los republicanos en el 2017 que dio a las empresas grandes inyecciones de dinero al bajar sus impuestos del 35% al 21%, hubo una ola de recompras. Y planteó que, cuando el nuevo impuesto entre en vigor el año que viene, las empresas podrían usar parte del dinero que hubieran empleado en recompras para pagar más dividendos a sus accionistas.

Rosenthal, no obstante, no descarta que las firmas decidan emplear parte del dinero que tienen ahorrado en mejoras salariales o para invertir en las empresas.

Otros, como Jesse Fried, profesor de la Harvard Law School especializado en el manejo de empresas, sostienen que el impuesto “no va a hacer que suban los sueldos de los empleados”. E invertir en la firma tampoco sería una opción, indicó, porque “ya hay mucha inversión y no hay indicios de que las compañías no tengan en mente proyectos que valen la pena por falta de efectivo”.

Fried especula que la mayor parte del dinero que no sea usado en recompras terminará agrandando las reservas por 8 billones de dólares que tienen actualmente las empresas.

¿Un fuerte golpe a las grandes empresas estadounidenses?

Dado que el nuevo impuesto será calculado en base a la cantidad neta de recompras por parte de una empresa --el total de las recompras menos las acciones emitidas durante el año--, algunas firmas estiman que el impacto será modesto y que podrán seguir comprando acciones.

RBC Capital Markets dijo que las firmas podrán quejarse, “pero difícilmente esto afecte su planificación”.

Una cosa es segura: El nuevo impuesto entrará en vigor el 1ro de enero y hasta entonces las firmas podrán adquirir acciones libres de impuestos. Esto podría generar una lluvia de recompras en los próximos meses.

FUENTE: AFP

Aparecen en esta nota:

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿La emigración interna en EEUU ha impulsado el aumento de precios? 30.77%
¿Los gobiernos locales deben ofrecer alternativas asequibles ante el alza de precios de alquileres? 35.63%
¿Las personas jubiladas deben recibir algún tipo de asistencia para poder enfrentar esos precios? 33.59%
28549 votos

Las Más Leídas