NUEVA YORK.- La huelga de 49.000 trabajadores de General Motors entró el lunes en su segunda semana sin que se vislumbre solución a la disputa, aunque se han reportado algunos avances en las negociaciones.

Los representantes de la empresa y del sindicato United Auto Workers estuvieron negociando todo el fin de semana y el lunes regresaron a la mesa, en el octavo día de paro.

Te puede interesar

Las negociaciones continuaron a pesar de que GM acusó a los huelguistas de bloquear el tránsito en Tennessee, colocar clavos y tornillos en los caminos, acosar a conductores y causar daños a vehículos.

La compañía detalló sus quejas antes de que un juez local aprobara el domingo una orden temporal de restricción que prohibía ciertos comportamientos inadecuados en el complejo de fábricas de Spring Hill, en donde se fabrican motores y camionetas.

Documentos de la corte afirman que alrededor de 100 empleados no sindicalizados y contratistas de GM siguen trabajando en el lugar para que se puedan retomar las operaciones normales al finalizar la huelga. La automotriz también está enviando 1.000 vehículos terminados y que fueron ordenados por sus clientes a través de transportistas comerciales. La empresa señaló que la seguridad es su mayor prioridad y que sólo una pequeña parte de los huelguistas actuó de forma ilegal.

Varios manifestantes fueron arrestados el miércoles pasado por bloquear un camino.

El portavoz de UAW Brian Rothenberg dijo que el sindicato está comprometido a realizar sus actividades relacionadas con la huelga de una manera segura y legal, y que colabora con las autoridades cada vez que surgen problemas.

Una fuente allegada a las conversaciones dijo que éstas se centran en salarios, repartición de ganancias y nuevos productos para plantas que GM desea clausurar, un método más rápido para que los nuevos empleados obtengan salarios completos y el uso de trabajadores temporales. La fuente pidió no ser identificada debido a que las negociaciones son confidenciales.

La huelga comenzó el 16 de septiembre y desde entonces las labores en unas 30 fábricas en nueve estados han quedado paralizadas.

La protesta ya ha obligado a GM a clausurar dos plantas en Canadá que fabricaban motores, camiones pickup y dos modelos de automóviles. Si continúa, la empresa podría verse obligada a cerrar más instalaciones en México y Canadá debido a que los motores, transmisiones y otros componentes son construidos en Estados Unidos. Y las compañías que suministran partes a GM podrían tener que reducir su producción.

FUENTE: Con información de AP

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Está de acuerdo con la salida de las tropas de EEUU del norte se Siria?

No
No sé
ver resultados

Las Más Leídas