CHICAGO.- Más de cuatro millones de niños latinos nacidos en Estados Unidos tienen al menos un padre indocumentado y viven con el riesgo de su deportación, lo que puede generar problemas de ansiedad y estrés que afectarán su crecimiento y futuro, según un estudio divulgado este miércoles.

"Es un problema real y serio, donde no hay zonas grises", declaró a Efe Lina Guzmán, investigadora del Centro Nacional de Investigaciones sobre Niños y Familias Hispanas, quien utilizó tres metodologías independientes para estimar en su estudio el impacto de las políticas migratorias del presidente Donald Trump en las familias inmigrantes.

En su opinión, es importante que el Gobierno entienda los "riesgos" que corren los niños, por el "estrés, ansiedad y trauma" asociados a la posibilidad de perder a uno de sus padres".

El estudio señala que hay en el país 18 millones de niños hispanos, de los cuales el 94% es estadounidense de nacimiento.

Entre el 25 y 28% de esos niños tiene un padre indocumentado, lo que los pone en peligro de experimentar el estrés asociado con la inminencia de la separación por las deportaciones que Trump quiere aumentar y acelerar.

"Estamos creando una cantidad de problemas de largo impacto" con estas políticas, dijo Guzmán, quien advirtió que existe además el riesgo de un atraso cognitivo que repercutiría en el aprendizaje escolar, y de que esos niños separados de sus padres terminen en el sistema público para ser criados por familias de acogida.

Según el estudio, los hispanos son el grupo que más crece en los EEUU y representan además un segmento creciente en la futura fuerza laboral del país.

De mantenerse la actual tendencia, para el año 2060 casi una tercera parte de los trabajadores serán latinos y "la forma como crezcan esos niños será crítica para el desarrollo social y económico de la nación", agrega.

"La incertidumbre, estrés y trauma pueden amenazar el bienestar de los niños, afectar el desarrollo de su cerebro y su salud mental", lo que va en detrimento de la fortaleza que necesita un ser humano para enfrentar exitosamente los desafíos del mercado laboral del futuro, subrayó Guzmán.

La investigadora también estudió el origen de los padres indocumentados de niños latinos nacidos en EEUU, y el origen del mayor número de inmigrantes es Honduras, Guatemala, El Salvador, Ecuador y México.

La proporción de niños latinos con un padre indocumentado es de 1 en 3 entre los descendientes de mexicanos, y de 1 en 2 entre los hondureños, señala el reporte.

En opinión de Guzmán, los niños son "muy resistentes ante las grandes adversidades", pero el caso de la reciente migración masiva de menores centroamericanos que llegaron sin la compañía de un adulto y huyendo de la violencia y la pobreza abre una nueva interrogante sobre su futuro.

"Estos niños ya vienen con una carga adicional", dijo Guzmán, quien instó al Gobierno a tener en cuenta el impacto a corto y largo plazo que puede tener la política migratoria en el bienestar de los menores.

Según un informe de la organización humanitaria Niños con Necesidad de Defensa (KIND), desde 2014 llegaron más de 150.000 niños centroamericanos vulnerables a la frontera de México para pedir asilo en Estados Unidos.

La gran mayoría huye del llamado Triángulo Norte de Centroamérica, donde "la violencia continúa descontrolada y El Salvador ha desalojado a Honduras como el país con mayor cantidad de homicidios en el hemisferio occidental", indicó el presidente de la organización, Brad Smith.

FUENTE: EFE

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario