El mayor grupo bancario de Estados Unidos, JPMorgan Chase, anunció una subida en su beneficio neto con la que hizo sombra a sus rivales, Citigroup y Wells Fargo, al inicio de una temporada de resultados trimestrales muy esperada por los mercados.

JPMorgan ganó 17.028 millones de dólares en el primer semestre, un 26 % más interanual, gracias a la bonanza de sus negocios, mientras que a Citigroup (+14 %) le ayudó la reforma fiscal y a Wells Fargo (-10 %) le lastraron sus problemas regulatorios.

El consejero delegado y presidente del primer banco, Jamie Dimon, en un comunicado destacó que el crecimiento económico global y, en especial, el de EEUU., ha impulsado también unos "resultados de récord en este trimestre".

Y es que entre abril y junio, la primera entidad financiera obtuvo 8.316 millones de dólares, lo que representa un aumento del beneficio del 18 % respecto al segundo trimestre de 2017, en buena parte debido a las inversiones de clientes, las ventas de tarjetas y los volúmenes de trámites entre comerciantes.

Por su parte, el segundo grupo bancario del país, Wells Fargo, con resultados, que daban cuenta de un beneficio menguante e impactado por las sanciones que le han impuesto las autoridades por realizar cargos indebidos a clientes con hipotecas o créditos para comprar automóviles, apuntó EFE.

Wells Fargo ganó 10.322 millones de dólares en la primera mitad del año, un 10 % menos interanual, y en este último trimestre afrontó, además, algunas consecuencias del escándalo desatado en 2016: tuvo que ajustar en abril sus beneficios del primer trimestre y reducirlos en 800.000 millones para reflejar una multa.

En el segundo trimestre de 2018, esa compañía tuvo un descenso similar en las ganancias al del acumulado del año (-11 %) y registró 5.186 millones, en comparación con los 5.856 millones de 2017. Asimismo, pagó unos impuestos de 481 millones, vinculados a un fallo de la Corte Suprema sobre ventas hechas por internet.

El buen resultado de Citigroup, que ganó 9.110 millones entre enero y junio (+14 %), quedó parcialmente empañado por el hecho de que le ayudó la reforma fiscal implementada por la Administración Trump.

Queda patente en las cifras del segundo trimestre, ya que el ascenso del 16 % interanual en sus beneficios netos (4.490 millones de dólares) se debió a la reducción de impuestos que paga el banco. Antes de impuestos, su crecimiento fue de del 5 %.

A pesar de ello, las ganancias de la tercera entidad financiera de EE.UU. superaron las expectativas de los inversores, que en cambio no quedaron satisfechos con sus ingresos del segundo trimestre, de 18.469 millones (+2 %).

Por su parte, los inversores, a los que han afectado las crecientes tensiones comerciales entre EEUU. y China, tienen sus expectativas puestas ahora en las cifras que darán a conocer la semana que viene otros grandes bancos del país: Bank of America, Goldman Sachs y Morgan Stanley.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que el proyecto de estadio de David Beckham en las cercanías del Aeropuerto de Miami debe ser aprobado?

Las Más Leídas