La llamada generación Z (entre 18 y 24 años de edad) ocupó el primer lugar, con 72%, seguida por la llamada generación silenciosa, adultos de la tercera edad (75 años o más) con 61%.

Te puede interesar

A las tres generaciones entre estas les fue mejor en cuanto a mantener sus ahorros durante la pandemia, pero las estadísticas siguen siendo preocupantes.

Solo la mitad de los millennials (51%) aprovecharon sus ahorros, seguidos por los de la generación X con 45%. En general, los "baby boomers" lograron mantener sus ahorros intactos, y solo el 29% de ellos indicó que los había gastado.

"El impacto económico de la pandemia, y sus efectos posteriores, está afectando más a los adultos mayores y a los más jóvenes en Estados Unidos", señaló Howard Dvorkin, presidente de Debt.com, CPA."Los estadounidenses más jóvenes ya se están quedando atrás en términos financieros y postergando objetivos de vida gracias a factores como las deudas de préstamos estudiantiles.

"Ahora están aún más rezagados debido a la pandemia y el alto costo de vida en EEUU. No solo tienen menos ahorros, sino que un gran número de ellos informaron que perdieron sus ingresos y se endeudaron con tarjetas de crédito", argumenta Dvorkin.

Debt.com es un sitio web del consumidor donde las personas pueden recibir ayuda en materia de deudas por tarjetas de crédito, crédito universitario, impuestos, reparación de crédito y bancarrota, entre otros.

Los jóvenes estadounidenses también fueron los más propensos a dejar de pagar sus tarjetas de crédito en algún momento. Más de la mitad de los encuestados de la generación Z (57%) admitieron que no podían pagar las cuentas a tiempo. En cambio, apenas el 17% de los baby boomers y el 21% de los de la generación X afirmaron lo mismo.

La encuesta reveló también que la generación más longeva puede estar sucumbiendo de forma silenciosa al endeudamiento con tarjetas de crédito. Uno de cada tres debe más de $30,000 en tarjetas de crédito, y casi el 5% debe más de $50,000. Más de 4 de cada 10 pagan la deuda de la tarjeta de crédito cada mes.

Monica Escaleras, directora de FAU BEPI, señaló que las diferencias surgieron no solo por edad, sino también por ubicación. "Las generaciones más jóvenes y las del noreste y oeste asumieron más deudas con tarjetas de crédito", indica Escaleras. "Las ciudadanos del noreste y oeste también reportaron un mayor porcentaje de pérdida de ingresos debido a la COVID-19 en comparación con los del sur y el medio oeste".

De hecho, los de medio oeste parecían salir mejor parados que sus contrapartes regionales en casi todos los puntos. Tenían menos probabilidades de experimentar pérdidas de ingresos, menos probabilidades de endeudarse con tarjetas de crédito y de dejar de pagarlas, y menos probabilidades de usar sus ahorros.

"Así como la pandemia de COVID-19 se ha propagado de manera desigual por todo el país, la devastación financiera también es desigual", indica Dvorkin. "Las estadísticas generales sobre el precio que hemos pagado nos dicen algo, pero no cuentan la historia completa".

Aparecen en esta nota:

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Lo último

Encuesta

¿La emigración interna en EEUU ha impulsado el aumento de precios? 30.77%
¿Los gobiernos locales deben ofrecer alternativas asequibles ante el alza de precios de alquileres? 35.68%
¿Las personas jubiladas deben recibir algún tipo de asistencia para poder enfrentar esos precios? 33.56%
27997 votos

Las Más Leídas