Douglas Obey
Especial

Los candidatos a presidente de Estados Unidos están definiendo cuáles son las problemáticas importantes del país que les interesan a los votantes, mientras buscan captar su apoyo, pero la pregunta es si esos temas que están enfocando son los que realmente les preocupan a los estadounidenses.

De acuerdo con el perfil de los candidatos que están siendo elegidos en las encuestas  dentro del bando republicano, es evidente que los votantes están buscando un cambio y prefieren hablar claro, ya que son candidatos anti-Washington. Los temas de actualidad que interesan son la inmigración, Irán, China, la política exterior en general y el empleo.  

Creo que las cinco preguntas importantes que deberíamos preguntarle a los aspirantes son las siguientes:

1.¿Qué postura tiene usted en cuanto a bajar los impuestos a los estadounidenses?

Actualmente, EEUU tiene la tasa impositiva a las compañías más alta de todos los países desarrollados del mundo (35%). Bajarla podría resolver el problema de las compañías que contratan personal fuera del país (empleo offshore) y ayudaría a repatriar a la mayoría de los negocios que están ubicados en otras naciones. Esto podría ayudar a crear empleos e impulsar el crecimiento económico. Hong Kong aplica sólo un 10% de interés tributario a las corporaciones. No es de extrañar que sea el hogar de la mayor cantidad de oficinas de negocios de todo el mundo.

2. ¿Qué política de inmigración adoptará para resolver nuestro problema de la inmigración ilegal?

Ciertamente, la frontera tiene que ser asegurada, pero la idea de deportar a 11 millones de inmigrantes ilegales no sólo no es plausible sino que es completamente inaceptable para el 72% de los estadounidenses encuestados.

Necesitamos una política que permita a los inmigrantes ilegales permanecer aquí legalmente eliminando su explotación por parte de los empleadores. Sin embargo, no podemos permitir que utilicen nuestros programas de beneficios sociales ya que no han aportado para ellos. También necesitamos un programa para que no se ponga a ellos por delante de los inmigrantes que intentan entrar en nuestro país de manera legal. Y finalmente deberíamos reformar nuestro proceso actual de inmigración para que los mejores y más brillantes de todo el mundo tengan facilidad para migrar aquí, y así hacer que nuestra nación y economía sean aún más fuertes con sus contribuciones.

3. ¿Cómo mejorará el bienestar social de todos?

Nuestro sistema de bienestar social se está debilitando, y afecta no sólo a nuestro país, sino también para sus destinatarios. Darle ayuda social a alguien capaz de hacer las cosas por sí mismo coarta la innovación, la iniciativa y el incentivo humano. Nuestro país tiene la obligación de apoyar a aquellos que no pueden valerse por sí mismos, incluidos los niños. Debemos ayudar a la gente a ayudarse a sí misma y terminar con las limosnas continuas que están destruyendo familias, perpetuando el ciclo de asistencia social y acabando con la autosuficiencia de las personas. La mayoría de los barrios pobres de nuestras ciudades son evidencia de un sistema de bienestar social fracasado en este país.

4. ¿Cómo hará que el Seguro Social evite la quiebra o lleve a la bancarrota al país?

El Seguro Social, Medicare y los programas de medicamentos recetados son insostenibles en su estado actual. Se estima que serán necesarios entre 50.000 y 70.000 de millones de dólares para  poder darle a los baby-boomers los beneficios prometidos. Usted no puede simplemente aumentarle los impuestos a las generaciones por debajo de los boomers para que paguen esos beneficios. Sólo una combinación de crecimiento, inflación y reformas permitirán que estos programas continúen en el futuro sin poner bajo presión (alza de impuestos) la economía.

5. ¿Cómo hacer que la creciente cuota de la universidad sea más asequible para los jóvenes de Estados Unidos?

Ir a la escuela ya no es una opción. La competencia por los empleos bien pagados y las necesidades de la industria americana requieren una educación universitaria. El costo de la matrícula promedio de la universidad privada en EEUU es 31.231 dólares. Eso es más de tres veces el costo de la matrícula que se paga en una universidad pública si uno es residente del estado, un promedio de 9.139 dólares. Y si se busca universidades Ivy League, la matrícula menos costosa es de 49.069 dólares, sin contar alojamiento y comida.

Estos costos están endeudando a la juventud de Estados Unidos, que está posponiendo casarse, formar una familia y la compra de viviendas, que tiene un efecto de goteo negativo en la economía ya que si consiguen un trabajo que les pague bien, tienen que pagar su deuda. Esto está creando una generación cuyo poder adquisitivo se ve mermado y paraliza el crecimiento económico de EEUU.

Sin embargo, estos colegios y universidades disfrutan del beneficio de no pagar impuestos, y no contribuyen en nada a las arcas federales mientras aumentan cada vez más sus cuotas y servicios educativos.

*Autor del libro Money and the Human Condition

LEA TAMBIÉN: ¿Qué preguntas le haría a los precandidatos a la presidencia de EEUU?

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que el chavismo es responsable del grave daño ecológico que se ha expandido desde el Arco Minero a gran parte de la región?

Las Más Leídas