martes 23  de  julio 2024
EEUU

Ante pedidos de reemplazo de Biden, no hay candidato viable

Altos cargos del partido demócrata anticipan qué podría ocurrir en la convención programada para agosto y anticipan posibilidad de un caos

Por MARTÍN AROSTEGUI

Miami.- Si el presidente Joe Biden decidiera retirar su candidatura a reelección, como muchos especulan, se produciría como una consecuencia de su desastrosa actuación en el debate que sostuvo con su contrincante Donald Trump, el jueves pasado.

Así lo revelaron altos cargos del partido demócrata a DIARIO LAS AMÉRICAS, quienes además anticiparon que la convención demócrata en Chicago, programada para el mes de agosto podría devenir en un “caos” y destruir así cualquier posibilidad de que ese partido retenga en control de la Casa Blanca en los comicios de noviembre.

La estrategia demócrata para una decisiva victoria ha sido intentar dividir a los republicanos mientras su partido se mantuviese firme en torno a Biden. Con este propósito impulsaron procesos judiciales contra el expresidente Trump para desacreditarlo y hasta alentaron a demócratas a votar para rivales de Trump en algunas primarias republicanas para diluir su apoyo.

Pero la abismal diferencia en las actuaciones de Biden y Trump en el primer debate presidencial en el que el Presidente se mostró débil, incoherente e incapaz de responder a los virulentos ataques lanzados por Trump, ha generado una situación diametralmente opuesta. Los republicanos están ahora más unidos que nunca en torno al expresidente en vísperas de su consagración como candidato en la convención de Milwaukee este mes de julio, mientras que los demócratas están seriamente divididos acerca de si Biden debiera seguir en su carrera hacia la reelección.

La dimisión

A pesar del coro de peticiones para la dimisión de Biden, por parte de los más destacados comentaristas en medios que hasta ahora unánimemente lo apoyaban, como CNN, MSNBC, The Washington Post y The New York Times, que publicó un artículo esta semana sobre cómo los lapsus de Biden, evidentes en el debate son cada vez más frecuentes, funcionarios claves del partido descartan la posibilidad de que Biden sea reemplazado.

“Los medios de comunicación han magnificado la importancia de su actuación en el debate, un reducido grupo de comentaristas y políticos crean presiones para retirar su candidatura” dijo la abogada y analista demócrata, Isadora Velázquez.

“Es demasiado tarde para cambiar de candidato. Encima de las dificultades técnicas ya que las primarias han concluido, sería como admitir que el partido no tiene un candidato viable. La vicepresidenta Kamala Harris, quien sería su natural sucesora va muy detrás de Trump en las encuestas y otros favoritos como el gobernador Gavin Newsom, de California, aunque populares en sus estados, carecen de apoyo a nivel nacional”.

Cualquier decisión de retirarse de la carrera presidencial sería enteramente personal y aconsejado por sus más cercanos familiares con quienes Biden permaneció reunido en la reclusión de Camp David durante días siguientes al debate, según Velázquez. Informes de prensa dicen que su ambiciosa mujer Jill, se opone a su renuncia como lo hace aún más tajantemente su problemático hijo Hunter quien enfrenta a cargos por drogas, evasión de impuestos y tráfico de influencias que podrían resultar en penas de cárcel sin que su padre pueda protegerlo desde el poder.

No habrá cambios

“Biden no va a ninguna parte”, apunta la coordinadora de la campaña hispana de Biden, Maca Casado. “Seguirá de candidato, haciendo campaña por todo el país y demostrando cómo, a pesar de sus 81 años está haciendo grandes cosas para la nación mientras Trump se presenta como un criminal convicto, un mentiroso, y racista”. Ella insiste en que el partido demócrata está invirtiendo mucho más que los republicanos en ganar el voto hispano que será crucial para ganar en los estados claves de Arizona, Nevada, Georgia y Pennsylvania donde encuestas indican que la ventaja de Trump es ligera.

Michigan en juego

Líderes demócratas se suman diariamente a pedir que Biden abandone la carrera. La gobernadora de Michigan, Gretchen Whitmer, ha advertido que, si Biden sigue al frente, perderían su estado, considerado crucial. Sus declaraciones pueden ser de interés propio ya que sus propias ambiciones presidenciales son conocidas. Pero varios congresistas demócratas que hasta ahora habían guardado silencio se sumaron a esas peticiones. Lloyd Dogget de Texas, dijo que es necesario remplazar a Biden para evitar que gane lo que califica como el “autoritarismo” de Trump. Otro congresista de Illinois dijo que "hay que tener en cuenta dónde están los votantes", apuntando a encuestas en las que dos tercios de los estadounidenses consideran que Biden " no está en condiciones" de ejercer un segundo mandato.

Activistas demócratas de alto nivel que hablaron con DIARIO LAS AMERICAS en condición de anonimato, coinciden en que por defectuosa que sea la candidatura de Biden, intentar cambiarlo sería “desastroso para el partido”. Ningún otro posible candidato tiene la organización, seguimiento, plataforma o apoyo financiero para salir victorioso en elecciones generales, según las fuentes consultadas. Biden se está reuniendo con gobernadores y otros líderes demócratas esta semana para "explicar el debate y post debate", según Casado e intentar calmar los ánimos. Informes de prensa indican que se está ejerciendo mucha presión sobre el influyente senador Joe Manchin de West Virginia, quien dice estar listo a declararse en contra de que Biden siga con la candidatura.

Si Biden se apartara de la contienda, su maquinaria política y gran parte de los fondos recaudados pasarían a su vicepresidenta Kamala Harris quien pierde ante Trump por más de 6 puntos en muchas encuestas, aunque un análisis de opinión por CNN esta semana indica que está cerrando su diferencia, quedando a solo dos puntos del expresidente. Harris no ha dado ninguna señal de estar dispuesta a ceder su posición y según informes de prensa esta “descontenta” con la mención a Newsom y otros como alternativas a Biden, que le pasarían por encima.

En el caso de que Biden abandonase la carrera y liberara sus delegados durante la convención demócrata de agosto 19 en Chicago, se podría desatar “una situación caótica” según Velázquez. Ya hay divisiones en el partido a causa de la guerra en oriente medio que enfrenta a facciones tradicionalmente pro judías fieles a Israel, contra una creciente minoría radical pro palestina que planea manifestaciones violentas en los alrededores de la convención. Si a eso se añaden escenas turbulentas entre Harris y sus rivales dentro de la sala de convenciones, cualquier pretensión demócrata de ser el partido del orden y unidad nacional se vendrá abajo, según analistas.

Podría ser una repetición de la anterior convención demócrata en Chicago de 1968. El entonces presidente Lyndon Johnson había renunciado a la reelección dejando que su vicepresidente Hubert Humphrey, quien apenas se había presentado en las primarias, se enfrentase a rebeldes liderados por el Senador Eugene McCarthy como también con delegados huérfanos del asesinado senador Robert F. Kennedy quien era favorito para la nominación. Las disputas dentro del hemiciclo combinadas con imágenes de violentos choques entre policía y manifestantes contra la guerra de Vietnam en ese entonces indudablemente ayudaron a que el impopular republicano Richard Nixon, muy odiado en los medios, ganase las elecciones.

“La estrategia de Trump debería ser la de conseguir que Biden abandone la carrera”, dice el embajador Otto Reich, veterano estratega republicano quien ha ejercido altos cargos bajo los presidentes Reagan y Bush, “los medios de comunicación que lo apoyaban ciegamente, ocultando sus serias deficiencias son ahora los que tratan de corregirse, encabezando las presiones para su relevo (de Biden)”. El senador Ted Cruz anticipa una maniobra por los principales caciques demócratas, Hillary y Bill Clinton y el expresidente Barak Obama para conseguir que su popular y respetada esposa, Michelle, se presente como salvadora del partido.

“Es la única fórmula con posibilidad de éxito”, dice el analista político Frank Rodríguez, “remplazar a una mujer afroamericana con un blanco chocaría con las políticas de identidad woke que rigen entre los demócratas. Cambiar a Kamala por otra afrodescendiente sería más fácil de digerir”. Aunque Michelle Obama también figura detrás de Trump en las encuestas, se estima podría frenar una anticipada hemorragia de votos de la comunidad afroamericana hacia los republicanos.

El panorama también se le despeja a Trump con la decisión de la Corte Suprema esta semana de reconocer la inmunidad presidencial sobre delitos cometidos en el ejercicio de actos oficiales. Esto entorpece a procesos abiertos por fiscales y jueces afines a los demócratas que lograron contra él un veredicto de culpabilidad en Nueva York, utilizado por Biden en el debate.

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar