En medio de un repunte de contagios por la pandemia del COVID-19, los republicanos y la Casa Blanca alistan un nuevo paquete de estímulo que podría ser llevado a votación antes del 7 de agosto, cuando está previsto otro receso en el Senado.

Mitch McConnell, presidente de la mayoría republicana en la Cámara Alta, afirmó que el siguiente estímulo se aprobaría antes del segundo descanso en agosto, informó Forbes.

Te puede interesar

De cumplirse su palabra, la decisión estaría tomada antes del viernes 7 de agosto, ya que el período de vacaciones para los legisladores empezaría el lunes 10 de ese mes. De lo contrario, los estadounidenses tendrían que esperar hasta el 10 de septiembre, cuando regresen del receso.

El nuevo plan sugerido por el ala republicana, que debe ser aprobado por ambas Cámaras legislativas, contempla otro cheque de 1.200 dólares para cada contribuyente con un salario inferior a los 40.000 dólares anuales y 500 dólares por cada hijo elegible menor de 17 años, aunque se discute la posibilidad de que hijos dependientes de más edad también califiquen para la ayuda de medio millar de dólares.

La propuesta

Muchos republicanos comparten que en vez de tomar como referencia 40.000 dólares anuales en ingresos, sea igual a la ocasión anterior con la ley CARES, de 75.000.

El senador republicano Chuck Grassley, presidente del Comité de Finanzas del Senado, anunció el proyecto denominado Ley de Asistencia para Trabajadores, Familias y Empresas Estadounidenses.

El paquete republicano incluye la prestación federal por desempleo, cheques de estímulo, creación de puestos de trabajos, nuevo respaldo a pequeños y medianos negocios y asistencia sanitaria.

La propuesta señala que los trabajadores que hayan perdido su empleo empezarían a recibir a partir del 1ro de agosto -y hasta el 5 de octubre- $200 dólares semanales frente a los $600 dólares a la semana que recibían hasta ahora mediante la Ley Cares. A partir del 6 de octubre, y hasta el 31 de diciembre del 2020, los desempleados recibirían del Gobierno federal el 70% del salario que perdieron o su monto base (previo a cualquier reducción o compensación).

El proyecto de ley de los senadores conservadores incluye exenciones impositivas para empresas como un crédito tributario mejorado sobre la nómina de contratación y retención de empleados, una expansión del crédito por oportunidad de trabajo, un crédito impositivo por lugar de trabajo seguro y saludable, además de la asistencia por COVID-19 para trabajadores independientes.

En esta ocasión también se brindará apoyo de emergencia para residencias de personas mayores de edad, frente a las afectaciones del virus.

El proyecto de ley autorizaría lo que los republicanos han llamado una segunda ronda de préstamos del Programa de Protección de Cheques de Salarios para pequeñas empresas, especialmente afectadas por la pandemia.

Millones de estadounidenses esperan con ansias una nueva ronda de ayuda debido a que la reapertura en varios estados de la nación se ha visto empañada por el incremento en las cifras de contagio del virus y por ende la vuelta a restricciones y el cierre de negocios.

El Departamento de Trabajo en EEUU informó que unas 32 millones de personas reciben subsidios por desempleo, pero las cifras en algunos estados serían redundantes. Economistas calculan que la verdadera oscila sobre los 25 millones. En la última semana registrada se agregaron 1.4 millones de solicitudes de beneficio, lo que indica que continúan en ascenso los despidos, tras el repunte de contagios en el país.

Nuevo cheque

De ser aprobada a principios de agosto la propuesta de ley de los republicanos, el dinero comenzaría a enviarse en la tercera semana de ese mismo mes, según fuentes en el Departamento del Tesoro consultadas por medios de prensa.

Otras 975.000 personas habían solicitado asistencia bajo un programa distinto para trabajadores independientes que por primera vez entró en vigor. Esa cifra se reporta de manera separada.

A mediados de mayo, la mayoría demócrata en la Cámara de Representantes aprobó la Ley de Héroes, un paquete de estímulo de 3 billones de dólares, plan que fue rechazado por la mayoría republicana en el Senado debido al incremento de la deuda pública que eso significa, pero coincidió en que había que buscar un punto intermedio para un acuerdo bipartidista sobre una nueva ronda de ayuda, tras el freno de la reapertura en varios estados del país.

Ese proyecto, diseñado por los demócratas, incluía también los 1.200 dólares por cada contribuyente cuyos ingresos fueran menor a 75.000 anuales y 500 por cada hijo menor de 17 años de edad. La suma no debía superar los 6.000 dólares por hogar. La mayor polémica generada por la ley fue que los indocumentados también podían recibir el dinero de estímulo, un argumento que los republicanos fustigaron.

A pesar de que el desempleo bajó a 13.3 por ciento en julio luego de la reactivación económica, muchos analistas coinciden en que las estadísticas negativas para la recuperación volverán a subir.

Las diferencias

Entre las diferencias a solucionar entre demócratas y republicanos están los beneficios por desempleo. Los republicanos opinan que extender los 600 dólares adicionales por varios meses más a las personas sin trabajo desestimula la reactivación de la economía, por lo que sugieren ahora que sean sólo 200 dólares adicionales durante tres meses. Los demócratas piden extender los mismos 600 dólares hasta enero del 2021.

Millones de personas en EEUU se acogieron a esta ayuda durante tres meses en el primer paquete de estímulo de 2.2 billones de dólares porque representaba una cifra muy superior a su salario semanal.

En Florida, por ejemplo, una persona desempleada recibe 275 dólares a la semana (pago habitual por desempleo) más 600 dólares adicionales por cada semana de la ayuda federal, en total el monto ascendía a 875 dólares semanales.

Decenas de miles de trabajadores en este estado no cuentan con un salario equivalente a esa cantidad, lo que propició que muchos solicitaran este gran beneficio desde la comodidad de su hogar y no se motivaran a buscar empleo.

La nueva propuesta de ley entre republicanos y la Casa Blanca, que asciende a 1 billón de dólares, destinaría 290.000 millones de dólares para las pequeñas y medianas empresas, 105.000 millones para la reapertura de las escuelas y universidades; 16.000 millones para pruebas del COVID-19; 26.000 millones irían a investigaciones y producción de vacunas, además de la ayuda directa en efectivo a las familias estadounidenses.

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

Más de millón y medio de electores se han inscrito para votar en Miami-Dade y decidir, entre otros puestos, el de alcalde condal. Si la elección fuera hoy, ¿por quién votaría Usted? (aparecen por orden alfabético)

Monique Nicole Barley
Esteban Bovo Jr.
Carlos DeArmas
Ludmilla Domond
Daniella Levine Cava
Alex Penelas
Xavier Suárez
ver resultados

Las Más Leídas