jueves 13  de  junio 2024
CAOS INFLACIONARIO

La Fed mantiene las altas tasas de interés pese a presión electoral

En los sondeos más recientes, el expresidente Donald J. Trump ha ampliado su ventaja en estados clave y el margen en algunos es de hasta 12 puntos sobre a Joe Biden

Por Leonardo Morales

NUEVA YORK — La esperanza para los estadounidenses, alimentada desde hace más de un año por los grandes medios de prensa de izquierda sobre una mejoría sustancial para sus exprimidos bolsillos, se encuentra muy distante para concretarse.

El presidente Joe Biden y la extrema izquierda en Estados Unidos jugaron a la política con la economía y los resultados nefastos son convincentes para millones de electores, a pocos meses de las elecciones presidenciales en noviembre.

Biden busca dar marcha atrás a lo que no tiene cambios a corto plazo: precios que han triturado por tres años las finanzas de decenas de millones de familias en el país.

Por debajo en todas las encuestas nacionales respecto a su oponente, el expresidente Donald Trump, el actual jefe de la Oficina Oval intenta asfaltar el terreno pantanoso sobre el que camina junto a su gabinete desde enero de 2021.

Biden intenta convencer a electores

En los sondeos más recientes, Trump ha ampliado su ventaja en estados clave y el margen en algunos es de hasta 12 puntos. Analistas califican estos datos como un verdadero desastre para Biden y los demócratas, que no sólo podrían perder la Casa Blanca sino el control del Senado federal.

La desesperación de la campaña del demócrata es tanta que el martes 21 de mayo Biden anunció otra liberación de combustible de la reserva estadounidense en aras de bajar los precios, cuando históricamente y en situación normal el valor de los combustibles tiende a subir, en especial la gasolina. También la Casa Blanca le suplicó semanas atrás a las grandes compañías “que utilicen sus jugosas ganancias para bajar los precios de servicios y productos”.

En estos momentos, una fuerte subida representa un alza mayor de la inflación y demasiado peligrosa para los intereses electorales de la izquierda por todas las consecuencias que trae consigo.

No obstante, Biden intenta convencer a los electores de que su gestión ha sido beneficiosa para la economía.

De hecho, la Reserva Federal no se atreve a comenzar a bajar las tasas de interés, las mayores en 22 años.

Las tasas hipotecarias, de tarjetas de crédito, de préstamos para automóviles y comerciales con tasas variables probablemente se mantendrán en niveles muy altos, como ha reiterado el presidente de la Reserva Federal (Fed) o Banco Central, Jerome Powell.

Las consecuencias impactan aún más el gasto de los consumidores y su poder adquisitivo, después de un lastre de tres años bajo la peor inflación en casi cinco décadas.

La Reserva Federal ratificó que no planea comenzar a recortar las tasas de interés hasta que tenga “mayor confianza” en que los aumentos de precios al nivel del consumidor estén desacelerándose de manera sostenida hacia su objetivo del 2%.

El Banco Central mantuvo su tasa de referencia en su nivel máximo en dos décadas: 5,25%-5,50%, donde ha permanecido desde agosto pasado.

Las tasas de las tarjetas de crédito están en o cerca de sus máximos históricos, y las tasas hipotecarias se han más que duplicado en los últimos dos años. Han estado incluso por encima del 8%.

La administración de Joe Biden fomentó la crisis cuando decidió, desde su arribo a la Casa Blanca, atacar la extracción y producción de petróleo en Estados Unidos para implementar su política de cambio climático, lo que duplicó y triplicó, en algunos casos, los costos de fabricación, transportación y distribución. El resultado final: consumidores ahogados por los altísimos precios, desde alimentación y artículos de primera necesidad hasta viviendas, vehículos y seguros.

Intereses altos frenan ventas

Según el mercado de préstamos en línea LendingTree, la tasa de interés promedio de las tarjetas de crédito en Estados Unidos es hoy del 24,66%. La tasa ha subido en 24 de los últimos 26 meses.

En estos momentos existen tarjetas de crédito con valores por encima del 29%.

