jhernandez@diariolasamericas.com
@JesusHdezHquez

MIAMI.- Si usted es de lo que lee la etiqueta de la ropa o productos domésticos para asegurarse que no dice Made in China, probablemente no tenga que hacerlo más en un futuro cercano, si se cumple la promesa de la Casa Blanca “de obligar” al gigante asiático a equilibrar el déficit comercial con Estados Unidos.

Para comenzar, tras el fracaso de las negociaciones, el presidente Donald Trump ordenó subir al 25 % los aranceles a importaciones chinas valoradas en 200.000 millones de dólares, y amenazó con extenderlos al resto de los productos que Estados Unidos importa del gigante asiático.

Te puede interesar

De hecho, la Casa Blanca había anunciado el aumento antes, a la espera del resultado de las conversaciones que sostenía con Pekín, pero un cambio de última hora dio al traste con las negociaciones.

Entretanto, China anunció que adoptaría “contramedidas necesarias", aunque también mostró su disposición a seguir negociando con Washington, en un comunicado de su Ministerio de Comercio.

Opiniones

“Muchos opinaron, incluyendo portavoces de la Casa Blanca, que podría haber una pronta reunión entre Trump y el gobernante chino, Xi Jinping, para cerrar un acuerdo comercial”, tras cinco meses de negociaciones, comentó SamWilson, profesor de economía de George Washington University.

No obstante, las opiniones comenzaron a cambiar cuando el régimen de Pekín dijo que “no tenía intención de detallar las leyes que planeaba cambiar”, como reportó la agencia de noticias EFE y varios medios de prensa, “para implementar el acuerdo comercial”, algo que la Casa Blanca consideró inaceptable.

"Estábamos llegando muy cerca de un acuerdo y entonces empezaron a renegociar el acuerdo. No vamos a aceptar eso", aseguró Trump en declaraciones a los periodistas.

Más tarde, el mandatario matizó la idea y dijo que aún veía "posible" alcanzar un acuerdo con China, y reveló que había recibido "una muy hermosa carta del presidente Xi en la que afirmaba: 'Trabajemos juntos, hagamos algo'".

Productos

Hasta ahora, el Gobierno estadounidense ha dejado a un lado una serie de productos fabricados en China, muchos de ellos manufacturados en “fábricas estadounidenses” en el país asiático, como celulares iPhone o los zapatos deportivos Nike, pero el aumento de aranceles anunciado esta vez podría afectar a esos y otros artículos muy populares.

Embed

“Trump opina que esos aranceles beneficiarán las arcas del país y quiero creerlo así, pero temo que el impuesto adicional terminará siendo pagado por los estadounidenses, cuando los exportadores chinos trasladen al consumidor el sobrecoste”, opinó el profesor Wilson.

Los gravámenes aumentados hoy afectan a productos como cereales, textiles o químicos, y no se aplicaron a aquellos bienes que ya estuvieran en tránsito antes de la medianoche en Washington, sino solo a aquellos que salieran de China a partir de entonces.

Para empezar, el impuesto adicional de 15%, sobre el 10% que ya existía, será aplicado a productos como cereales, textiles o componentes químicos.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que hay condiciones para que se apruebe el TPS (Estatus de Protección Temporal) para los venezolanos que viven en EEUU?

No
No sé
ver resultados

Las Más Leídas