Al quedarse más personas en casa para contener la propagación del COVID-19, sus sedanes, camionetas pick up y todo terreno están abandonadas en las calles, lo que los convierte en blancos fáciles para ladrones oportunistas.

A pesar de las calles tranquilas y el casi inexistente tráfico, el robo vehicular aumentó 63% en Nueva York y casi 17% en Los Ángeles del 1 de enero a mediados de mayo, comparado con el mismo periodo del año pasado.

Te puede interesar

Y muchas otras agencias policiales en Estados Unidos reportan un aumento en el robo de vehículos, incluso cuando el crimen violento ha disminuido drásticamente a nivel nacional durante la pandemia del coronavirus. Es un crimen de bajo riesgo con una recompensa potencialmente mayor, dice la policía, sobre todo cuando muchos conductores dejan sus puertas sin seguro o las llaves al interior.

“Para el caso, puedes poner un engomado en la ventana que diga, ‘ven, llévate mis cosas’”, dijo con exasperación Alex Villanueva, jefe de policía del condado Los Ángeles.

Autopista EEUU.jpg
Los vehículos fluyen por la carretera California 110 el lunes, 11 de mayo del 2020 en Los Ángeles. Los automovilistas están regresando lentamente a los caminos tras mantenerse en encierro por la pandemia de coronavirus, aunque muy por debajo de los niveles antes de la crisis.

Los vehículos fluyen por la carretera California 110 el lunes, 11 de mayo del 2020 en Los Ángeles. Los automovilistas están regresando lentamente a los caminos tras mantenerse en encierro por la pandemia de coronavirus, aunque muy por debajo de los niveles antes de la crisis.

En Austin, Texas, el mes pasado un impactante 72% de los 322 vehículos robados tenían sus llaves cerca. El número total de robo vehicular en abril aumentó aproximadamente 50% y los robos a vehículos subieron 2% desde abril de 2019.

El virus ha creado la “tormenta perfecta”, dijo el policía de Austin Chris Vetrano, supervisor en la unidad de robo de autos con 11 detectives que investigan casos de robo vehicular.

Los elementos para esa tormenta: los conductores están en casa y no usan ni atienden sus autos con frecuencia. No hay escuelas, así que los adolescentes ponen a prueba su suerte. Los criminales están sin trabajo y tienen más tiempo libre o necesitan dinero rápido para su drogadicción.

“En estos días puedes meterte a internet y aprender cómo abrir un vehículo con una búsqueda en YouTube”, dijo Vetrano.

FUENTE: Con información de AP

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

Ante la nueva ola de COVID-19, el condado Miami-Dade ha vuelto a cerrar los restaurantes, salones de fiesta y gimnasios... ¿De quién es la responsabilidad?

De las autoridades, que no han sabido controlar la situación
De los jóvenes, que no toman medidas y propagan la enfermedad
De todos, porque no hemos entendido que prevenir es la solución
De los negocios, que con tal de vender, no cumplen las medidas sanitarias
ver resultados

Las Más Leídas