“Es improbable que eso descienda pronto, a pesar de que la Fed haya retirado el pie del acelerador”, dijo Matt Schultz, analista de crédito de LendingTree. “Esa es probablemente la desafortunada realidad para los próximos meses”.

En la batalla contra la deuda de las tarjetas de crédito, las tarjetas con transferencia de saldo del 0% “son la mejor arma que tiene el prestatario”, según Schultz, pero “se están volviendo más difíciles de conseguir y sus tarifas aumentan”.

La morosidad en el pago de los préstamos y las grandes deudas de los consumidores son algunas de las causas de que muchos bancos se han vuelto más reacios a aceptar saldos transferidos, lo que significa que los consumidores necesitarán tener buen crédito para obtener una aprobación, advierten expertos.

Ese es otro de los obstáculos para los estadounidenses desde hace tres años con la inflación. El 63% de los consumidores afirma que la escalada de precios ha impactado sus historiales crediticios.

Cuentas de ahorro y certificados de depósito

Los rendimientos de las cuentas de ahorro y los certificados de depósito han rondado en niveles altos gracias a que la Reserva Federal elevó las tasas de interés, según Ken Tumin, experto bancario y fundador de DepositAccounts.com.

Este sitio web permite comparar tasas entre un gran número de bancos. “Varios bancos han reducido las tasas de depósito (con la) expectativa de que la Fed comenzará a recortar las tasas en algún momento de este año”. Pero ni el propio Banco Central garantiza que eso ocurra.

Las tasas de los certificados de depósito han sido las primeras en caer, y algunos bancos en internet también iniciaron la disminución de las tasas de las cuentas de ahorro online. Ally Bank redujo las redujo de 4,35% a 4,25%, y Discover de 4,30% a 4,25%.

Aun así, la mayoría de los bancos mantuvieron estables las tasas de sus cuentas de ahorro online en 2024. Varios bancos en internet aún ofrecen rendimientos del 5,25%.

El rendimiento más alto actualmente es del 5,55%, y el de los certificados de depósito en internet a un año se ubicaba en 4,94% hasta el 1ro de abril, de acuerdo con DepositAccounts.com.

Tumin señala que “las tasas de los depósitos en los bancos físicos siguen siendo lentas en su movimiento ascendente”, y agrega que, si bien sus tasas promedio han aumentado de forma considerable en el último año, “siguen siendo bajas en comparación con las tasas online”.

El rendimiento promedio de las cuentas de ahorro para todos los bancos y cooperativas de crédito, de los cuales la gran mayoría son físicos (tradicionales), era del 0,52% al 24 de abril.

La situación con las hipotecas

La Reserva Federal no fija directamente las tasas hipotecarias, pero sus decisiones sí influyen sobre ellas. El mercado de bonos, la inflación y otros factores contribuyen en su conjunto a las altas tasas hipotecarias que sufren los consumidores en la actualidad.

Entre finales de 2020 y 2021, más de cuatro millones de estadounidenses compraron viviendas a precios récord en las ciudades y regiones más cotizadas del país. En el sur de Florida, por ejemplo, se vendieron cientos de viviendas por encima de los 600.000. En el centro de la ciudad de Miami, los precios superaron los 800.000, mientras que el valor promedio ese año fue de 374.500 dólares hasta sobrepasar los 440.000 dólares en términos ajustados a la inflación.

Bankrate calcula que el precio medio actual es de 402.343.

La gran diferencia fue que los compradores en ese momento y hasta marzo de 2022 se beneficiaron de la tasa referencial del Banco Central en 0%-0,25%, una medida tomada bajo la recesión económica temporal que causó la pandemia de COVID-19.

Esa decisión provocó que la tasa hipotecaria se fijara entre el 2,7% y 3,5%, un valor que amortizó la cantidad de dinero en los préstamos en el vórtice de precios récord de compraventa de propiedades.

Los altísimos precios impulsaron también un éxodo masivo histórico de ciudades y estados gobernados por la extrema izquierda, donde se implementaron leyes antiseguridad ciudadana que a su vez duplicaron los delitos de violencia en general; saqueos a negocios y vandalismo, unido a un incremento sustancial de impuestos.

La tasa promedio de una hipoteca de tasa fija a 30 años subió recientemente otra vez a más del 7% por primera vez desde noviembre.

Jacob Channel, economista de LendingTree, señala que las tasas hipotecarias pueden cambiar incluso cuando la Fed mantiene estable su tasa de referencia, y que los consumidores deberían sopesar muchos puntos de datos económicos antes de decidirse a adquirir una hipoteca.

“Incluso frente a tasas hipotecarias relativamente elevadas y precios altos, aún podría ser un buen momento para comprar una casa”, comentó Channel.

“Es casi imposible calcular el momento perfecto del mercado... En el mismo sentido, hay muchas personas que no podrán comprar hasta que el mercado se torne más barato”.

Los altos costos de la vivienda y el alquiler contribuyeron a agudizar la fuerte inflación en los últimos meses.

Un estudio de la empresa de servicios financieros Bankrate encontró que alquilar es más barato que comprar una vivienda típica de tres habitaciones y dos baños en las 50 áreas metropolitanas más grandes de EEUU.

Hasta febrero, el pago hipotecario mensual de una casa de precio medio en el país era de 2.703 dólares, mientras que el alquiler mensual promedio a nivel nacional era de 1.979 dólares. Esa es una brecha de casi el 37% entre los costos de alquilar y comprar una casa.

“Probablemente la Reserva Federal no pueda por sí sola arreglarlo todo, al menos no sin provocar muchas lágrimas y crujir de dientes”, agregó Channel.

Préstamos para un vehículos

Si bien los precios de los vehículos se estabilizaron de cierta forma hasta finales de 2023 y principios de 2024, Greg McBride, analista financiero en jefe de Bankrate, predice que las tasas de interés altas sobre los préstamos para automóviles persistirán para aquellos con perfiles crediticios bajos.

Los prestatarios con un crédito más sólido podrían ver tasas más competitivas, pero la decisión del Banco Central mantendrá elevados los préstamos para automóviles, incluso si los precios de los vehículos bajan.

El crédito promedio para comprar un vehículo no había sido tan alto desde 2008.

McBride predice que, para finales de 2024, las tasas de los préstamos para automóviles nuevos a cinco años alcanzarán un promedio del 7,0%, y los préstamos para autos usados a cuatro años, del 7,5%

A estas declaraciones se suman las del presidente ejecutivo de JPMorgan Chase, Jamie Dimon, quien predice que la tasa federal de interés pudiera subir hasta un 8%.

En los últimos tres años y durante la administración Biden, los prestatarios se enfrentaron a pagos mensuales muy costosos debido a las altas tasas de interés, y la morosidad de los préstamos para automóviles alcanzó su tasa más alta en casi 30 años.

El pago mensual promedio de un préstamo de automóvil fue de 738 dólares para vehículos nuevos y 532 dólares para vehículos usados en el cuarto trimestre de 2023, según la agencia de informes crediticios Experian.

Los vehículos nuevos costaron un promedio de 47.218 dólares en marzo de 2024, según la empresa de evaluación de valores Kelley Blue Book, un precio que, combinado con las altas tasas de interés, expulsa a muchos compradores del mercado de los automóviles nuevos.

La Fed y la inflación

La Reserva Federal, en su combate a la inflación, no ha avanzado tan rápido como hubiese querido. Incluso, economistas independientes y conservadores coinciden en que los niveles inflacionarios son mucho más altos que la cifra de 3,4% que ofrece el gobierno de Joe Biden.

Varios informes recientes sobre precios y la economía han socavado la creencia de la Reserva Federal de que la inflación disminuía a un ritmo constante.

“La inflación ha mostrado una falta de avances adicionales hacia nuestro objetivo del 2%”, dijo su presidente Jerome Powell.

Si bien la inflación se ha enfriado desde un máximo del 9,1% al 3,4%, los precios promedio se mantienen muy por encima de los niveles previos a la pandemia de COVID-19, y los costos de los servicios siguen en aumento, incluidos los alquileres, la atención médica, los alimentos, las comidas en restaurantes y los seguros de todo tipo, un escenario nada favorable para los demócratas y la Casa Blanca.

[email protected]

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar